Los residuos sanitarios

Concepto y definición de residuos sanitarios

Son los desechos y sustancias que se generan como consecuencia de una actividad sanitaria que tenga relación con la salud humana, la veterinaria y los laboratorios.

Los residuos sanitarios se derivan de las siguientes actuaciones:

  • Asistencia a personas enfermas ingresadas en hospitales y centros sanitarios.

  • Prevención de la salud llevada a cabo con personas sanas.

  • Obtención y manipulación de productos biológicos.

  • Investigaciones que conllevan el manejo de productos biológicos y químicos.

Entidades que generan residuos. Regulación

Los residuos sanitarios se generan en:

  • Hospitales, clínicas, ambulatorios, centros de salud.

  • Consultas privadas, clínicas dentales, centros asistenciales.

  • Botiquines de empresas.

  • Clínicas veterinarias.

  • Laboratorios médicos, bioquímicos, etc.

  • Farmacias y otros establecimientos.

Corresponde a las comunidades autónomas desde 1996 la regulación sobre clasificación  y separación; recogida, traslado interno y almacenamiento; transporte, tratamiento y eliminación de residuos sanitarios.

El objetivo es disminuir los riesgos y la cantidad de residuos que se produce.

Clasificación general de los residuos sanitarios

Grupo o Tipo I: Residuos asimilables a los urbanos (no específicos de la actividad asistencial):

  • Productos o materiales de oficina.

  • Desechos o basuras procedentes de cocinas, restaurantes,...

  • Desechos de muebles.

  • Desechos derivados de jardinería.

  • Residuos de pacientes no infecciosos (no incluidos en los grupos II y III)

  • Residuos que hayan sido esterilizados (aunque sean de los grupos II y III)

Grupo o Tipo II: Residuos sanitarios no específicos o clínicos (generados como resultado de la actividad asistencial):

  • Materiales textiles mezclados con líquidos.

  • Ropa de pacientes no infecciosos.

  • Material de curas, gasas, compresas,...

  • Envases vacios de perfusión endovenosa.

  • Material desechable utilizado para la obtención de líquidos corporales, bolsas de diuresis,...

  • Recipientes de recogidas de muestras de pacientes no infecciosos.

  • Material desechable que haya estado en contacto con pacientes no infecciosos.

Los residuos del grupo II solo se consideran de riesgo mientras permanezcan en el hospital o centro sanitario, ya que constituyen un reservorio de germenes oportunistas con posibles efectos negativos sobre los pacientes con inmunodeficiencias y  también para el personal sanitario que los manipula. Por eso deben controlarse en el propio centro donde se generen. Si son debidamente tratados, pueden considerarse como residuos del grupo I.

Grupo o Tipo III: Residuos, patológicos o infecciosos, o de riesgo (restos humanos, laboratorios, cultivos)

  • Residuos de cultivos microbiológicos, muestras y secreciones de pacientes infecciosos.

  • Residuos de laboratorios de anatomía patológica.

  • Residuos procedentes de animales infecciosos de laboratorio.

  • Materiales procedentes de quirófanos, paritorios,  hemodiálisis, salas de aislamiento,...

  • Sangre y derivados en forma líquida.

  • Material cortante o punzante contaminado.

  • Vacunas de virus vivos y atenuados.

Grupo o Tipo IV: Residuos tipificados en normativas especiales y específicas (residuos no patológicos o infecciosos pero de riesgo para la salud).

  • Residuos químicos.

  • Residuos citostaticos.

  • Medicamentos caducados.

  • Residuos radioactivos.

  • Restos anatómicos humanos con entidad, procedentes de abortos u operaciones quirúrgicas.

Residuos químicos

Pueden ser sólidos o líquidos y entre otros pueden ser:

  • Productos comburentes: que en contacto con otros productos pueden dar lugar a una reacción exotérmica.

  • Peligro biológico: se refiere a la presencia de algún microorganismo que plantee una amenaza para la salud.

Simbología de los residuos químicos
 Residuos inflamables
 Residuos tóxicos
 Residuos corrosivos
 Residuos irritantes o nocivos
 
 
 
 
 F (inflamable)
Que pueden arder en contacto con una fuente de ignición o a temperatura ambiente.

 T (tóxico)
T+ (muy tóxico)

Que pueden entrañar riesgos agudos, graves o crónicos para la salud, incluso pueden causar la muerte.
 C (corrosivo)
Que en contacto con los tejidos orgánicos pueden causar la destrucción de las células.
 Xi (irritante)
Xn (nocivo)

Que pueden llevar un riesgo para la salud.

Residuos citostáticos

Se generan fundamentalmente como consecuencia de tratamientos oncológicos. Es importante que este tipo de productos se manipulen con precaución. Para minimizar el riesgo deben usarse los EPI durante su preparación, administración y eliminación.

Los citostáticos actúan inhibiendo la división o el crecimiento de las células del organismo. Tienen un alto poder mutagénico o teratogénico (que actúa a nivel de los fetos)

Residuos radiactivos

Son los productos radiactivos y los materiales contaminados por ellos. Para que estos residuos causen efectos nocivos deben estar en alta concentración.

Simbología de residuos radiactivos

 Zona vigilada
 Zona controlada
 Zona de permanencia limitada
 Zona de acceso prohibido
  

 

Gestión de residuos

Se entiende por gestión de residuos el conjunto de actividades para el tratamiento u la eliminación de los residuos generados, teniendo en cuenta las características de estos. La gestión de residuos está regulada por las comunidades autónomas.

Los contenedores para la recogida de residuos deben ser:

  • De un solo uso, capacidad limitada y biodegradables.

