Aplicación de una bolsa de agua caliente

Material

  • Bolsa para agua caliente.

  • Jarra con agua a 48-50 C.

  • Termómetro de baño.

  • Cubierta de franela.

  • Toalla o paño.

Procedimiento

  1. Lávate las manos.

  2. Explica al paciente lo que vas a hacer.

  3. Ayuda al paciente a adoptar una posición cómoda.

  4. Descubre la zona a tratar.

  5. Comprueba que la bolsa no tiene fugas.

  6. Comprueba la temperatura del agua de la jarra.

  7. Llena la bolsa hasta dos tercios de su capacidad.

  8. Extrae el aire de la bolsa.

  9. Cierra la bolsa y sécala por fuera.

  10. Vuelve a comprobar que no existen fugas de agua.

  11. Introduce la bolsa en la cubierta de franela o envuélvela con la toalla.

  12. Aplica la bolsa sobre la piel. No se debe poner exactamente sobre la zona a tratar sino junto a ella, así evitamos que el peso de la bolsa pueda producir dolor.

  13. Cubre al paciente.

  14. Lávate las manos.

  15. Mantén la aplicación durante el tiempo indicado. Nunca deberá ser superior a las dos horas.

  16. Al terminar la aplicación retira la bolsa y acomoda al paciente.

  17. Recoge y limpia el material.

  18. Lávate las manos.

  19. Informa del procedimiento realizado y de las observaciones si las hubiere.

Observaciones

Para comprobar que la bolsa no tiene fugas se llena con agua del grifo y se tapa.

A continuación se voltea y se comprueba que no gotea.

El aire de la bolsa se puede extraer de dos manera:

  • Se pone la bolsa con agua en el borde de una repisa o de una mesa. Se deja que cuelgue la parte de la bolsa que contiene el agua mientras que la que no tiene agua queda sobre la repisa. A continuación se colocan las manos como muestra el dibujo, presionando y desplazando una mano de modo que se favorezca la salida del aire.

  • Se pone la bolsa en posición horizontal sobre una repisa o una mesa sosteniendo el cuello en posición vertical hasta que asome el agua por el orificio.

Durante la aplicación hemos de comprobar la temperatura de la bolsa cada hora y el estado de la piel cada 10 minutos. Si la temperatura desciende considerablemente, se cambia el agua. Si la piel de la zona que abarca la bolsa está enrojecida, se interrumpe la aplicación.

En niños, ancianos y pacientes inconscientes hay que colocar una manta entre la piel y la bolsa con la franela o cubierta.

Cuando se recoja el material debemos tener la precaución de guardar la bolsa vacía abierta. Si se guarda cerrada se pegan las paredes.