Derecho‎ > ‎Grado en Derecho‎ > ‎Derecho del Trabajo‎ > ‎

Negociación colectiva

La negociación colectiva como derecho constitucional

El artículo 37.1 CE establece que "la ley garantizará el derecho a la negociación colectiva laboral entre los representantes de los trabajadores y empresarios, así como la fuerza vinculante de los convenios colectivos".

Derecho constitucional del que son titulares los representantes de trabajadores y empresarios y que se proyecta sobre la ordenación de las relaciones laborales.

Interesa resaltar los siguientes extremos:

  1. Es un derecho constitucional en principio no tutelable por la vía del recurso de amparo ante el TC, si bien, determinadas vulneraciones pueden ser objeto del recurso de amparo si implican lesión, a su vez, del derecho de libertad sindical. La jurisprudencia constitucional ha declarado con reiteración que el derecho a la negociación colectiva forma parte del contenido esencial del derecho de libertad sindical.

  2. La CE encomienda a la Ley un papel relevante, toda vez que la Ley está obligada a garantizar dicho derecho.

  3. Es un derecho de titularidad colectiva. Quienes negocian son siempre sujetos colectivos. El empresario, a estos efectos, es un sujeto colectivo.

  4. La CE ha eludido configurar la negociación colectiva como un derecho de exclusiva titularidad sindical, haciendo posible que los comités de empresa puedan negociar convenios colectivos.

  5. Se trata de un derecho constitucional en principio reconocido al personal laboral y no a los funcionarios públicos, si bien estos últimos son titulares del derecho de libertad sindical del que forma parte, como contenido esencial, la negociación colectiva. De hecho, los funcionarios públicos tienen reconocido el derecho a la negociación colectiva desde 1987, en los términos actualmente regulados en el Estatuto Básico del Empleado Público (Ley 7/2007).

  6. La expresión constitucional "fuerza vinculante de los convenios", fuerza que la ley ha de garantizar, ha sido interpretada por la jurisprudencia constitucional en el sentido de que "implica la atribución a los convenios colectivos de una eficacia jurídica en virtud de la cual el contenido normativo de aquéllos se impone a las relaciones individuales de trabajo incluidas en su ámbito de aplicación de manera automática, sin precisar el auxilio de técnicas de contractualización ni necesitar el complemento de voluntades individuales".