01. Salud pública

Conforme al informe Acheson (1987), la salud pública es la ciencia y el arte de proteger la salud, prevenir la enfermedad, y promover la salud (y el bienestar y calidad de vida) mediante esfuerzos organizados de la sociedad.

Por su parte, el diccionario de salud pública de Last (2007) define la salud pública como una actividad organizada de la sociedad para promover, proteger, mejorar y, cuando sea necesario, restaurar la salud de los individuos, grupos específicos o de la población entera.

El ámbito de la salud pública es mayor que el de la medicina preventiva, pero ambas tienen la función de defender y mantener la salud de la población.

Antecedentes históricos

Los primeros cuidadores de la salud eran brujos, chamanes y curanderos.

Los egipcios instauraron las primeras normas de higiene personal, facilitaban agua no contaminada para el consumo y desarrollaron canales de desagüe para las aguas residuales.

Los hebreos mejoraron las normas de los egipcios. Hacia el 1500 a.C. crearon el primer código de higiene escrito, el levítico, que recogía deberes personales y comunitarios:

  • Aseo personal
  • Eliminación de las materias fecales
  • Protección del agua y los alimentos
  • Recogida de basuras y desechos
  • Protección de la maternidad
  • Aislamiento de leprosos
La Ley Mosaica o Toráh (5 primeros libros de la Biblia) regulaba la vida y la salud de los ciudadanos.

En la civilización griega se pasó de los planteamientos iniciales al concepto de Salud, de una medicina arcaica a la medicina clásica griega que rechazaba los elementos mágicos.

Se desarrollaron normas de salud pública:

  • Higiene personal, el deporte, el culto a la belleza.
  • Alimentación correcta y el saneamiento del medio ambiente.
El primer texto sobre patología científica occidental fue de Alcmeon de Crotona (500 a.C.), quien decía: "del equilibrio entre lo externo y lo interno surge la Salud".

"Lo que conserva la salud es el equilibrio de las potencias: de lo húmedo y lo seco, de lo frío y lo caliente, de lo amargo y lo dulce, etc, pero el predominio (de una) entre ellas es causa de enfermedad; pues el predominio de cada opuesto provoca la corrupción. La enfermedad tiene lugar: por razón de la causa eficiente, por un exceso de lo caliente o lo frío; por razón de la ocasión, por un exceso o defecto de alimentación; por razón del lugar, por la sangre, la médula o el cerebro. A veces se producen también otras por causas externas, por la cualidad de las aguas, el lugar, los trabajos, la violencia y otras semejantes. La salud (por el contrario) resulta de la mezcla proporcional de las cualidades".

En otras palabras, lo que conserva la salud es el equilibrio.

En el imperio romano mejora el saneamiento del medio junto con el cuidado del cuerpo la mayor preocupación sanitaria.

Los romanos mantuvieron las normas anteriores y mejoraron la ingeniería sanitaria a través de:

  • Baños públicos
  • Acueductos
  • Evacuación de aguas residuales
  • Eliminación de desechos
Acueductos y cloacas permitieron el crecimiento de las ciudades al garantizar unas condiciones higiénicas y sanitarias mínimas.

El desarrollo de la salud pública estaba ligado a las ideas de mejorar tanto el bienestar individual como el refinamiento y la estética presentes en estas civilizaciones.

Durante la Edad Media hay un retroceso en las normas de higiene y salud pública, se abandona el baño corporal. Se consideraba inmoral la contemplación del propio cuerpo. Se suprimen las prácticas de recogida de aguas residuales y basuras, y se abandonan los baños públicos.

Las ciudades se llenaron de inmundicias, suciedad y malos olores.

Pero no ocurrió así en la cultura árabe, que desarrolló las ciencias médicas:

  • Prohíbe el consumo de carne, por la triquinosis al norte de África
  • Prohíbe el consumo de alcohol, por la deshidratación de los soldados.
Durante la Edad Media se propagaron grandes plagas por transmisión fecohídrica, parásitos y roedores: fiebre tifoidea, peste y tifus exantemático.

