Aplicación de una compresa fría

El procedimiento es muy similar al de la aplicación de una compresa tibia. Únicamente hemos de tener en cuenta que:

  • El agua de la jarra es fría, pudiendo contener cubitos de hielo.

  • No se envuelve la compresa en plástico. El plástico preserva el calor pero no el frío.

  • Tras escurrir la compresa hemos de aplicarla rápidamente para que no se caliente por el contacto con nuestras manos.

  • La aplicación dura el mismo tiempo, pero se cambia la compresa cada 1-2 minutos.

  • Cada 5 minutos se observa la piel. Si se muestra muy pálida se interrumpe el tratamiento.