Aplicación de la cuña

Material

  • Cuña o botella.

  • Guantes

  • Toalla.

  • Papel higiénico.

  • Esponja.

  • Recipiente con agua jabonosa.

Procedimiento

  1. Prepara el material necesario.

  2. Lávate las manos.

  3. Ponte los guantes.

  4. Explica el procedimiento al paciente y pide su colaboración.

  5. Aísla al paciente con un biombo o cortina.

  6. Dobla hacia atrás la colcha y manta dejando al paciente cubierto con la sábana encimera.

  7. Pide al paciente que flexione y separe las rodillas y que apoye las plantas de los pies sobre la cama.

  8. Pide al paciente que eleve la pelvis y, levantando la encimera, introduce la cuña cogiéndola por el mango. Cuando la superficie plana de la cuña quede bajo la región sacra y el orificio quede bajo la zona perineal, pide al paciente que baje la pelvis.

  9. Incorpora al enfermo subiendo la cabecera de la cama (si no está contraindicado) y proporciónale papel higiénico,

  10. Sal de la habitación si está permitido y pide al paciente que llame cuando haya terminado.

  11. Vuelve a la habitación cuando el paciente llame o tras un tiempo prudencial.

  12. Pide al paciente que eleve la pelvis, retira la cuña e, inmediatamente, tapa el contenido con papel higiénico o cubre la cuña con una toalla. Deja la cuña en el cuarto de baño de la unidad.

  13. Acomoda al paciente y, si fuera necesario, airea la habitación.

  14. Observa las eliminaciones y viértelas por el inodoro salvo que exista alguna anomalía. Si así fuere, comunícalo a tu superior.

  15. Limpia la cuña, quítate los guantes y lávate las manos.

  16. Ofrece al paciente un recipiente con agua jabonosa y una toalla para que se lave y seque las manos.

  17. Recoge el equipo e informa del procedimiento realizado.

Observaciones

Si el paciente va a defecar es una práctica bastante habitual poner papel higiénico en el fondo de la cuña antes de colocársela. De este modo se evita que las heces se peguen a la cuña y se facilita su posterior limpieza.

Si el paciente no coopera, la maniobra de colocación de la cuña la realizarán uno o dos TAEs dependiendo del grado de colaboración. Hay dos modos de realizarla:

  • Se coloca al paciente en decúbito lateral situando la cuña sobre la cama a la altura apropiada (superficie plana de la cuña a la altura de la región sacra) y, a continuación, se vuelve al paciente a la posición de decúbito supino.

  • Introduciendo un antebrazo en la región sacra y haciendo palanca con el codo apoyado en el colchón levantamos la pelvis.

Cuando el paciente está incapacitado para limpiarse con el papel higiénico, lo pondremos en decúbito lateral una vez que haya defecado y limpiamos la región anal con papel higiénico, realizando esta limpieza de delante hacia detrás. Si es neceario lavaremos los genitales con agua jabonosa y los secaremos.