El Tribunal de Justicia de la UE

El modelo judicial de la UE

La función judicial en la UE corresponde desempeñarla, con carácter general y común, a los Jueces y Tribunales nacionales. Sólo en casos específicos, en los que se requiere un ejercicio de dicha función de manera centralizada por un órgano común y propio de la UE, aquella se atribuye a una Institución judicial: El Tribunal de Justicia.

El TJ (o TJUE como prefiráis) ejerce el control de la conformidad del Derecho derivado y se encarga del conocimiento de determinados recursos jurisdiccionales que era conveniente conocer de forma centralizada y no sobre la base descentralizada que en principio caracteriza al ejercicio de la función judicial europea. No obstante, el Juez común de Derecho europeo es el Juez nacional. Esta institución se encuentra actualmente integrada por dos órganos jurisdiccionales (el propio TJ en sí y el Tribunal General) permitiendo al Legislador la creación de tribunales especializados para contenciosos de materias específicas.

El Tribunal de Justicia de la UE: naturaleza, composición, funcionamiento y competencias

Naturaleza

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea es el más alto órgano jurisdiccional de la Unión. En colaboración con los juzgados y tribunales de los Estados miembros, vela por la aplicación y la interpretación uniforme del Derecho de la Unión. Está integrado por un juez procedente de cada Estado miembro.

Composición

El TJ está compuesto por un juez por Estado miembro, nombrados de común acuerdo por los Gobiernos de los Estados miembros por un período de 6 años, de entre personalidades jurisdiccionales o jurisconsultos de reconocida competencia, que ofrezcan garantía de independencia y cumplan las condiciones para su ejercicio.

El Tratado de Funcionamiento ha creado un Comité para que se pronuncie sobre la idoneidad de los candidatos a Juez y Abogado General propuestos por cada Estado. La nacionalidad de los candidatos no es determinante.

El mandato de los jueces puede acabar:
  • por haber cumplido el plazo de su mandato y no ser reelegido,

  • por muerte,

  • por dimisión,

  • por impedimento físico, y

  • por cese.

Aunque la duración de su mandato es de 6 años, se renuevan parcialmente cada tres. La finalidad de esta renovación es asegurar cierta continuidad en la composición del TJ.

Para asegurar la independencia funcional, los jueces cuentan con su inamovilidad e inmunidad. Así, el juez del TJ no puede ser privado de su mandato nada más que por causa grave y sobre la que decide el propio Tribunal en Pleno. E, igualmente, inmunidad de jurisdicción civil y penal para todo lo relativo al ejercicio de sus funciones durante el desempeño de éstas y después de haberlas ejercido, por todos los actos realizados con carácter oficial, incluidas las manifestaciones orales o escritas. Sólo el Tribunal en Pleno podrá retirar la inmunidad.

Además, el TJ está asistido por 8 Abogados Generales, cuya función principal es el análisis detallado del litigio que le ha sido asignado y presentar sus Conclusiones para facilitar al Tribunal una síntesis objetiva de las cuestiones debatidas.

Funcionamiento

La organización administrativa tiene al frente al Secretario General de la institución -que es también Secretario del TJ- cuyos servicios dirige bajo la autoridad del Presidente del Tribunal. Bajo la cabeza administrativa, en primer lugar, un Registro. En segundo lugar, el personal judicial que no participa en la deliberación de las decisiones: los Abogados Generales. Y en tercer lugar, la subdivisión en Salas.

La originalidad del TJ estriba en su carácter multinacional, derivado de la presencia de un juez de cada Estado miembro, la inexistencia de recusación por motivos de nacionalidad, la colegialidad en el funcionamiento del Tribunal, y el plurilingüismo derivado del carácter oficial de todos los idiomas de los Estados miembros.

Al frente se encuentra su Presidente, que es elegido por 3 años inmediatamente después de la renovación parcial del Tribunal, por los propios jueces y entre ellos, siendo su mandato renovable. El Presidente ejerce una doble función: administrativa y jurisdiccional. Jurisdiccional porque, entre otras funciones, en cuanto se presente una demanda, el Presidente atribuirá el asunto a una Sala y designará entre sus miembros al Juez Ponente. Y administrativa porque la gestión financiera y contable se asegura por el Secretario bajo la autoridad del Presidente.

