Enfermería‎ > ‎Procedimientos‎ > ‎Aseo del paciente‎ > ‎

Cambio de pijama o camisón

En este procedimiento distinguiremos dos situaciones distintas referidas ambas a un paciente encamado: cuando no porta sistema de suero y cuando lo porta.

Paciente encamado que no porta sistema de suero

  1. Lávate las manos.

  2. Ponte los guantes.

  3. Explica el procedimiento al paciente.

  4. Coloca el camisón limpio sobre una silla.

  5. Dobla hacia los pies de la cama la colcha y la manta dejando la sábana encimera cubriendo al paciente.

  6. Pide al paciente que se posicione en decúbito lateral y desata todas las cintas. A continuación pídele que vuelva a la posición de decúbito supino. Si el paciente no pudiera adoptar la posición lateral, movilízalo tú. Si no es posible movilizarlo, introduce las manos entre el dorso del paciente y el colchón y desata las cintas.

  7. Desdobla el camisón limpio sobre la sábana encimera a la altura del pecho del paciente.

  8. Retira las mangas del camisón sucio sacando primero una y luego la otra.

  9. Recoge una manga del camisón limpio y llévala hasta la axila del paciente. De este modo puedes introducir toda la manga en un solo movimiento. Procede con la otra manga de igual modo. Una vez introducidas las dos mangas, estira el camisón limpio sobre la sábana encimera a la altura del pecho del enfermo.

  10. Saca el camisón sucio que se encuentra bajo la sábana encimera y ponlo en la bolsa de la ropa sucia.

  11. Desliza el camisón limpio por debajo de la sábana encimera.

  12. Pide al paciente que se coloque en decúbito lateral. Si no puede, movilízalo tú. Ata las cintas del camisón. Muchas veces sólo se ata la del cuello.

  13. Deja al paciente cómodo.

  14. Recoge todo.

  15. Quítate los guantes y deséchalos.

  16. Lávate las manos.

  17. Informa del procedimiento realizado y de las observaciones si las hubiere.

Paciente encamado que porta sistema de suero

  1. Lávate las manos.

  2. Ponte los guantes.

  3. Explica el procedimiento al paciente.

  4. Coloca el camisón limpio sobre una silla.

  5. Dobla hacia los pies de la cama la colcha y la manta dejando la sábana encimera cubriendo al paciente.

  6. Pide al paciente que se posicione en decúbito lateral y desata todas las cintas. A continuación pídele que vuelva a la posición de decúbito supino. Si el paciente no pudiera adoptar la posición lateral, movilízalo tú. Si no es posible movilizarlo, introduce las manos entre el dorso del paciente y el colchón y desata las cintas. Recuerda tener mucha precaución para que no se desconecten los sistemas.

  7. Saca la manga de la extremidad libre del sistema de suero.

  8. Saca la manga de la extremidad que tiene el sistema. Considera la extremidad del paciente, el sistema de conexión y el frasco como un todo, es decir, como si la extremidad superior comenzara en el hombro y terminara en el frasco. La manga se saca de la siguiente manera:

    1. Recoge la manga de la extremidad perfundida hasta el hombro.

    2. Desliza suavemente la manga recogida hasta la muñeca.

    3. Pasa la manga recogida por el sistema de conexión.

    4. Descuelga el frasco de perfusión y mantenlo en posición vertical por encima de la altura a la que se encuentre la extremidad superior perfundida.

    5. Pasa la manga recogida por el frasco y colócalo nuevamente en el soporte.

  9. Deposita el camisón sucio en la bolsa de la ropa sucia.

  10. Introduce la manga del camisón limpio por la extremidad con sistema de suero de la siguiente manera:

    1. Recoge la correspondiente manga del camisón limpio .

    2. Descuelga el frasco de perfusión y mantenlo en posición vertical por encima de la altura a la que se encuentre la extremidad superior perfundida.

    3. Introduce el frasco por la manga recogida, metiéndolo por la sisa* de la manga.

    4. Cuelga el frasco.

    5. Desliza suavemente la manga recogida por el sistema de conexión y por la extremidad superior hasta el hombro.

    6. Baja la manga dejando sin cubrir la zona de punción.

  11. Desliza la otra manga por la extremidad libre.

  12. Pide al paciente que se sitúe en decúbito lateral y anuda las cintas. Si el paciente no pudiera adoptar la posición lateral, movilízalo tú. Si no es posible movilizarlo anuda únicamente la cinta del cuello.

  13. Rehaz la cama y coloca al paciente en una posición confortable.

  14. Comprueba que el suero fluye normalmente.

  15. Quítate los guantes y deséchalos.

  16. Lávate las manos.

  17. Informa del procedimiento realizado y señala las observaciones si las hubiere.

Observaciones

Es muy importante tener en cuenta que cuando un paciente no porta sistema de suero, pero tiene una de sus extremidades superiores con la movilidad disminuida (dolor o cualquier circunstancia), hay que retirar primero la manga de la extremidad sana. Por el contrario, al ponerle el camisón limpio hay que colocar primero la manga de la extremidad dañada.

Ten en cuenta que existen muchos pacientes que portan sistemas de suero y no están encamados. En este caso procede de la misma manera que hemos descrito para retirar y colocar la manga. No olvides preservar la intimidad del paciente