Enfermería‎ > ‎Fisiología Humana‎ > ‎

18. La amígdala

Sistema Emocional

Está constituido por dos anillos funcionales que cogen estructuras o parte de ellas, todas implicadas en la conducta emocional.

El anillo exterior está compuesto por las circunvoluciones, que rodean la estructura diencefálica: circunvolución hipocampica, circunvolución del cuerpo calloso y circunvolución cingular. Estas circunvoluciones están relacionadas con el aprendizaje de respuestas emocionales en la infancia, y con el temperamento más o menos extravertido o introvertido.

El anillo interior está conformado por:

  • centro olfatorio
  • amígdala
  • hipocampo
  • fornix
  • tálamo anterior
  • hipotálamo
  • nucleo accumbens (caudado)
  • pálido (zona de salida de la mímica facial emocional)
  • zonas prefrontales

La amígdala

La amígdala es una estructura en forma de almendra que se considera el núcleo más importante de la emoción.

Es un conjunto de núcleos que se hallan distribuidos en dos zonas:

  • Basolateral, núcleos que recogen las aferencias que le llegan y sinaptan aquí. Las vías de entrada traen información de médula, troncoencefalo, tálamo, hipotálamo y núcleo olfatorio.
  • Central, núcleos que dan eferencias de salida a: hipotálamo, Troncoencefalo, corteza prefrontal orbitofrontal.

En troncoencéfalo conexiona con:

  • núcleo ambiguo (del vago)
  • n. parabraquial (respiratorio)
  • n. trigémino (V par, cara)
  • Locus ceruleus (noradrenalina)
  • Sístema reticular (vigilia)
  • Sustancia gris periacueductal (quietud)

Si se lesiona la amígdala en un animal (monos) se dan las siguientes conductas:

  • ceguera psíquica
  • conducta exploradora exagerada
  • temeridad
  • hiperbulimia
  • hipersexualidad

Los receptores que tiene son para los neurotransmisores gaba (inhibición) y CCK (colecistoquinina, activador) endorfinas y encefalinas, para el cortisol y hormonas sexuales.

Si se estimula esta zona en el animal se obtienen respuestas polarizadas en relación a la activación hipotálamica y en relación a la actividad simpática y parasímpatica.

El hipotálamo tiene tres funciones básicas:

  • control del sistema nervioso autónomo
  • homeostasis
  • activada del sistema neuroendocrino

La conducta es el resultado de la actividad cognoscitiva elicitada por el sistema emocional.

La sensibilidad integrada en el tálamo y zonas adyacentes es enviada rápidamente a la amigdala y a través de las radiaciones tálamicas a prefrontales, es de notar que los axones son más cortos que los que se dirigen a prefrontales. La amigdala comienza a dar una respuesta de supervivencia hasta que prefrontales envía una posibilidad de respuesta más integrada.

Las emociones

La emoción es un movimiento de breve duración temporal que despierta la atención y provoca o modifica las respuestas autónomas, estimula el sistema endocrino y elicita una conducta motora.

Tienen dimensiones:

  • valencia (positiva o negativa) normalmente estan polarizadas, agradable-desagradable
  • grado de alerta, si estimulan el simpático provocan tensión y si estimulan el parasimpático, la calma o la felicidad.
  • control, es posible controlarlas o es imposible, se me impone.

Las emociones básicas son:

  • alegría- tristeza
  • miedo-confianza
  • ira-calma
  • placer- displacer.

Hay familias de emociones complejas que son combinación de varias, interviniendo la corteza cingular. Las estructuras corticales interpretan y evalúan las emociones. La vertiente receptiva interpreta según la información de los órganos de los sentidos y de la prosodia de las palabras. Tienen una función de supervivencia de la especie.

Función de las emociones

  1. Aversión hacia situaciones peligrosas y atracción, acercamiento a las agradables.
  2. Dan flexibilidad (cambio y adaptación) a las conductas.
  3. Despiertan la curiosidad y el interés (el aprendizaje)
  4. Activan los sistemas cerebrales, almacenan y refuerzan la memoria.
  5. Nos inclina en la toma de decisiones.
  6. Condiciona reacciones apetitivas (líbido, hambre, placer)
  7. Son esenciales en la interacción social

El prefrontal izquierdo modula emociones positivas, de satisfacción y felicidad.

El prefrontal derecho las emociones negativas, tristeza, llanto, frustración.

Cuando hay depresión hay hipofunción en prefrontal izquierdo y en corteza cingular.

Hay hipocaptación de radiofármacos en estos lugares.

Las emociones hay que integrarlas junto con el razonamiento (razón y emoción siempre juntas), mientras no pasamos las emociones por la razón y el intelecto, estamos en sus manos y las decisiones tomadas solo a sus expensas pueden ser erróneas. Ni nuestras alegrías son siempre acertadas, ni nuestras tristezas u odios son siempre acertados, son todavía muy subjetivas. La pregunta es ¿me conviene esta emoción?

La Educación de las emociones es educación del juicio moral. Esta educación debe ser reforzada pues las conexiones desde amigdala a prefrontales son más numerosas que las conexiones inhibidoras que descienden del lóbulo frontal. Estas decisiones requieren tiempo de ejecución y habilidad. En la impulsividad no damos tiempo de reflexión para la ejecución de la respuesta más óptima. Se elije la respuesta que gratifica de inmediato.

Los impulsivos no pueden demorar la respuesta, se encuentran mal, con malestar.

Contestan sin ser preguntados, insultan al menor movimiento emocional de rechazo, son capaces de enfrentarse a un contrincante más fuerte que ellos (craso error).

Reconocimiento de las emociones

Las emociones no solo se expresan, también se reconocen en los otros, a través de gestos, de la mímica facial y sobretodo de la mirada.

La vía expresiva puede ser involuntaria (sale del pálido): expresión espontánea de alegría, tristeza, enfado, asco, sorpresa, miedo, empatia, terror... y expresión voluntaria (sale de frontal)

El reconocimiento a través de la mímica facial, del tono emocional y de la prosodia, nos habla de la intención de nuestro interlocutor o bien nos suscita por intuición la necesidad de huir de un peligro o de acercarnos a un bien.