Movilización del paciente en decúbito supino hacia el borde de la cama

Este procedimiento suele ser un paso previo a otras movilizaciones.

También se utiliza para el aseo del cabello.

Procedimiento

  1. Asegúrate de que la movilización no está contraindicada.

  2. Lávate las manos y ponte los guantes.

  3. Explica el procedimiento al paciente y solicita su colaboración.

  4. Frena la cama y colócala en la posición horizontal más alta posible (o la más adecuada con respecto a tu estatura).

  5. Retira la almohada y destapa al paciente (si el paciente está desnudo lo dejaremos cubierto con la sábana encimera).

  6. Colócate pegado al lado de la cama hacia el que quieres mover al enfermo.

  7. Desliza tus dos manos y antebrazos por debajo del enfermo a la altura de la nuca y de la región dorsolumbar hasta que las manos estén próximas al lado más alejado.

  8. Desplaza la parte superior del cuerpo del paciente hacia la orilla de la cama.

  9. Desliza por debajo del enfermo ambas manos y antebrazos a la altura de las cadera y de los muslos hasta que las manos estén próximas al lado más alejado.

  10. Desplaza la parte media del cuerpo del paciente hacia la orilla de la cama.

  11. Desliza por debajo del enfermo ambas manos y antebrazos a la altura de las rodillas y de los tobillos hasta que las manos estén próximas al lado más alejado.

  12. Desplaza la parte inferior del cuerpo del paciente hacia la orilla de la cama.

  13. Asegúrate de que el cuerpo del paciente queda perfectamente alineado.

  14. Quítate los guantes y lávate las manos.

  15. Informa del procedimiento realizado y de las observaciones si las hubiere.

Observaciones

Como habrás comprobado, cuando el procedimiento es realizado por una sola persona se ejecuta en tres tiempos. Cuando lo realizan dos o tres TAEs, se ejecuta en un solo tiempo.

  • Dos TAEs.- Uno desliza sus manos y antebrazos a la altura del cuello y de la región dorsolumbar y, el otro, a la altura de las caderas y de las rodillas.

  • Tres TAEs.- Uno desliza sus manos y antebrazos a la altura del cuello y de la región dorsolumbar. Otro, a la altura de las caderas y de los muslos y, el tercero, a la altura de las rodillas y de los tobillos.