Derecho‎ > ‎Grado en Derecho‎ > ‎Derecho Procesal I‎ > ‎

Los recursos (V). El procedimiento de la casación y los recursos en interés de ley y de queja

El procedimiento del recurso de casación

La sucesión de actos en que el procedimiento de casación consiste se estructura en 6 etapas: a) interposición; b) remisión de los autos; c) admisión; d) oposición; e) vista; y f) decisión. Las tres primeras integran la fase inicial de instrucción del recurso (arts. 479-482), y las tres últimas la final de sustanciación y decisión del mismo (arts. 483-487).

La preparación del recurso

Órgano competente

La Ley 37/2011 de medidas de agilización procesal, suprimió el escrito de anuncio o preparación del recurso y, al igual que sucede con el recurso de apelación, lo refundió en un solo acto: el escrito de interposición. Pero la competencia funcional permanece y corresponde a la Audiencia Provincial -o a la Sección de ésta, si hay varias- que haya dictado la sentencia impugnada y, dentro de ella, la Ley 13/2009 distingue entre la admisión del recurso, que corresponde al Secretario, y su inadmisión que sigue siendo competencia del Tribunal (art. 479.2).

Plazo

El escrito de interposición deberá presentarse ante el Tribunal que hubiere dictado la sentencia impugnada dentro del plazo de 20 días contados desde el día siguiente a su notificación (art. 479.1). Esta regla general se ve excepcionada únicamente en aquéllos casos en que se hubiese solicitado la aclaración de la sentencia dictada en apelación al amparo de lo dispuesto en el art. 214, pues en tal caso, el plazo se verá ampliado, ya que los 20 días comenzarán a contarse a partir de "la notificación de su aclaración o de la denegación de ésta" (art. 448.2). Por lo demás, en cuanto al cómputo del plazo habrá de tenerse en cuenta lo dispuesto al efecto en los arts. 133 a 136.

Deberá tenerse en cuenta, para el cómputo del plazo, lo prevenido en los arts. 133 y ss, y para la presentación del escrito, de un lado, la posibilidad que ofrece el art. 135 de efectuarla "hasta las 15 horas del día hábil siguiente al del vencimiento del plazo, en la Secretaría del Tribunal o, de existir, en la oficina o servicio de registro central", y de otro, la exigencia recogida en el art. 276.2 de dar traslado previo a los procuradores de las partes contrarias de copia del escrito de interposición y documentos que le acompañen, toda vez que, según el art. 277, "no se admitirá la presentación de escritos y documentos si no consta que se ha realizado el traslado de las copias correspondientes a las demás partes personadas".

Siendo el plazo para interponer el recurso de caducidad y su observancia, por tanto, ineludible para todos los sujetos del proceso, una vez que el mismo finaliza sin que se haya presentado el correspondiente escrito, "se declarará desierto y se impondrán al recurrente las costas causadas, si las hubiere" (art. 481.4).

Contenido

El recurrente habrá de identificar en el escrito de interposición la sentencia que recurre y los pronunciamientos que de ella impugna. Asimismo, habrá de reflejar el juicio de relevancia de la norma supuestamente infringida o, lo que es lo mismo, habrá de demostrar en qué medida la infracción de la referida norma ha provocado un fallo con un contenido adverso para el recurrente.

Igualmente, y aunque los preceptos no lo digan de modo expreso, el recurrente habrá de haber efectuado los depósitos y consignaciones pertinentes: el común de 50€ establecido por la Disp. Ad. 15 LOPJ y el del art. 449 LEC, siempre que, en este último supuesto, sea el demandado quien pretenda interponer el recurso de casación en alguno de los tres procesos especiales que dicho precepto menciona. Tratándose de procesos que llevan aparejado el lanzamiento, el demandado que ha resultado condenado deberá manifestar en el escrito de interposición del recurso tener satisfechas las rentas vencidas y las que con arreglo al contrato deba pagar adelantadas, y acreditar tal extremo acompañando a dicho escrito el documento justificativo del pago. En el caso de procesos en que se hubiese pretendido la condena a indemnizar los daños y perjuicios derivados de la circulación de vehículos a motor, el condenado deberá manifestar y acreditar al interponer su recurso haber constituido depósito (o aval) por el importe de la condena más los intereses y recargos exigibles. Por último, en los procesos en que se pretenda la condena al pago de las cantidades debidas por un propietario a la comunidad de vecinos, el condenado habrá de manifestar y acreditar al interponer su recurso tener satisfecha o consignada (o avalada) la cantidad líquida a que se contrae la sentencia condenatoria. La falta de manifestación se considera un defecto no subsanable, por lo que, una vez constatada su ausencia, procederá inadmitir sin más trámites el recurso. Por el contrario, la LEC entiende que la sola ausencia de la acreditación documental de tales hechos es subsanable, por lo que, de acuerdo al art. 231, se habrá de conceder a la parte recurrente, en tal caso, un plazo de subsanación, y solo cuando haya transcurrido sin que dicha acreditación se produzca, procederá acordar su inadmisión.

Del contenido del recurso de casación se ocupa el art. 481.1, en cuya virtud "En el escrito de interposición se expresará el supuesto, de los previstos por el artículo 477.2, conforme al que se pretende recurrir la sentencia. Igualmente se expondrán, con la necesaria extensión, los fundamentos y se podrá pedir la celebración de la vista". Así, pues, en dicho escrito habrá de concentrar el recurrente todas sus alegaciones, procesales y materiales. La LEC no dice mucho más al respecto, pero teniendo en cuenta que, para que el recurso pueda ser estimado, es preciso, en primer lugar, que sea admisible, y en segundo lugar, que sea fundado, parece lógico que las argumentaciones jurídicas se dirijan a hacer ver al órgano de casación que el recurso cumple todos los presupuestos y requisitos procesales.