Traslado del paciente de la cama a la camilla

Este procedimiento de traslado se utiliza en pacientes que no pueden deambular o que no pueden sentarse en una silla de ruedas. Distinguimos dos casos: cuando el paciente colabora y cuando no lo hace (inconscientes, muy debilitados...).

Material: Guantes. Sábanas. Camilla.

Paciente que colabora

Dependiendo del grado de colaboración el procedimiento puede ser llevado a cabo por uno o dos TAEs.

  1. Asegúrate de que el traslado no está contraindicado.

  2. Lávate las manos y ponte los guantes.

  3. Explica el procedimiento al paciente y solicita su colaboración

  4. Prepara la camilla cubriéndola con una sábana.

  5. Frena la cama.

  6. Retira la lencería hacia los pies de la cama.

  7. Cubre al enfermo con una sábana o manta.

  8. Sitúa la camilla paralela a la cama de manera que ambas cabeceras coincidan.

  9. Frena la camilla.

  10. Sitúate en el lado de la camilla más alejado de la cama. Empuja y sujeta la camilla con tu cuerpo para que quede pegada a la cama.

  11. Sujeta la sábana o manta que cubre al paciente para que no se deslice cuando el enfermo se mueva.

  12. Pide al enfermo que se deslice de la cama a la camilla. En caso de que sea necesario ayúdalo movilizando los hombros, las caderas y, por último, las extremidades inferiores.

  13. Si está permitido, pon una almohada debajo de su cabeza. Acomoda al paciente y cúbrelo con una sábana.

  14. Quítate los guantes y lávate las manos.

  15. Informa del procedimiento realizado y señala las observaciones si las hubiere.

Paciente que no colabora

Este procedimiento será realizado como mínimo por tres TAEs. Los nombraremos con las letras A, B y C.
  1. Asegúrate de que el traslado no está contraindicado.

  2. Lávate las manos y ponte los guantes.

  3. Explica el procedimiento al paciente.

  4. Prepara la camilla cubriéndola con una sábana.

  5. Frena la cama.

  6. Retira la lencería hacia los pies de la cama.

  7. Sitúa la camilla perpendicularmente a los pies de la cama y frénala. La cabecera de la camilla debe quedar pegada a los pies de la cama.

  8. Sitúense los tres TAEs a lo largo del lateral de la cama por el lado donde se encuentra la camilla. El Técnico A a la altura de los hombros del paciente, el B a la de las caderas y, el C, a la de los pies.

  9. Deslicen las manos y antebrazos como se indica:

    • Técnico A: una mano y su antebrazo por debajo del cuello y de los hombros del paciente y la otra mano y su antebrazo por debajo de la región dorsal.

    • Técnico B: una mano y su antebrazo por debajo de la región lumbar y la otra mano y su antebrazo por debajo de la parte proximal de los muslos.

    • Técnico C: una mano y su antebrazo por debajo de la parte distal de los muslos y la otra mano y su antebrazo por debajo de los tobillos.

  10. A la señal del director de la maniobra, que es el TAE A, levanten al paciente lenta y cuidadosamente y, al mismo tiempo, gírenlo hasta que la parte anterior del cuerpo del paciente quede apoyada y en contacto con el tórax de los TAEs. Con este giro se aproxima el centro de gravedad del paciente con el de los TAEs, lo que supone un menor esfuerzo.

  11. A la señal del director de la maniobra, trasladen al paciente hacia la camilla y deposítenlo suavemente sobre ella.

  12. Si está permitido, pon una almohada debajo de su cabeza. Acomoda al paciente y cúbrelo con una sábana.
  13. Quítate los guantes y lávate las manos.

  14. Informa del procedimiento realizado y señala las observaciones si las hubiera.

Observaciones

Recuerda que las camillas tienen cinturones de seguridad y que puede ser conveniente ajustarlos cuando el paciente va a ser trasladado a otra planta o servicio.

Si el paciente tiene conectada una sonda, debe ser pinzada y la bolsa la colocaremos sobre la camilla durante el traslado.

En determinadas circunstancias podrás realizar el traslado por medio de la técnica de sábana de arrastre. En este caso será necesaria la participación de dos o cuatro TAEs.

Se coloca la camilla paralelamente y junto a la cama de manera que ambas cabeceras coincidan y se frenan la cama y la camilla. Cuando lo hacen dos TAEs, uno se sitúa por el lado libre de la cama y el otro, frente al primero, por el lado libre de la camilla. Al mismo tiempo ambos técnicos sujetan y elevan la sábana de arrastre desplazando al paciente hacia la camilla.