Administración de medicación por vía oral gástrica

Material

  • Bandeja o carro de medicación.

  • Ficha u hoja de medicación de enfermería.

  • Recipiente/s de unidosis con la medicación preparada.

Procedimiento

  1. Lávate las manos.

  2. Pon los recipientes de unidosis en una bandeja.

  3. Comprueba que la información de las hojas de medicación de enfermería coincide con el contenido de los recipientes de unidosis.

  4. Organiza la distribución de los medicamentos de modo que primero se entreguen a todos los pacientes que no requieren ayuda y luego a todos los que la requieren.

  5. Explica el procedimiento al paciente y solicita su colaboración.

  6. Ayúdalo a que adopte la posición correcta (sentado o Fowler alta). Si están contraindicadas estas posiciones deberá adoptar el decúbito lateral.

  7. Proporciona al paciente agua o zumo para ingerir la medicación en caso de que sea sólida.

  8. Permanece con el paciente hasta que haya ingerido la medicación.

  9. Acomoda al paciente.

  10. Anota el procedimiento realizado en la hoja de medicación de enfermería.

  11. Una vez repartida toda la medicación ordena el material, tira el desechable y coloca las hojas de medicación de enfermería en el lugar adecuado.

  12. Lávate las manos.

Observaciones

Cuando se explique el procedimiento al paciente hemos de tener en cuenta la posibilidad de que la administración sea sublingual o bucal. En estos casos no se ingiere el medicamento.

Si el paciente no puede tomar el vaso de unidosis le iremos dando con nuestras manos la medicación una a una (pastilla a pastilla o comprimido a comprimido). Para ello es necesario ponernos guantes.

Si el paciente presenta dificultad para tragar le pediremos que coloque el medicamento en la parte posterior de la lengua y que a continuación trague un poco de agua o de zumo. En caso de que el medicamento se pueda triturar es otra opción a considerar.

Para anotar la administración de una medicación es necesario verificar que el paciente la ha ingerido.

Se debe evitar tocar la boca del paciente o los bordes del vaso de unidosis

Advierte al paciente que no mueva bruscamente la cabeza hacia atrás para tomar la medicación. Esta maniobra aumenta el riesgo de aspiración.

Cuando el medicamento es líquido y no podemos administrarlo con un vaso de unidosis (lactantes, pacientes muy débiles, desorientados, debilitados...) lo haremos con una jeringuilla (sin aguja). Se coloca el cono de la jeringuilla entre el carrillo y el segundo molar y se introduce lentamente la solución.