Derecho‎ > ‎Grado en Derecho‎ > ‎Derecho Procesal I‎ > ‎

Los medios de rescisión de la cosa juzgada. El recurso de audiencia al rebelde y el de revisión

Los medios de rescisión de la cosa juzgada

Debido a que la "justicia" es un valor superior de nuestro OJ, el ordenamiento procesal no puede permanecer impasible ante la posibilidad de existencia de sentencias firmes, que, bien sea por la circunstancia de que se han dictado "inaudita parte" sin posibilidad de defensa por el demandado, bien porque, con posterioridad a la publicación de la sentencia y como consecuencia de la aparición de nuevos hechos que evidencian la equivocación del juzgador, pueda existir la fundada sospecha de que dichas sentencias contravienen a dicho valor constitucional de la justicia.

En tales supuestos, el principio de seguridad jurídica del art. 9.3 CE ha de ceder a favor del valor superior de "justicia".

Para obtener este objetivo, surgen los medios de rescisión de la cosa juzgada, los cuales, presuponen la existencia de una sentencia firme, que en cuanto tal, goza de todos los efectos de cosa juzgada, estando dirigidos a conseguir su nulidad y, en su caso, a obtener la retroacción de las actuaciones procesales a fin de restablecer el vicio procesal causante de una indefensión material.

En definitiva, se trata de restablecer determinados derechos fundamentales contenidos en el derecho a la tutela judicial efectiva del art. 24.1, como lo son los derechos fundamentales de acceso al proceso y de defensa, así como el derecho a la obtención de una resolución ajustada a Derecho y congruente. Así, pues, y en la medida en que, a través de tales medios de rescisión, se pueden restablecer los referidos derechos fundamentales, tales procesos impugnativos participan también de la naturaleza del amparo ordinario (art. 53.2 CE), si bien, en todo lo referente a la exigencia del agotamiento previo de la vía judicial para posibilitar la interposición del recurso de amparo (art. 44.1 LOTC), el TC no los considera incluidos, salvedad hecha del incidente de nulidad de actuaciones, cuando se revele útil para el remedio de la lesión, lo que acontece necesariamente, no sólo en los supuestos de "incongruencia omisiva", sino también en todos los casos de vulneración de los derechos fundamentales contemplados en el art. 53.2 CE (STC 135/2007).

Los medios de rescisión de la cosa juzgada vienen determinados por los "recursos" de audiencia al rebelde, de revisión y el incidente de nulidad de actuaciones, cuando esta última acción de nulidad no se interponga en el preclusivo plazo de 20 días, en cuyo caso ha de merecer la calificación de remedio extraordinario.

Ninguno de estos medios de rescisión constituye medio de impugnación alguno, sino procesos autónomos de anulación de las sentencias firmes. De aquí que la LEC rotule los Títulos V y VI del Libro II con "De la rebeldía y de la rescisión de las Sentencias firmes" y "De la revisión de las Sentencias firmes" respectivamente.

El recurso de audiencia al rebelde

Concepto, fundamento y naturaleza

Previsto en los arts. 496-508 LEC, el "recurso de audiencia al rebelde" encierra una pretensión constitutiva de anulación, interpuesta por el demandado rebelde, contra la Sentencia, dictada en su ausencia, y fundada en su imposibilidad de comparecencia al proceso o en el desconocimiento de su existencia.

El fundamento de este medio reside en el derecho a la tutela judicial efectiva que ha de garantizar siempre el libre acceso de los ciudadanos al proceso, así como en su derecho de defensa o a no ser condenados sin haber tenido la posibilidad de haber sido oídos. Se trata de evitar que sea condenado quien no ha tenido siquiera la oportunidad procesal de ejercitar su derecho de defensa.

Pero no obstante su denominación, no integra recurso alguno, pues, si los recursos proceden contra resoluciones no firmes, este medio presupone precisamente la existencia de una sentencia firme. Por esta razón, más que ante un recurso, nos encontramos ante una acción impugnatoria autónoma, a través de cuyo ejercicio se interpone una pretensión constitutiva de anulación de una sentencia firme por las tasadas causas contempladas en la LEC.

Legitimación

La legitimación para la interposición de este medio autónomo de rescisión de la sentencia incumbe exclusivamente al demandado ausente, declarado en rebeldía y que se haya visto impedido de comparecer en el juicio.

Del concepto se infieren las siguientes notas esenciales.

En primer lugar, la de que quien no ha sido parte en el proceso carece de legitimación alguna. Aunque no constituya un recurso, quien pretenda la rescisión de la sentencia ha de cumplir con los presupuestos comunes de los medios de impugnación, como lo son el gravamen, de un lado, y el derecho de conducción procesal, de otro, ya que el legitimado activamente habrá de haber sido demandado en el proceso y declarado rebelde.