Enfermería‎ > ‎Procedimientos‎ > ‎Aseo del paciente‎ > ‎

Aseo de los genitales

Material

  • Guantes .

  • Cuña.

  • Pinzas de Kocher.

  • Hule.

  • Torundas.

  • Esponja.

  • Toalla.

  • 2 Jarras, una con agua y jabón y otra con agua.

Procedimiento

Puesto que los genitales externos del varón son diferentes a los de la mujer, el procedimiento no es el mismo. El orden en el que se realizan los movimientos de limpieza es importante porque así se evita la contaminación de los genitales con gérmenes de la región anal.

Aseo de los genitales externos femeninos

  1. Prepara el equipo.

  2. Lávate las manos.

  3. Ponte los guantes.

  4. Explica el procedimiento al paciente.

  5. Coloca a la paciente en decúbito supino y pídele que flexione las rodillas apoyándose sobre los talones.

  6. Pídele que eleve la pelvis. Coloca un hule y extiéndelo sobre la sábana bajera. Pídele que eleve de nuevo la pelvis y coloca la cuña.

  7. Vierte un poco de agua a chorro sobre la región genital de tal manera que discurra en sentido pubis-ano.

  8. Enjabona con una esponja el vello pubiano, la parte externa de los labios mayores y los pliegues inguinales.

  9. Moja las torundas en agua jabonosa y pásalas por las hendiduras entre labios mayores y menores en sentido pubis-ano. Pasa las torundas en la cara interna de los labios menores en sentido dentro-fuera. Finaliza pasando una torunda por el orificio anal. Para cada pasada utiliza una torunda y deséchela.

  10. Aclara vertiendo abundante agua a chorro en sentido pubis-ano. Seca la parte más interna con unas torundas (siguiendo los movimientos ya descritos) y la más externa con una toalla.

  11. Coloca al paciente en una posición confortable.

  12. Retira y lava el equipo.

  13. Quítate los guantes y deséchalos.

  14. Lávate las manos.

  15. Informa del procedimiento realizado y señala las observaciones si las hubiere.

Aseo de los genitales externos masculinos

  1. Prepara el equipo.

  2. Lávate las manos.

  3. Ponte los guantes.

  4. Explica el procedimiento al paciente.

  5. Coloca al paciente en decúbito supino y pídele que flexione las rodillas apoyándose sobre los talones.

  6. Pídele que eleve la pelvis. Coloca un hule y extiéndelo sobre la sábana bajera. Pídele que eleve de nuevo la pelvis y coloca la cuña.

  7. Vierte un poco de agua a chorro sobre la región genital de tal manera que discurra en sentido pubis-ano.

  8. Enjabona los pliegues inguinales, el vello pubiano, el pene, el escroto y, en último lugar, el ano.

  9. Aclara con abundante agua vertida a chorro.

  10. Sostén el pene y retrae el prepucio para limpiar el glande y el surco balanoprepucial con una torunda impregnada en agua jabonosa. Realiza con la torunda movimientos en espiral comenzando por el meato y acabando en el surco balanoprepucial. Utiliza una torunda para cada movimiento y deséchala.

  11. Aclara vertiendo agua con el prepucio retraído y seca el glande con torundas. Utiliza una para cada movimiento y deséchala.

  12. Seca el resto de los genitales con toalla. Insiste en los pliegues.

  13. Coloca al paciente en una posición confortable.

  14. Retira y lava el equipo.

  15. Quítate los guantes y deséchalos.

  16. Lávate las manos.

  17. Informa del procedimiento realizado y señala las observaciones si las hubiere.