Infecciones hospitalarias: Prevención y control

Infecciones hospitalarias

Las infecciones hospitalarias, conocidas también como nosocomiales, se definen como aquellas que ocurren en pacientes hospitalizados en quienes la infección no estaba presente (ni en período de incubación) en el momento del ingreso. En los casos en que el período de incubación es desconocido, la infección es considerada hospitalaria cuando se desarrolla después de la admisión del paciente. También es considerada hospitalaria cuando es contraída después del alta, siempre que pueda relacionarse con la hospitalización o los procedimientos hospitalarios.

Para algunos autores la infección hospitalaria es una enfermedad iatrogénica resultante de medidas terapéuticas o de diagnóstico, por cuanto el origen de estas infecciones está en actuaciones sanitarias ya sean inadvertidas o por inhibiciones de actos higiénicos. En este marco es importante tener en cuenta que el paciente hospitalizado es atendido por una multiplicidad de personas y que los procesos iatrogénicos abarcan a todo el personal que atiende al enfermo e inclusive a la estructura social hospitalaria, pudiéndose afirmar que la infección hospitalaria es responsabilidad de la institución misma.

El hospital, además de razones éticas y científicas está obligado a prevenirlas también por razones económicas, de prestigio y legales. Los avances científicos, el uso inadecuado de antimicrobianos y la práctica excesiva de procedimientos invasivos, ya sea para fines diagnósticos o de tratamiento, han hecho que la incidencia de las infecciones nosocomiales haya alcanzado niveles muy elevados, con el consiguiente aumento del tiempo de hospitalización, de los costos hospitalarios y de los índices de morbimortalidad.

Mediante la comprensión del fenómeno epidemiológico de la infección nosocomial se puede evaluar el problema y poner en práctica más objetivamente las medidas de prevención y control.

Criterios

Existen criterios generales que permiten catalogar una infección como infección hospitalaria. Estos criterios incluyen:

  • cuando en el mismo lugar donde se diagnosticó una infección se aisla un germen diferente, seguida del agravamiento de las condiciones clínicas del paciente, la infección debe considerarse nosocomial;

  • cuando se desconoce el período de incubación del microorganismo y no hay datos clínicos ni de laboratorio de infección en el momento de la admisión, seconsidera infección nosocomial toda manifestación clínica de infección que se presenta al cabo de 72 horas después de la admisión;

  • se consideran nosocomiales todas las infecciones que se manifiestan antes de que transcurran 72 horas desde el momento de la hospitalización, cuando se relacionan con procedimientos diagnósticos o terapéuticos, realizados después de dicha hospitalización;

  • las infecciones en los recién nacidos son infecciones nosocomiales, salvo las transmitidas a través de la placenta.

Cada indicador epidemiológico de infección nosocomial está vinculado a una serie de posibles causas relacionadas con la asistencia cotidiana que se presta a los pacientes en los hospitales. Estas causas se relacionan básicamente con los procedimientos invasivos (diagnóstico y terapéuticos) que están presentes en todo procedimiento y el cuidado que el equipo multidisciplinario presta a los pacientes. Se estima que sólo la tercera parte de las infecciones nosocomiales se pueden evitar; las demás dependen de las condiciones intrínsecas de los pacientes.

Origen

El origen de las infecciones nosocomiales puede estar ubicado en:

  • El enfermo, el cual representa un riesgo para los otros pacientes y para el personal del hospital. Se constituye en una cadena epidemiológica (ej. sarampión, tuberculosis, hepatitis) que fácilmente puede pasar de un enfermo a una persona sana;

  • El personal que labora en el hospital, que pueden ser portadores sanos o medio para la cadena de infección;

  • Las condiciones del medio ambiente hospitalario, lo que incluye:

    • Factores fisico-químicos: temperatura de sala de planchado, concentración de gases y vapores en revelado (rayos X), anestesia y radiaciones ionizantes de la humedad;

    • Factores microbianos del área hospitalaria que pueden constituirse en medio de contagio: material renovable, material de desecho;

    • Factores iatrogénicos: manipulación e infección alimentaria, prescripción;

    • Factores administrativos; dotación de materiales, de personal, del funcionamiento de servicios generales pueden definir las condiciones de aparición de la infección.

Causas de infección hospitalaria

Hay que tener presente que todo individuo es portador en potencia de organismos patógenos y por lo tanto fuente de infección. Se consideran causa de infección:

  • Las condiciones higiénicas tanto personales como ambientales; actitud del personal hacia prácticas preventivas individuales, de los objetos que están en contacto con el paciente (sondas, sábanas, cremas) y el mismo paciente por la flora microbiana de la piel y mucosas,

  • Las deficiencias inmunológicas naturales del paciente: que pueden ser aumentadas por diferentes razones: edad (principalmente cuando es extrema, como recién nacidos y ancianos), factores respiratorios (hábito de fumar), cutáneos (heridas, traumas), cuerpos extraños (catéteres, sutura, prótesis);

  • Las alteraciones producto de la enfermedad pueden ser causa de infecciones. Ej: diabetes, insuficiencia renal;

  • Las alteraciones productos de la terapia que están relacionadas con procedimientos invasivos (diagnósticos y terapéuticos) y que están presentes en todos los procedimientos y cuidados que el equipo multidisciplinario presta a los pacientes. También son ejemplos de este grupo, la terapia de cobalto y radio o de medicamentos que disminuyen las defensas inmunitarias del paciente.