  • Específicos y estar homologados.

  • De cierre fácil, herméticos y de estanqueidad total.

  • Opacos, resistentes a la perforación, la rotura y la humedad.

  • Asepsia total en su exterior y ausencia de elementos sólidos punzantes o cortantes.

Modelo de gestión clásico: considera la mayor parte de los residuos como especiales y está casi en desuso.

Modelo de gestión avanzado: es el que se usa en la actualidad y trata de identificar los residuos especiales, que presentan un riesgo potencial de infección durante su manejo, y aplicar el tratamiento específico más adecuado para cada uno de ellos. Objetivos:

  1. Disminuir la generación de residuos.

  2. Eliminar los riesgos que presentan para la salud de las personas.

  3. Controlar y reducir los riesgos para la salud pública.

  4. Reducir al máximo los riesgos para el medio ambiente.

  5. Valorar la posibilidad de reciclarlos para disminuir el coste de almacenamiento y eliminación.

Gestión interna o intracentro

Se lleva a cabo en el propio centro e incluye:

  • La correcta selección y recogida, teniendo en cuenta sus características y clasificación.

  • Traslado desde el lugar de origen hasta el punto de almacenamiento.

  • Almacenamiento en condiciones de máxima seguridad.

Deben respetarse siempre las siguientes precauciones generales:

  • Utilizar siempre los EPI.

  • No mezclar en un recipiente distintos tipos de residuos.

  • Tratar como residuos contaminados todos los de origen desconocido.

  • No mezclar ningún residuo con materiales cortantes o punzantes.

Al descargar los residuos en el almacén deberán seguirse estas normas:

  1. Colocarlos en bolsas y recipientes debidamente sellados y etiquetados.

  2. Los recipientes se colocaran en pilas separadas, de acuerdo con el color de las bolsas y el tipo de residuos.

  3. Se debe poner en la puerta el símbolo de residuos biológicos.

Tras hacer una selección previa se recogerán por separado, en recipientes o contenedores normalizados y bien identificados:

  • Tipo I: Bolsa de color y volumen según la normativa municipal (normalmente gris o negro)

  • Tipo II: Bolsa de color y volumen según la normativa municipal (normalmente verde o marrón)

  • Tipo III:

    • No traumáticos: contenedores rígidos, impermeables, opacos y herméticos o en bolsas de color y capacidad homologados y gran resistencia. Después se introducen en contenedores rígidos y se destruyen mediante autoclave o incineración.

    • Traumáticos (cortantes y punzantes): contenedores rígidos, impermeables y a prueba de perforación. Suelen ser amarillos y deben ser biodegradables y de un solo uso. El recipiente se llena 2/3  y una vez cerrado se introduce en un contenedor rígido de 30 o 60 litros.

  • Tipo IV:

    • Químicos: envases termoplásticos, deben señalarse con la indicación “Residuos Químicos Peligrosos”

    • Citostaticos: contenedores de poliestireno de un solo uso para ser incinerados y de color azul. Indicando  “Residuos Contaminados Químicamente”

    • Radiactivos: son competencia de ENRESA se recogerán en los envases que la empresa suministra y bajo su normativa.

    • Restos humanos con entidad: contenedores de un solo uso  bajo reglamento de la Policía Sanitaria Mortuoria.

Los residuos peligrosos se trasladaran en vehículos especiales: carros con barras de seguridad para el transporte de contenedores y recipientes cerrados.

Todos los sistemas de transporte interno de residuos cumplirán:

  • Ser estables y silenciosos.

  • Ser fácilmente desplazables (tener ruedas)

  • Tener una estructura sencilla, con bordes redondeados para facilitar su limpieza.

  • Estar identificados con el tipo de residuos que transportan.

Proceso de transporte interno y almacenamiento de residuos

Los residuos recogidos serán transportados al almacén cada 12 horas máxima. Teniendo en cuenta:

  • El uso de los Equipos de Protección Individual.

  • No arrastrar las bolsas.

  • Seguir los circuitos y horarios marcados.

  • Evitar rutas de alto riesgo y seguir el camino más corto.

  • Disponer de baño con ducha y ropa limpia para cambiarse.

Pueden almacenarse en el propio edificio un máximo de 72 horas y hasta una semana si disponemos de refrigeración (temperatura máxima 4oC).  El almacén debe cumplir:

  • Fácil acceso de los vehículos.

  • Ventilación adecuada.

  • Bien aislado, con ventilación e impermeabilizado.

  • Espacioso.

  • Bien señalizado.

  • Bien iluminado y con los interruptores a mano.

  • Refrigerado para evitar reacciones.

  • Paredes y suelo que faciliten su limpieza.

  • Debe estar donde no interfiera al resto de actividades del centro.

  • Protegido ante las altas temperaturas, la lluvia y las descargas eléctricas.

  • Protegido frente a artrópodos, roedores,...

  • Su acceso será restringido al personal autorizado.

Gestión externa o extracentro

Se lleva a cabo fuera del centro de producion e incluye la recogida en el almacén del centro sanitario y el transporte externo para su tratamiento y eliminación.

El transporte externo es competencia de los servicios del ayuntamiento donde se ubique el hospital, aunque puede llevarse a cabo por empresas privadas especializadas en este tipo de servicios y autorizadas por el ayuntamiento y la comunidad autónoma teniendo en cuenta la legislación vigente.

Se entiende por tratamiento de residuos el conjunto de medidas químicas, térmicas o biológicas que se adoptan para su aprovechamiento y transformación, y/o su eliminación para evitar los riesgos sobre la salud de las personas y el medio ambiente.