Enfermería‎ > ‎Procedimientos‎ > ‎Aseo del paciente‎ > ‎

Aseo de la boca

Material

Paciente independiente

  • Cepillo

  • Vaso con agua

  • Pasta dentífrica

  • Antiséptico bucal

Paciente dependiente

Todo lo anterior y además:

  • Riñonera o batea

  • Toalla

  • Vaselina

  • Guantes

  • Gasas estériles

Paciente dependiente con prótesis dental

Todo lo anterior y además:

  • Torundas

  • Pinzas de Kocher

Paciente inconsciente

Todo lo anterior y además:

  • Depresor lingual

Cuidados de la boca en el paciente consciente

El aseo de la cavidad bucal debe realizarse después de cada comida. Tenemos que distinguir varios casos en el paciente consciente:

  1. Paciente independiente para la realización de este cuidado.

  2. Paciente consciente dependiente para la realización de este cuidado.

  3. Paciente consciente con prótesis dental total o parcial.

Paciente independiente

En este caso el TAE debe proporcionar al paciente el material necesario. Además, deberá observar que la técnica del cepillado sea la correcta (educador sanitario).

Paciente consciente dependiente

Puesto que el paciente no puede llevar a cabo su higiene bucal, el T.A.E. la realizará siguiendo este procedimiento:

  1. Prepara el equipo.

  2. Lávate las manos.

  3. Ponte los guantes.

  4. Explica el procedimiento al paciente.

  5. Coloca al paciente en posición semisentada (semi-Fowler) siempre que sea posible.

  6. Pon una toalla alrededor de la parte anterior del cuello.

  7. Comprueba el estado de la boca del enfermo. Si está seca, hay regiones ulceradas o presenta mal olor, informa de inmediato a tu superior e interrumpe el procedimiento hasta nueva orden.

  8. Realiza la técnica de cepillado.

  9. Coloca una batea o riñonera debajo de la barbilla.

  10. Facilita el agua para que el paciente se enjuague.

  11. Facilita el antiséptico bucal para que el paciente se enjuague.

  12. Seca la boca y los labios con la toalla.

  13. Si los labios están resecos aplica vaselina.

  14. Coloca al paciente en una posición confortable.

  15. Retira y lava el equipo.

  16. Quítate los guantes y deséchalos.

  17. Lávate las manos.

  18. Informa del procedimiento realizado y señala las observaciones si las hubiere.

Paciente consciente con prótesis dental total o parcial

La limpieza de las prótesis dentales se realiza con agua fría o tibia pues agua caliente puede deteriorarlas. Cuando el paciente porta una prótesis dental y es independiente para realizar este cuidado, el TAE deberá:

  1. Facilitarle el material necesario

  2. Observar cómo lo realiza y, en caso de que el procedimiento no sea adecuado, instruirle en el mismo (educador sanitario).

Si el paciente es dependiente para este aseo, lo realizará el TAE de acuerdo con el siguiente procedimiento:

  1. Prepara el equipo.

  2. Lávate las manos.

  3. Ponte los guantes.

  4. Explica el procedimiento al paciente.

  5. Coloca al paciente en posición semisentado (semi Fowler) siempre que sea posible.

  6. Pon una toalla alrededor de la parte anterior del cuello.

  7. Comprueba el estado de la boca del enfermo. Si está seca, o hay regiones ulceradas o presenta mal olor, interrumpe el procedimiento e informa de inmediato a tu superior.

  8. Pon unas gasas en el fondo de una riñonera o batea y pide al enfermo que retire su prótesis y la deposite en ella. Si el paciente es incapaz de retirar su prótesis, hazlo tú utilizando para ello una gasa estéril. Una vez retirada la prótesis, deposítala en un vaso con solución antiséptica para su desinfección.

  9. Dirígete al lavabo de la unidad del paciente y llénalo de agua hasta la mitad (con esto evitamos que la prótesis se rompa si se nos cae mientras la cepillamos).

  10. Sujeta la prótesis con firmeza y procede a su limpieza con el cepillo y la pasta dentífrica.

  11. Aclara la prótesis bajo el chorro de agua corriente.

  12. Una vez limpia, deposítala en una batea con nuevas gasas estériles o introdúcela en un vaso con nueva solución antiséptica.

  13. Indica al paciente que se enjuague la boca con solución antiséptica. Si él no pudiera, realiza tú este cuidado con torundas de gasa impregnadas en solución antiséptica y efectuando los siguientes movimientos: en el paladar de arriba hacia abajo (de medial a lateral) y, en el suelo de la boca, de abajo hacia arriba (de medial a lateral). No olvides desechar la torunda después de cada pasada. A continuación, limpia las encías con torundas desechables después de cada pasada.

  14. Pide al paciente que tome su prótesis y se la coloque. Si no pudiera, lo harás tú cogiendo la prótesis con gasas estériles. Cuando la prótesis no se va a utilizar se conserva limpia y seca en un vaso o en un recipiente especial próximo a su cama.

  15. Pasa una nueva torunda por la lengua de detrás hacia delante.

  16. Seca la boca y los labios con la toalla.

  17. Si los labios están resecos, aplica vaselina.

  18. Coloca al paciente en una posición confortable.

  19. Retira y lava el equipo.

  20. Quítate los guantes y deséchalos.

  21. Lávate las manos.

  22. Informa del procedimiento realizado y señala las observaciones si las hubiere.

Cuidados de la boca en el paciente inconsciente

Recuerda que ningún paciente inconsciente puede portar prótesis dentales. Los cuidados de la boca en este tipo de pacientes deben realizarse con mayor frecuencia. El procedimiento a seguir es:

  1. Prepara el equipo.

  2. Lávate las manos.

  3. Ponte los guantes.

  4. Aunque el paciente se encuentre inconsciente, dirígete a él con un tono de voz delicado y comunícale lo que vas a hacer.

  5. Coloca al paciente con la cabeza lateralizada hacia el lado por el que vayas a realizar la técnica.

  6. Coloca una toalla debajo de la cara y sitúa la riñonera bajo el mentón.

  7. Con torundas impregnadas en solución antiséptica o alcalina y bien escurridas, limpia todas las zonas de la cavidad bucal (carrillos, paladar, suelo de la boca, encías, lengua, dientes y labios). Cambia la torunda para cada zona. Puedes ayudarte de un depresor lingual con una gasa enrollada para acceder a las zonas más difíciles.

  8. Seca la boca y los labios con la toalla.

  9. Aplica vaselina estéril en los labios y, si fuera necesario, en la mucosa bucal.

  10. Coloca al paciente en una posición confortable.

  11. Retira y lava el equipo.

  12. Quítate los guantes y deséchalos.

  13. Lávate las manos.

  14. Informa del procedimiento realizado y señala las observaciones si las hubiere.

Observaciones

Estas observaciones se refieren al paciente inconsciente.

En este tipo de pacientes el reflejo de la deglución suele estar alterado, es decir, que es fácil que la saliva o los líquidos “se vayan por el camino viejo”, con riesgo de que el paciente se asfixie. Por eso, las torundas no deben gotear ni usaremos pasta dentífrica (crea abundante espuma).

Debemos evitar estimular zonas próximas al fondo de la cavidad bucal. Si lo hacemos, podemos provocar el reflejo del vómito.

No utilizar objetos duros porque pueden lesionar la mucosa bucal.

Si hubiera acúmulos de saliva y secreciones, aspíralos cada vez que sea necesario.