El Juez Ponente designado por el Presidente, es el encargado de instruir y estudiar el asunto. Preparará al efecto y según el estado del proceso, un informe preliminar con propuestas sobre la procedencia de practicar diligencias de prueba u otras medidas preparatorias; un informe para la vista con la exposición de los hechos, del procedimiento seguido hasta la apertura de la fase oral, las pretensiones de las partes y los principales motivos y argumentos presentados por éstas; y finalmente, un proyecto de sentencia que será la base de las deliberaciones del Tribunal.

El TJ se reúne en Salas de tres o cinco jueces, en Gran Sala (15 jueces) y también en Pleno.

Actúa en Pleno en casos excepcionales previstos en su Estatuto (en particular, cuando deba destituir al Defensor del Pueblo o declarar el cese de un Comisario europeo que haya incumplido sus obligaciones) y cuando considere que un asunto reviste una importancia excepcional.

Se reúne en Gran Sala cuando así lo solicita un Estado miembro o una institución que sea parte en el procedimiento, y para los asuntos particularmente complejos o importantes.

El resto de los asuntos se examinan en Salas.

Competencias

Con el Tratado de Lisboa se consagra la distribución de competencias entre los órganos jurisdiccionales europeos.

El TJ conoce de los recursos de anulación o de omisión interpuestos por un Estado miembro o por una Institución. Otro recurso cuyo conocimiento queda reservado al TJ es el recurso por incumplimiento, ya sea éste presentado por otro Estado miembro o por la Comisión.

El TJ es competente, finalmente, para conocer de los recursos de casación que se pueden interponer contra las resoluciones dictadas por el TG en los recursos directos de que es competente con carácter general.

El Tribunal General: naturaleza, composición, funcionamiento y competencias

Naturaleza

Los Tratados de Niza y de Lisboa han erigido al TG en el Tribunal ordinario de Derecho Europeo en lo que se refiere a los recursos directos. El TG es el órgano jurisdiccional comunitario de Derecho común.

El Tribunal General conoce en primera instancia los asuntos no reservados a los tribunales especializados o, directamente, al Tribunal de Justicia. También conoce de los recursos contra las resoluciones (de primera instancia) de los tribunales especializados. Está compuesto por al menos un juez de cada Estado miembro.

Composición

El Tribunal General está compuesto por al menos un Juez por cada Estado miembro (veintisiete en 2007). Los Jueces son nombrados de común acuerdo por los Gobiernos de los Estados miembros, previa consulta a un comité encargado de emitir un dictamen sobre la idoneidad de los candidatos. Su mandato es de seis años con posibilidad de renovación. Los Jueces designan entre ellos, por tres años, a su Presidente. Además nombran a un Secretario por un período de seis años.

Funcionamiento

Los Jueces ejercen sus funciones con toda imparcialidad y con total independencia.

Contrariamente al Tribunal de Justicia, el Tribunal General no dispone de Abogados Generales permanentes. No obstante, excepcionalmente puede confiarse esta función a un Juez.

El Tribunal General actúa en salas compuestas por tres o cinco Jueces o, en determinados casos, en formación de Juez único. También puede reunirse en Gran Sala (trece Jueces) o en Pleno, cuando la complejidad jurídica o la importancia del asunto lo justifiquen. Más del 80% de los asuntos sometidos al Tribunal General son juzgados por una Sala de tres Jueces.

Los Presidentes de las Salas integradas por cinco Jueces se eligen de entre los Jueces por un período de tres años.

El Tribunal General dispone de su propia Secretaría, pero utiliza los servicios del Tribunal de Justicia para cubrir sus necesidades administrativas y lingüísticas.

Competencias

El Tribunal General es competente para conocer de:

  • los recursos directos interpuestos por personas físicas o jurídicas y dirigidos contra los actos de las instituciones y de los órganos y organismos de la Unión Europea (de los que sean destinatarias o que les afecten directa e individualmente), contra los actos reglamentarios (que les afecten directamente y que no incluyan medidas de ejecución) o contra la inacción de dichas instituciones, órganos y organismos. Se trata, por ejemplo, del recurso formulado por una empresa contra una decisión de la Comisión por la que se le impone una multa;

  • los recursos formulados por los Estados miembros contra la Comisión;

  • los recursos formulados por los Estados miembros contra el Consejo en relación con los actos adoptados por éste en el ámbito de las ayudas de Estado, las medidas de defensa comercial ("dumping") y los actos por los que ejerce competencias de ejecución;

  • los recursos dirigidos a obtener la reparación de los daños causados por las instituciones de la Unión Europea o sus agentes;

  • los recursos basados en contratos celebrados por la Unión Europea que prevean expresamente la competencia del Tribunal General;

  • los recursos en materia de marca comunitaria;

  • Los recursos de casación, limitados a las cuestiones de Derecho, que se interpongan contra las resoluciones dictadas por el Tribunal de la Función Pública de la Unión Europea.