  • El uso inadecuado de quimioterápicos y de antibióticos, los cuales pueden destruir la flora normal del individuo y lo expone a la infección por cepas del hospital,

  • La contaminación de fluidos que se administran al paciente hospitalizado que puede ser causada por empleo de técnicas inadecuadas en la preparación de la mezcla, en la manipulación o en la aplicación del producto

Proceso de infección

Las infecciones se originan cuando hay interacción entre un agente infeccioso y el huésped a través de un medio o transporte. Este fenómeno se conoce como cadena de infección en la que el agente, el huésped y el transmisor son sus componentes. El agente contaminante puede ser bacteria, hongo, protozoo o virus; aunque la mayoría de las infecciones hospitalarias son causadas por bacterias y hongos. El desarrollo de procesos infecciosos depende en gran parte de la patogenicidad y virulencia del microorganismo, del número de microorganismos o dosis del agente y del tipo de exposición o contacto que se tenga.

El huespéd, segundo elemento en la cadena de infección, es la víctima en quién se producirá el proceso infeccioso. De no existir un huésped susceptible, la infecciónno se produciría, por muy virulento que sea el microorganismo y por muy elevada que sea la dosis del agente patógeno. La inmunidad, sensibilidad y estado de salud y nutricional del individuo influyen en el desarrollo de la infección, por estar estos factores ligados al desarrollo de las defensas del organismo.

El tercer y último elemento necesario para que se produzca la infección es el transmisor del microorganismo a la víctima. Varios agentes infecciosos pueden transmitirse por a) contacto directo con pacientes que han adquirido previamente la infección; b) con objetos inanimados pero contaminados ej; agujas, mantas; c) por transmisión aeróbica, la cual es común en agentes capaces de vivir en el aire y es inhalado por un huésped susceptible; d) a través de vehículos inanimados, tales como alimentos o medicamentos que sirven de medio de transmisión de los agentes infecciosos.

Comisión de control de infecciones hospitalarias (CCIH)

Objetivos

Las medidas de control de infecciones nosocomiales, mediante la elaboración o la puesta en práctica de programas nacionales, regionales, locales o institucionales, tienen el objetivo de reducir la incidencia de dichas infecciones mediante la concientización de los profesionales de la salud acerca de la responsabilidad de sus actitudes y sus conductas, la promoción de la mejora de la calidad de asistencia, y la reducción de los costos de hospitalización y tratamiento terapéutico. Una de las primeras medidas que deben adoptarse, tanto a nivel nacional como regional o institucional, es el establecimiento de comisiones de control de infecciones nosocomiales. Este equipo de trabajo es responsable de prevenir y controlar las infecciones hospitalarias mediante la aplicación de una adecuada política de vigilancia.

Composición

Su constitución depende de las legislaciones de los países y las características propias del hospital. En general, esta Comisión de Control de Infecciones Hospitalaria (CCIH) o Comisión de Control de Infecciones Nosocomiales (CCIN) deberá estar integrada por técnicos y profesionales de los servicios de: medicina, enfermería, farmacia, laboratorio y administración. La conformación es multidisciplinaria y representantes de servicios tales como limpieza y mantenimiento hospitalario, nutrición y dietética, esterilización o central de suministro pueden ser consultadas por miembros del CCIH para la solución de problemas o diseño de medidas preventivas.

Funciones de la CCIH (o CCIN)

Las funciones principales de todo CCIH incluyen:

  • Establecer y mantener sistemas de registro y vigilancia epidemiológica sobre las infecciones hospitalarias;

  • Evaluar sistemática y periódicamente la información proporcionada por el sistema de vigilancia epidemiológica y aprobar o establecer medidas de control;

  • Proponer y elaborar normas y procedimientos técnico-administrativos para la prevención y control de las infecciones hospitalarias y vigilar su estricto cumplimiento;

  • Desarrollar normas para la higiene hospitalaria;

  • Elaborar, aplicar y evaluar programas de control de infecciones nosocomiales;

  • Promover la disponibilidad de servicios bacteriológicos y su empleo obligatorio en el diagnóstico de infecciones;

  • Supervisar la asepsia y esterilización de los quirófanos y del material que allí se utiliza;

  • Velar por la prescripción racional de antibióticos y otros medicamentos que puedan favorecer el desarrollo de infecciones;

  • Cooperar con el sector de recursos humanos en la formación y capacitación de funcionarios y profesionales en materia de control de las infecciones nosocomiales.