Las malas condiciones socioeconómicas, la falta de alimentos, los grandes movimientos migratorios por motivos bélicos, religiosos y comerciales, unidos a la falta de higiene, propiciaron las mayores epidemias de la historia de la humanidad.

La lepra se propagó desde Asia menor a toda Europa. La primera medida sanitaria fue el aislamiento (la muerte cívica). Con esta inhumana, aunque eficaz medida sanitaria, en el siglo XVI la lepra en Europa estaba prácticamente controlada.

La peste invadió Europa en el siglo XIV (noviembre de 1347 llegó a Marsella) a través de los contactos comerciales con oriente. Entre 1347 y 1352 se propagó por toda Europa. Dada la falta de conocimiento de la enfermedad y su tratamiento, la peste afectaba a todas las clases sociales, hubo 25 millones de muertos.

A finales del XVIII, en 1796, Jenner descubre la primera vacuna, la de la viruela.

A mediados del siglo XIX, entre 1839 y 1850, se inicia la salud pública como filosofía social, práctica administrativa y política de gobierno.

Max Von Pettenkofer, sobre la higiene, dice: "la ciencia de la economía de la salud, igual que la economía política se ocupa de la economía de los bienes".

De la epidemia del cólera en Europa se extrajo que no solo los bacilos, sino también las condiciones higiénicas son importantes para prevenir, es fundamental beber agua limpia.

En la segunda mitad del siglo XIX hubo grandes descubrimientos microbiológicos, agentes causales de las enfermedades infecciosas. Se descubren las primeras vacunas y suero. Se desarrollan los términos "inmunología" y "teoría de la infección". Son fundamentales las obras de Louis Pasteur y Robert Koch.

En 1842, Edwin Chadwick escribe el informe de pobreza y enfermedad sobre el estado higiénico de las grandes ciudades y los distritos populosos de Inglaterra y Gales, en el que dice: "... mientras los habitantes de los lugares abandonados y sucios de las ciudades sean incapaces de valerse por sí mismos y obtener viviendas mejores y más saludables, con aire y luz suficientes, con abastecimiento de agua potable y con sistemas de eliminación de aguas residuales, su salud y fuerza física se verán perjudicadas, y sus vidas acortadas, por la influencia del medio ambiente exterior...".

Y concluye en que:

  • La salud depende en gran medida de las condiciones socioeconómicas y del saneamiento medioambiental.
  • Es necesario mejorar el saneamiento.
  • Hay que establecer acciones directas a determinados problemas de salud.
A lo largo de la historia todas las culturas avanzadas han aportado medidas de protección básicas en uno u otro sentido.

En 1854, John Snow (padre de la epidemiología), se ocupó de la prevención y propagación del cólera en Londres. Investigó los casos de cólera donde el agua estaba contaminada con heces, clausuró la bomba de agua y los casos disminuyeron.

Primeras definiciones de salud pública

Según Winslow (1920), la salud pública es la ciencia y el arte de impedir las enfermedades, prolongar la vida, fomentar la salud y la eficiencia física y mental, mediante el esfuerzo organizado de la comunidad para:

  1. el saneamiento del medio
  2. el control de las enfermedades transmisibles
  3. la educación de los individuos en los principios de la higiene personal
  4. la organización de los servicios médicos y de enfermería para el diagnóstico precoz y el tratamiento preventivo de las enfermedades.
  5. el desarrollo de los mecanismos sociales que aseguren a todas las personas un nivel de vida adecuado para la conservación de la salud, organizando estos beneficios de tal modo que cada individuo esté en condiciones de gozar de su derecho natural a la salud y a la longevidad.

Conforme a una definición más práctica, la salud pública es la ciencia y el arte de proteger la salud, prevenir la enfermedad, y promover la salud (y el bienestar y calidad de vida) mediante esfuerzos organizados de la sociedad (sistema de salud + sociedad en su conjunto).

Así, la salud pública se preocupa tanto de enfermos como de sanos.

Profesionales de enfermería en salud pública

En Lieja (1184), se fundaron las beguinas, que era una asociación de mujeres cristianas que dedicaron su vida a la ayuda de los desamparados mediante labores intelectuales. Se expandieron por Flandes, norte de Francia y sur de Alemania.

