Enfermería‎ > ‎Procedimientos‎ > ‎Aseo del paciente‎ > ‎

Irrigación o ducha vaginal

Material

  • Equipo desechable para ducha vaginal:

    • Cánula vaginal.

    • Irrigador con tubo de caucho y regulador.

  • Batea.

  • Jarra graduada.

  • Toalla grande.

  • Toalla pequeña o papel higiénico.

  • Protector de cama desechable.

  • Solución limpiadora.

  • Guantes desechables (dos pares).

  • Torundas de algodón.

  • Lubricante hidrosoluble.

  • Pie de suero.

Procedimiento

  1. Explica el procedimiento a la paciente y solicita su colaboración.

  2. Lávate las manos y ponte los guantes.

  3. Coloca a la paciente en posición de litotomía dorsal o ginecológica con los pies apoyados sobre el colchón.

  4. Cubre a la paciente con una toalla grande.

  5. Sin descubrir a la paciente, dobla en abanico la lencería superior hacia los pies de la cama.

  6. Pide a la paciente que eleve un poco la pelvis y coloca el protector debajo de las nalgas.

  7. Coloca la cuña.

  8. Vacía la solución limpiadora en la jarra graduada.

  9. Comprueba que el regulador está cerrado.

  10. Vierte la solución en el irrigador.

  11. Cuelga el irrigador en el pie de suero a una altura de unos 30 cm por encima de la paciente.

  12. Conecta la cánula vaginal al tubo de caucho del irrigador.

  13. Purga el sistema (ver observaciones).

  14. Lubrica la cánula con una gasa impregnada en lubricante.

  15. Mientras con dos dedos de una de tus manos separas los labios menores, con la otra mano inserta la cánula en la vagina. La cánula debe introducirse con movimientos suaves, primero en sentido descendente y, luego, ascendente.

  16. Abre el regulador y deja que la solución penetre en la vagina por gravedad.

  17. Cuando el irrigador se vacíe, cierra el regulador.

  18. Separa los labios menores y retira la cánula con suavidad.

  19. Quítate los guantes y ponte el otro par.

  20. Para facilitar que la solución salga de la vagina y caiga en la cuña, levanta el respaldo de la cama hasta la posición de Fowler.

  21. Cuando deje de drenar solución por la vagina, seca los genitales externos con la toalla pequeña o con papel higiénico. Debes secar por presión y sin frotar.

  22. Retira la cuña y el protector de cama.

  23. Cambia la lencería que se haya mojado.

  24. Cubre a la paciente con la lencería superior.

  25. Retira la toalla grande por debajo de la lencería superior.

  26. Acomoda a la paciente.

  27. Observa el contenido de la cuña.

  28. Recoge y limpia el material.

  29. Quítate los guantes y lávate las manos.

  30. Informa que el procedimiento se ha realizado y de cualquier observación si la hubiere.

Observaciones

El procedimiento se ha descrito para una paciente encamada.

El TAE permanecerá con la paciente mientras realiza la irrigación.

La solución limpiadora debe estar a una temperatura de 37 ºC. Antes de vaciarla en la jarra, lo comprobaremos dejando caer algunas gotas en la cara interna de nuestro antebrazo.

Colocar el irrigador a una altura mayor de 30 cm sobre el nivel de la paciente hará que la solución descienda muy rápidamente. Alturas menores de 30 cm dificultarán un correcto flujo de la solución.

Purgar quiere decir que el sistema quede completamente ocupado por la solución, es decir, vaciar el sistema de aire. Para ello abrimos el regulador hasta que fluya un poco de solución por la cánula y a continuación lo cerramos. Este pequeño volumen de solución lo dejamos caer sobre la vulva, pero ¡ojo!, la cánula nunca debe tocar la vulva.

Si la solución drena por la vagina con facilidad no será necesario que la paciente adopte la posición de Fowler.

Si mientras se realiza la irrigación la paciente nota excesiva presión en la vagina o en la vejiga, debemos cerrar el regulador y aproximar con nuestros dedos los labios menores durante unos 15 segundos. Como hemos cerrado el regulador impedimos que siga aumentando la presión y, al cerrar los labios menores, evitamos que la solución salga y así podrá hacer su efecto. Pasados los 15 segundos dejamos que la solución salga por la vagina con la cánula puesta. A continuación volvemos a abrir el regulador y repetiremos el procedimiento hasta que se vacíe el irrigador.

La ducha vaginal es un procedimiento que puede realizar la paciente en su domicilio sentándose dentro de la bañera, apoyando la espalda en su pared y separando las extremidades inferiores.

Debemos cuidar la asepsia del procedimiento: con la mano que abrimos los labios menores no debemos tocar la cánula.