Aplicación de la lámpara de calor

Material

  • Lámpara de calor.

  • 2 toallas grandes.

  • 1 cinta métrica.

  • Protector de ojos.

Procedimiento

  1. Lávate las manos y sécatelas bien.

  2. Explica el procedimiento al paciente.

  3. Ayúdalo a adoptar una posición cómoda.

  4. Descubre sólo la zona a tratar y cubre el resto del cuerpo con una toalla o una sábana.

  5. Protege los ojos del paciente.

  6. Sitúa la lámpara de calor a 45 cm de la piel como mínimo.

  7. Verifica la distancia con la cinta métrica.

  8. Conecta la lámpara y enciéndela.

  9. Mantén la aplicación durante el tiempo prescrito.

  10. Apaga y desconecta la lámpara.

  11. Acomoda al paciente.

  12. Retira el equipo.

  13. Ordena la unidad y limpia la lámpara frotándola con un paño impregnado en solución desinfectante.

  14. Lávate las manos.

  15. Informa del procedimiento realizado y de las observaciones si las hubiere.

Observaciones

Para la aplicación de la lámpara de calor, la piel debe estar limpia y seca.

Se observa la piel a los 5 minutos del inicio de la aplicación. Si está enrojecida, se suspende la aplicación. Hay que vigilar la piel cada 5 minutos.

Con la lámpara de calor existe peligro de incendio. Hemos de manipularla con las manos secas, comprobar que funciona correctamente y evitar que esté próxima a ropa o a material que arda con facilidad.