Traslado del paciente de la cama a la silla de ruedas

Este procedimiento tiene dos posibles situaciones, cuando el paciente colabora y cuando no lo hace. En el primer caso puede ser realizado por un TAE. En el segundo debe ser realizado, como mínimo, por dos.

Material

  • Una o dos mantas.

  • Almohadas.

  • Un escabel o banquillo.

  • Bata y zapatillas.

  • Silla de ruedas.

  • Guantes.

Paciente que colabora

  1. Asegúrate de que el traslado no está contraindicado.

  2. Lávate las manos y ponte los guantes.

  3. Explica el procedimiento al paciente y solicita su colaboración

  4. Si fuera necesario, prepara la silla cubriendo la base y el respaldo con una manta.

  5. Lleva la silla de ruedas junto a la cama y sitúa el respaldo cerca de los pies de la cama.

  6. Frena la cama y la silla.

  7. Eleva los reposapiés y, si fuera necesario, retíralos para que no estorben.

  8. Pon la cama en la posición horizontal más baja. Si esto no fuera posible, coloca un escabel en el suelo en el lugar idóneo para que el paciente pueda apoyar sus pies.

  9. Dobla la ropa de la cama hacia los pies del enfermo.

  10. Realiza el procedimiento de movilización del paciente desde el decúbito hasta la bipedestación (ficha n°6).

  11. Ofrécele la bata.

  12. Ayuda al enfermo a volverse de tal forma que quede próximo y de espaldas a la silla de ruedas.

  13. Ayuda al enfermo a sentarse en la silla de ruedas cogiéndolo por ambas axilas mientras él se agarra a tu cintura.

  14. Si has retirado los reposapiés, colócalos. Baja los reposapiés y deposita sobre ellos los pies del paciente.

  15. Si fuera necesario, coloca unas almohadas y ajusta la manta para que abrigue los hombros, los muslos y las piernas del paciente. Remete la manta bajo los pies.

  16. Alisa y arregla la ropa de la cama para que quede preparada.

  17. Si fuera necesario, instruye al paciente sobre el funcionamiento de la silla.

  18. Quítate los guantes y lávate las manos.

  19. Informa del procedimiento realizado y de las observaciones si las hubiere.

Paciente que no colabora

  1. Asegúrate de que el traslado no está contraindicado.

  2. Lávate las manos y ponte los guantes.

  3. Explica el procedimiento al paciente

  4. Si fuera necesario, prepara la silla cubriendo la base y el respaldo con una manta.

  5. Coloca la silla de ruedas cerca la cama. Sitúa el respaldo próximo a la cabecera (tal como se hace cuando el paciente colabora).

  6. Retira el reposabrazos próximo a la cama.

  7. Frena la cama y la silla.

  8. Eleva los reposapiés y, si fuera necesario, retíralos para que no estorben.

  9. Pon la cama en la posición horizontal más baja.

  10. Dobla la ropa de la cama hacia los pies del enfermo.

  11. Realiza el procedimiento de movilización para la incorporación del paciente hasta que quede sentado sobre la cama y gira sus extremidades inferiores hasta que cuelguen. Este giro debes realizarlo sujetando al enfermo por la espalda.

  12. Ponle la bata y las zapatillas al enfermo.

  13. Cada uno de los TAEs se coloca a un lado del paciente lo toman por las axilas y los muslos.

  14. A la señal del TAE que dirige la maniobra levantan suavemente al paciente y lo depositan en la silla.

  15. Si has retirado los reposapiés, colócalos. Baja los reposapiés y apoya sobre ellos los pies del paciente.

  16. Coloca el reposabrazos que habías retirado.

  17. Si fuera necesario, coloca unas almohadas y ajusta la manta para que abrigue los hombros, los muslos y las piernas del paciente. Remete la manta bajo los pies.

  18. Si fuera necesario, ajusta los cinturones de seguridad.

  19. Alisa y arregla la ropa de la cama para que quede preparada.

  20. Quítate los guantes y lávate las manos.

  21. Informa del procedimiento realizado y de las observaciones si las hubiera.

Observaciones

Ten en cuenta que cuando queremos trasladar al paciente desde la cama al sillón de la unidad, el procedimiento a seguir es idéntico excepto en lo que se refiere a las características propias de la silla de ruedas.