El contenido es la información que presenta una publicación. En este caso, los contenidos están compuestos por distintos datos y temas: “Esta película tiene un contenido violento y sexista”, “No quiero que mi hijo lea libros de contenido adulto”, “La crítica alabó la belleza de las imágenes, pero sostuvo que el contenido es pobre y previsible”.

Vivimos en una era en la cual, más que nunca, reinan los medios de comunicación masiva, por lo cual el contenido de sus mensajes tiene un peso muy grande en nuestro desarrollo. La televisión y la radio han gozado de una amplísima aceptación desde hace décadas, pero en la actualidad su influencia se ve potenciada por los dispositivos móviles y las redes sociales, que sirven para asegurarse de que las ideas que intentan vender se cuelen en cada rincón de la ciudad.

El concepto de contenido aparece también en la dualidad forma/contenido. En distintas ramas del arte o de la expresión, se entiende como forma al modo de presentar o difundir un mensaje, mientras que el contenido es el mensaje en sí mismo. En otras palabras, la forma es la estructura y el contenido es la unidad de sentido.

La forma suele asociarse al atractivo estético o sensorial, como una agradable combinación de colores en la fotografía de una película o una retorica pulida en un libro. El contenido, en cambio, es aquello que se dice, y no cómo se dice.

Un mismo mensaje puede ser presentado de diversas maneras, con diversas formas. Esto representa un peligro para los consumidores, sobre todo cuando se intenta forzar la difusión de contenido violento en los niños. A diario nos encontramos con expresiones de especismo, racismo, machismo, homofobia, entre otras caras que cobra la intolerancia, pero la intención no siempre salta a la vista.

Algunos de los casos más gráficos de contenido repulsivo cubierto de forma estéticamente aceptable se pueden apreciar en las publicidades, especialmente en las televisivas. Tomemos, por ejemplo, los comerciales de productos de limpieza del hogar: casi sin excepción, van dirigidos a las mujeres, a las amas de casa, dejando bien claro que su papel en el mundo gira en torno al mantenimiento de la casa mientras su marido sale a conseguir el dinero.

¿Quieres explorar más plantillas?