Derecho‎ > ‎Grado en Derecho‎ > ‎Teoría del Derecho‎ > ‎

La diversidad sistemática del conocimiento jurídico

Grandes rasgos de la evolución de los saberes jurídicos

Al analizar el desarrollo experimentado por el conocimiento jurídico a través de la Historia, no parece posible eludir la presencia de esta especie de “ley” que ha guiado el proceso evolutivo general del pensamiento humano: el principio de la creciente diversificación y especialización del saber. El conocimiento o saber jurídico ha experimentado también la influencia de 2 frentes complementarios en que ha avanzado el proceso general: el de la constitución de grandes bloques epistemológicos dispares y el de la consolidación de sectores o parcelas relativamente independientes dentro de cada bloque. Así, la reflexión q los hombres han desarrolla-do sobre el Dcho a lo largo de la Hª, se ha colocado en alguna perspectiva: la del saber práctico, la del religioso, la del filosófico y la del científico estricto.

En ese constante avance del proceso de racionalización que el hombre desarrolla en relación con su propio mundo, el movimiento se ha producido siempre, al parecer, en el sentido que va desde la explicación mítica o religiosa hasta la explicación filosófica y científica.

El origen de la Filosofía del Derecho

La perspectiva filosófica ha estado permanentemente presente en todas las grandes manifestaciones históricas del saber jurídico, si bien, se ha visto mediatizada sp por tensiones de origen religioso y de su destino secularizador.

El positivismo jurídico: la Ciencia del Derecho

El conocim científico estricto responde, ante todo, a la preocupación de delimitar y explicar el alcance normativo de cada una de las reglas contenidas en los respectivos Dchos u ordenamientos jurídicos históricos. Debido al gran crecim interno y a la consiguiente independización de los diversos sectores o cuerpos de normas jurídicas (el civil, el penal, el mercantil, el administrativo, el laboral, etc) se ha producido dentro del conocimiento científico del Derecho un continuo despliegue de investigaciones sectoriales que se han integrado en la tupida trama actual de las ciencias jurídicas normativo-sistemáticas. Y esas investigaciones, constituidas en disciplinas académicas, son las que ocupan hoy por dcho propio el núcleo representativo de los estudios jurídicos oficiales y las que se convierten casi sp en el prioritario objeto para estudiantes de Dcho.

Las “revueltas contra el formalismo” jurídico: la Sociología del Dcho

No se constituyó claramente como ciencia hasta comienzos del s. XX. Es la ciencia o manifestación del conocimiento jurídico que pretende descubrir, verificar y formular sistemáticamente las relaciones de interdependencia que existen entre el Derecho y los demás hechos o agentes sociales.

La ciencia o saber jurídico sociológico tiene como objeto propio de estudio al Derecho en cuanto fenómeno social que existe dentro de una compleja red de interferencias mutuas con todos los fenómenos sociales y que, en consecuencia, es influido por los múltiples condicionamientos procedentes de esos fenómenos. El análisis sociológico debe ocuparse de:

  1. Estudio dela dependencia que tiene el Derecho respecto de la organización social en la que ha nacido y se desarrolla.

  2. Investigación acerca dela influencia que el propio Dcho ejerce sobre los ppales mecanismos de la organización social y sobre su desarrollo.

  3. Análisis de la relación de dependencia que tienen entre sí los valores jurídicos y los otros valores o ppios que informan el sistema social, determinando al mismo tiempo las consecuencias que esa influencia provoca en el Derecho y en la realidad social total.

El camino o método que puede y debe seguir la investigación sociológica del Dcho ha de ser complejo. Por una parte,como ciencia de hechos sociales que es, ha de desarrollar una investigación fundamentalm. explicativa y descriptiva, basada en la observación empírica y objetiva de los fenómenos jurídicos. Pero, por otra parte, la Sociología del Dcho tiene q acceder al conocim comprensivo de la realidad jurídica, es decir, al descubrimiento de la significación o intencionalidad humana que el Dcho inevitablemente realiza.Observación-explicación por un lado, y comprensión, por otro son,

pues, las dos direcciones complementarias por las que ha de avanzar inexcusablemente la Sociología Jurídica en el camino de su análisis de las relaciones de interdependencia entre el fenómeno jurídico y los demás hechos o factores relevantes de la vida social.

Es inevitable asimismo que esta ciencia armonice en su investigación la dimensión teórica o la dimensión inmediatamente empírica.

Panorama de los saberes jurídicos en la actualidad

En la situación actual, el horizonte de los saberes jurídicos incluye un elenco sumamente amplio de conocimientos o “ciencias” que, aunque en ningún caso llegan a ser del todo independientes, sí son lo suficientemente distintos como para recibir un tratamiento científico y académico separado.