Febe (60 d.C.) se considera la primera enfermera de la historia, es reconocida como la primera diaconisa y la primera enfermera visitadora siendo la única diaconisa a quien menciona San Pablo en el Nuevo Testamento.

A mitad del siglo XIX aparece en Gran Bretaña la enfermería en salud pública. Florence Nightingale es célebre por la aplicación pionera que hizo del análisis estadístico a la sanidad y a la enfermería profesional. Se considera la pionera de la enfermería moderna. Escribió unas notas sobre enfermería, la preocupación de los cuidados a los pacientes. La eficacia presidió sus trabajos.

La enfermería en salud pública nació en el movimiento sanitario inglés del siglo XIX. En 1837 Edwin Chadwick escribió el "Informe sobre las condiciones sanitarias de la población trabajadora en Gran Bretaña" en el que los profesionales sanitarios mostraron gran interés por la actuación en el ámbito comunitario.

Otros dos intentos de actividades por preservar la salud fueron la Sociedad epidemiológica de Londres (1854-1856), formada por médicos de distinta clase social para formar a mujeres de la clase trabajadora. Y en Liverpool, William Rathbone, la primera organización de enfermería en salud pública, en la que dividen en 18 distritos con las siguientes funciones:

  • Visita domiciliaria a enfermos: la enfermera no lo es solo en el hospital, sino que también atiende a la comunidad.
  • Educación sanitaria: se realizan actividades de prevención.
  • Asistencia sanitaria.
Rathbone y Nigthingale llegaron a la conclusión de la necesidad de un plan de formación para estas enfermeras separadas de las enfermeras del hospital. En 1862 se abre la primera escuela de enfermería en Salud Pública en el mundo, otras ciudades copian su modelo.

En paralelo aunque con una situación económica diferente, en Estados Unidos se produce un proceso parecido al movimiento sanitario británico.

En EEUU el origen de la enfermería en Salud Pública se encuentra en Nueva York en 1893.

Desarrollo de la salud pública

El desarrollo de la salud pública pone el énfasis en la responsabilidad colectiva sobre la salud y el papel central del Estado en promover y proteger la salud. Evidencia un enfoque poblacional y su predilección por la prevención primaria de la enfermedad a través de la promoción y la protección de la salud:

  • Se integran múltiples disciplinas y metodologías.
  • Compromiso y trabajo asociado con la población a la que sirve.
  • Atención tanto a los determinantes de salud como a los factores de riesgo.
Las funciones en salud pública son:
  • Valoración y vigilancia del estado de salud de la población y del impacto que tienen en la salud las políticas e intervenciones públicas sanitarias y de otra índole.
  • Identificación de las políticas efectivas que mejoran la salud y resuelven los problemas de salud pública.
  • Implantación y gestión eficiente de las estrategias de la salud pública: promoción y protección de la salud.
  • Desarrollo de los programas y servicios de prevención y de los de acción directa de la salud pública:
    • Control de brotes de enfermedad.
    • Manejo de desastres.
    • Otras crisis de salud pública.
  • Aseguramiento de la provisión de servicios sanitarios efectivos, accesibles, de alta calidad y dirigidos por sus resultados en salud. Garantizar la prestación de servicios sanitarios.
  • Evaluación de las políticas, las estrategias y los servicios de salud pública.

Enfermería comunitaria

La enfermera en Salud Comunitaria tiene como sujeto a la comunicación global y sus acciones están dirigidas a la población como un todo. En su ejercicio integra los conceptos y métodos de las ciencias de la Salud Pública con los de enfermería para: promover, mantener y restaurar la salud de la comunidad.

Características principales:

  • Se realiza en Centros de Salud y en domicilio.
    • Centros de Salud:
      • Estudio comunitario
      • Programas de Educación para la Salud
      • Consultas a demanda, programadas y urgentes
    • Atención domiciliaria:
      • Pacientes inmovilizados
      • Enfermos terminales
  • Se realiza por el Equipo de Salud, coordinados por un departamento de salud.
  • Asistencia prestada de forma gradual:
    • Centro de Salud
    • Centro de especialidades
    • Hospital