  • Los recursos formulados contra las decisiones de la Oficina Comunitaria de Variedades Vegetales y contra las decisiones de la Agencia Europea de Sustancias y Preparados Químicos.

Las resoluciones dictadas por el Tribunal General pueden ser objeto, en un plazo de dos meses, de un recurso de casación limitado a las cuestiones de Derecho ante el Tribunal de Justicia.

Los Tribunales Especializados: naturaleza, composición, funcionamiento y competencias

La naturaleza de estos Tribunales en el sistema jurisdiccional europeo se clarifica al prever los recursos que contra sus decisiones se pueden interponer ante el TG. Pues tales recursos pueden ser bien de casación, bien de apelación.

Los TE serán creados por Reglamento del Parlamento y del Consejo, con arreglo al procedimiento legislativo ordinario y a propuesta del TJ o de la Comisión.

El Reglamento de creación precisará el alcance de las competencias que se atribuyen al nuevo Tribunal y fijará las normas sobre su composición.

El Tribunal de la Función Pública de la UE

Naturaleza

El Consejo creó el primer Tribunal especializado en 2004, el TFP (o TFPUE como prefiráis).

El TFP se ocupa del contencioso de la Función Pública de la UE. Su jurisdicción se extiende, por un lado, sobre los litigios entre la Unión y sus agentes, en virtud del Tratado de Funcionamiento y, por otro, sobre los litigios entre cualquier órgano u organismo y su personal respecto de los cuales se haya atribuido competencia al TJ.

Composición

El TFP está compuesto por siete Jueces nombrados por el Consejo, por un período de seis años renovable, previas la convocatoria de candidaturas y la consulta a un comité compuesto por siete personalidades elegidas entre antiguos Miembros del Tribunal de Justicia y del Tribunal General y juristas de reconocida competencia.

Al proceder al nombramiento de los Jueces, el Consejo procurará que la composición del TFP sea lo más equilibrada posible desde el punto de vista geográfico entre los nacionales de los Estados miembros y por lo que respecta a los sistemas jurídicos nacionales representados.

Los Jueces del TFP designan entre ellos, por un período de tres años renovable, a su Presidente.

Funcionamiento

El Tribunal de la Función Pública actúa en Salas compuestas por tres Jueces. No obstante, cuando la dificultad o la importancia de las cuestiones jurídicas lo justifiquen, un asunto podrá atribuirse al Tribunal en Pleno. Además, en los casos que determina su Reglamento de Procedimiento, puede actuar en Salas compuestas por cinco Jueces o en formación de Juez único.

Los Jueces nombran a un Secretario por un período de seis años.

El TFP dispone de su propia Secretaría, pero utiliza los servicios del Tribunal de Justicia para cubrir sus demás necesidades administrativas y lingüísticas.

Competencias

El TFP es, dentro de la institución jurisdiccional de la Unión, el órgano especializado en el ámbito del contencioso de la función pública de la Unión Europea, competencia que ejerció anteriormente el Tribunal de Justicia y posteriormente, a partir de su creación en 1989, el Tribunal de Primera Instancia.

Es competente para conocer en primera instancia de los litigios entre la Unión Europea y sus agentes en virtud de lo dispuesto en el artículo 270 TFUE, lo que representa, en consecuencia, aproximadamente 120 asuntos al año; el personal de las instituciones de la Unión está compuesto por unas 35.000 personas. Dichos litigios se refieren no solamente a las cuestiones relativas a las relaciones laborales propiamente dichas (retribuciones, desarrollo de la carrera, contratación, medidas disciplinarias, etc.), sino también al régimen de seguridad social (enfermedad, vejez, invalidez, accidentes laborales, complementos familiares, etc.).

Es también competente para conocer de los litigios entre cualquier órgano u organismo y su personal, para los que se haya atribuido la competencia al Tribunal de Justicia de la Unión Europea [por ejemplo, los litigios entre Europol, la Oficina de Armonización del Mercado Interior (OAMI) o el Banco Europeo de Inversiones y sus agentes].

En cambio, no puede conocer de los litigios entre las administraciones nacionales y sus agentes.

Las resoluciones dictadas por el Tribunal de la Función Pública pueden ser objeto, en un plazo de dos meses, de un recurso de casación ante el Tribunal General limitado a las cuestiones de Derecho.