Puede concretarse hoy (tras eliminar a la consideración religiosa, por ser muy poco significativa y avanzando desde el menor al mayor grado de generalidad y abstracción) en estas 3 grandes regiones o campos:

  1. El del saber jurídico práctico: incluye la política jurídica y la jurisprudencia.

  2. El área del saber jurídico científico, que integra el sector de las ciencias jurídicas fáctico-sistemáticas, el de las ciencias jurídicas normativo-sistemáticas y el de las ciencias jurídicas normativo-sistemáticas.

  3. El área del saber jurídico filosófico, que se proyecta en la teoría del conocim. jurídico, la teoría fundamental del Dcho y la teoría del Derecho justo.

El sentido y la función de la Filosofía del Derecho

El conocim filosófico del Dcho es un saber autónomo y pantónomo. Por ser autónomo busca el conocimiento de los primeros ppios y la razones últimas de lo jurídico, sin dar por firme ninguna verdad previa y sin fundamentar la veracidad de sus conclusiones en ningún otro conocimiento jurídico anterior. Es él el que da razón de la existencia, sentido y alcance de las otras manifestaciones o niveles del conocimiento jurídico; ha de considerarse el conocim jurídico primario desde el punto de vista lógico.

Por ser pantónomo,intenta proporcionar una compresión totalizadora de la realidad jurídica, enfrentándose a ella con el designio de dar una explicación racional y motivada de lo jurídico en cuanto totalidad unitaria, de modo q no quede fuera de su ámbito de eficiencia explicativa ninguno de los aspectos de la realidad del Derecho o del conocimiento del mismo. Luego, dicho conocimiento ha surgido desde y dentro de la filosofía gral

El conocimiento filosófico del Dcho, está reconocido y aceptado y es un tipo o nivel de reflexión imprescindible ya q sin él, varios aspectos imp’ de la realidad del Dcho carecerían de explicación satisfactoria. La filosofía, que se realiza fundamentalm. como reflexión sobre el propio conocer (th. del conocimiento), y como reflexión sobre el actuar del sujeto cognoscente (th de la conducta o ética), termina siendo tb reflexión sobre las realidades que, como el Dcho, se interfieren con el ser, el conocer y el actuar del sujeto que filosofa.

Principales ámbitos de proyección de la reflexión Iusfilosófica

  • En relación con la posibilidad y alcance del conocimiento jurídico: análisis de la posibilidad radical, de las virtualidades y las bases de fiabilidad del conocimiento racional práctico; delimitación y coordinación de las respectivas tareas específicas de las filosofía ética, la filosofía jurídica y la política; investigación acerca de las posibilidades, límites y exigencias metódicas de los diversos ámbitos del conocimiento jurídico.

  • En relación con la delimitación y caracterización esencial del Dcho: fijación del sentido y función que corresponde al Dcho dentro de la vida social; det. de los elementos o ppios básicos que constituyen la realidad óntico-existen-cial (naturaleza o modo de ser) del Dcho; contraste la normatividad jurídica con los otros tipos básicos de normatividad de la conducta humana social (Moral y Usos sociales, ppalm); examen de la dependencia estructural del Dcho respecto de otros factores actuantes en al organización de la socie-dad (religión, economía o poder político); determinación racionalm fundada del concepto “esencial” del Dcho y de las categorías jurídicas fundamentales

  • En relación con la legitimación o justificación ética de las leyes jurídicas: discusión fundamental acerca de los criterios que pueden/deben ser utilizados par medir el grado de racionalidad y humanidad (es decir, corrección y justicia) de las normas jurídicas vigentes; examen crítico del alcance de la obligatoriedad del Derecho dentro del análisis de las exigencias de armonización entre los imperativos del ppio de ordenación ética pública (Dcho/Moral social) y los del ppio de ordenación ética privada (Moral individual/Religión); sistematización de una teoría global de los dchos humanos en la que se desarrolle una fundamentación racional de los mismos; esclarecimiento de las exigencias radicales que los dchos humanos proyectan sobre la configuración de la ordenación jurídica de la convivencia.

Todas estas tares son complementarias y contribuyen a la plena realización del destino o función que corresponde a ese conocimiento dentro del sistema gral del saber jurídico. Todas estas tareas están vinculadas a alguno de los temas de base a que se enfrenta el análisis filosófico del Dcho: el problema gnoseológico (o del conocimiento jurídico), el ontológico (o del ser del Dcho) y el deontológico (o deber-ser del Derecho).

En consecuencia, dicho conocimiento, se ha ido especializando o diversificando en relación con estos 3 grandes interrogantes.