02. La salud

Hasta la Segunda Guerra Mundial, se asociaba el concepto de salud con ausencia de enfermedad. Actualmente, ésta concepción sigue vigente en algunos sectores de la sociedad. Se poseía salud cuando no se estaba enfermo.

Entre 1940 y 1950 se considera sano al individuo o colectivo que siente bienestar en ausencia de malestar.

Según Sigerist (1941), la salud no es simplemente la ausencia de enfermedad, es algo positivo, una actitud gozosa y una aceptación alegre de las responsabilidades que la vida impone al individuo.

Conforme a Stampar (OMS, 1946), la salud es el estado completo de bienestar físico, mental y social, y no sólo la ausencia de enfermedades o invalideces.

En la salud influyen determinantes relacionados directa o indirectamente con factores ambientales y estrategias sanitarias.

Wyllie (1970) señala que la salud es el continuo y perfecto ajuste del hombre a su medio ambiente, y la enfermedad el continuo y perfecto desajuste del hombre a su medio ambiente.

Para Milton Terris (1980), la salud es el estado de bienestar físico, mental y social con capacidad de funcionamiento (introduce la posibilidad de medir el grado de salud), y no sólo la ausencia de enfermedades o invalideces.

Continuo salud-enfermedad de Terris, 1980

Historia natural de la enfermedad

Periodo prepatogénico

El periodo prepatogénico es el periodo durante el cual interactúan factores exógenos y endógenos que facilitan la reproducción y desarrollo de una enfermedad, son los que se llaman: factores de riesgo.

Los factores de riesgo pueden ser de origen genético (endógenos) y/o ambientales (exógenos). La interacción de estos factores físicos, químicos, biológicos, sociales, ..., son responsables de la enfermedad.

Así, los estados de salud y enfermedad dependen de numerosas variables.

Periodo patogénico = Periodo de incubación -> Periodo de latencia -> Periodo clínico.

Periodo subclínico:

  • Periodo de incubación: enfermedades transmisibles. Rápida evolución.
  • Periodo de latencia: enfermedades de tipo degenerativo. Lenta evolución
Periodo clínico: afectación de los órganos y tejidos diana. Signos y síntomas característicos de la enfermedad.

Prevención de la enfermedad

Hay tres niveles de prevención: primaria, secundaria y terciaria.

La OMS define la prevención primaria como todas las acciones destinadas a disminuir la incidencia de una enfermedad en una población reduciendo el riesgo de aparición de nuevos casos.

La prevención secundaria son las acciones destinadas a disminuir la prevalencia de una enfermedad en una población reduciendo la evolución y la duración de la enfermedad. Aplicable a poblaciones teóricamente sanas y realizando la prevención por un despistaje precoz y un tratamiento eficaz.

La prevención terciaria son las acciones destinadas a disminuir la prevalencia de incapacidades crónicas reduciendo al mínimo las invalideces funcionales consecutivas a la enfermedad.

Por tanto, la prevención primaria consiste en actuar antes de que aparezca la enfermedad. Las actuaciones se desarrollan en el periodo prepatogénico. Se trata de proteger a las poblaciones de aquellos agentes que pueden generar la enfermedad.

Los tipos de intervención en prevención primaria van dirigidas a la promoción y protección de la salud, y la educación para la salud.

La prevención secundaria consiste en intervenir en la fase pre-sintomática de la enfermedad para frenar su curso. Está basada en el diagnóstico precoz y el tratamiento adecuado.

Los tipos de intervención en prevención secundaria son: el autoexamen y el screming-cribado masivo.

La prevención terciaria exige evitar que el proceso evolucione hacia la muerte o a la invalidez, procurando que la curación sea lo más precoz y definitiva posible. En el momento de la enfermedad trata de reducir las complicaciones, curar la enfermedad, rehabilitar y reintegrar.

Los tipos de intervención en prevención terciaria son: el tratamiento y la rehabilitación.

Promoción de la salud

Para la OMS (1998), la prevención consiste en medidas destinadas no solamente a prevenir la aparición de la enfermedad, tales como la reducción de factores de riesgo, sino también a detener su avance y atenuar sus consecuencias una vez establecida.

Pender (1996) señala que el estilo de vida es un patrón multidimensional de acciones que la persona realiza a lo largo de su vida y que se proyecta directamente en la salud.

La promoción de la salud es una ciencia y un arte que ayuda a las personas a cambiar sus modos de vida, para que puedan dirigirse hacia un estado de salud óptima. Ésta se define como un equilibrio entre la salud física, emocional, social e intelectual.

Un cambio de modo de vida puede lograrse por una combinación de ensayos de sensibilización, de cambio de comportamientos y de creación de un entorno de apoyo, que animan las costumbres saludables.

La promoción de la salud es el proceso que permite a las personas incrementar el control sobre los determinantes de la salud y en consecuencia, mejorarla (OMS, 1986). La misma carta de Ottawa continua diciendo que la promoción de la salud es el proceso que proporciona a las poblaciones los medios necesarios para ejercer el máximo control sobre su propia salud y así poder mejorarla.

La salud es un recurso para la vida y no el objetivo de la vida:

  • Un recurso para el progreso social, económico e individual.
  • La promoción de la salud vincula a la gente y su entorno.
  • Combina la elección personal con la responsabilidad social para conseguir un futuro más saludable.
Las condiciones y recursos fundamentales para la salud son:
  • Paz
  • Vivienda
  • Educación
  • Alimento
  • Ingresos económicos
  • Ecosistema estable
  • Mantenimiento de los recursos
  • Justicia y equidad sociales
La mejora de la salud requiere una base sólida fundamentada en estos prerrequisitos.

Las intervenciones en promoción de salud deben garantizar la igualdad en materia de salud.

Estrategias para la promoción de la salud:

  1. Elaborar una política pública saludable
  2. Crear medios que favorezcan la salud
  3. Reforzar la acción comunitaria
  4. Desarrollar las aptitudes personales
  5. Reorientar los servicios sanitarios
Elaborar una política pública saludable. Se trata de inscribir la salud en el orden del día de los responsables políticos. Esta condicionada por la política económica, industrial, del trabajo, del medio ambiente, etc. Debe utilizar métodos que den lugar a unos bienes y servicios más sanos y menos peligrosos.

Crear medios que favorezcan la salud:

  • Medio ambiente físico
  • Medio ambiente cultural
  • Medio ambiente político
  • Medio ambiente social
  • Medio ambiente económico
Reforzar la acción comunitaria. Trabajar en promoción de la salud es trabajar con la comunidad, no es trabajar sobre la comunidad. Promocionar la salud mediante acciones comunitarias (prioridades, decisiones, planificar estrategia y aportar medios para lograrlo...) pero lo más importante: el empoderamiento de las comunidades. Capacitar a la población para que pueda controlar y ser dueña de su propio destino.

Desarrollar aptitudes personales. El objetivo es el desarrollo individual y colectivo, a través de la información, la educación, potenciando habilidades, para que la población ejerza un mayor control sobre la salud y sobre los ambientes.

Reorientar los servicios sanitarios. Se trata de dar respuesta a las necesidades de los individuos y la comunidad. Coordinar el sector sanitario con el resto de sectores (políticos, sociales, económicos y ambientales). El sector sanitario ha de orientarse hacia la promoción de la salud, más allá de servicios clínicos y curativos. Se han de dirigir las actividades de investigación y garantizar la formación de los profesionales.