El Tribunal de Cuentas. El sistema europeo de Bancos Centrales y el Banco Central Europeo

El Tribunal de Cuentas: naturaleza, composición, funcionamiento y competencias

Naturaleza

El Tcu es, desde el Tratado de Ámsterdam, una nueva institución a la que corresponde el control financiero de la UE, el cual tiene atribuida como función principal “la fiscalización o control de cuentas”.

Definido como “la conciencia financiera de la Unión” el Tcu es el garante de que se respetarán ciertos principios morales administrativos y contables.

Composición

El Tcu se compone de un nacional de cada Estado miembro (27) denominados Consejeros, nombrados por un período de seis años (renovable) por el Consejo, que decide por mayoría cualificada después de consultar al PE.

Sus miembros son elegidos “entre personalidades que pertenezcan o hayan pertenecido en sus respectivos países a las instituciones de control externo o que estén especialmente cualificadas para esta función”. Se exige que sus miembros ejerzan sus funciones con absoluta independencia y en interés de la Comunidad, por lo que “no solicitarán ni aceptarán instrucciones de ningún gobierno ni organismo; y se abstendrán de realizar cualquier acto incompatible con el carácter de sus funciones”.

En cuanto a sus derechos y prerrogativas, les son de aplicación las disposiciones del Protocolo sobre privilegios e inmunidades de las Comunidades Europeas aplicables a los jueces del TJCE.

Funcionamiento

Tiene sede en Luxemburgo. El Presidente del Tcu es elegido por y entre sus miembros, por un período de tres años, mediante votación secreta. Entre otras, son funciones del Presidente: convocar y presidir las sesiones del Tribunal, y dirigir sus debates; velar por la ejecución de las decisiones del Tribunal.

El Tcu y su Presidente están asistidos por una estructura funcionarial y un Secretario, elegido por el Tribunal. Éste funciona colegiadamente y de modo permanente. Sus sesiones no son públicas y sus miembros están obligados a guardar el carácter confidencial de los debates.

Está organizado en grupos de fiscalización, y además tiene un Comité Administrativo.

Asimismo, existe un Comité de Auditoría, formado por tres miembros del Tribunal y un experto externo.

Competencias

Funciones de control

El Tcu no controla la legalidad de los actos comunitarios (que es competencia del TJ), sino la observancia de las normas de la contabilidad pública en la ejecución del presupuesto comunitario, examinando las cuentas de la totalidad de los ingresos y gastos de la Comunidad, así como de cualquier organismo creado por la Comunidad. El Tcu debe presentar al PE y al Consejo una declaración sobre la fiabilidad de las cuentas. Además, el control se refiere también a garantizar una buena gestión financiera. El control de los ingresos se efectúa sobre la base de las liquidaciones y de las cantidades entregadas a la Comunidad; y el control de los gastos, sobre la base de los compromisos asumidos y los pagos realizados.

El control ejercido por el Tcu se lleva a cabo sobre la documentación contable, y en caso necesario, en las dependencias correspondientes de las otras instituciones de la Comunidad, en las dependencias de cualquier órgano que gestione ingresos o gastos en nombre de la Comunidad, y en los Estados miembros, incluidas las dependencias de cualquier persona física o jurídica que perciba fondos del presupuesto comunitario.

Después del cierre de cada ejercicio, el Tcu elabora un Informe anual, que remite a las instituciones comunitarias y que se publica en el Diario Oficial de la UE. Este informe anual es presentado por su Presidente ante el Pleno del PE, tras haberlo presentado a la Comisión de Control Presupuestario.

Función consultiva

Puede presentar en cualquier momento sus observaciones sobre cuestiones particulares y puntuales en forma de informes especiales, y emitir dictámenes a instancia de una de las demás instituciones de la Comunidad. Ahora bien, su dictamen es preceptivo por imperativo de los Tratados en determinados casos.

El Sistema Europeo de Bancos Centrales y el Banco Central Europeo: naturaleza, composición, funcionamiento y competencias

El Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC) está compuesto por el Banco Central Europeo y los bancos centrales nacionales de los Estados miembros de la Unión Europea (UE) independientemente de si están integrados en el Euro o no. El Tratado de la Unión Europea (Maastricht 1992) atribuye al SEBC las funciones de diseño y ejecución de la política monetaria de los países que conformen el área del euro. El objetivo primordial que el Tratado asigna al SEBC es el de mantener la estabilidad de precios, sin perjuicio de lo cual "apoyará las políticas económicas generales de la Comunidad". En principio se preveía que todos los estados miembros de la Unión Europea se integraran en el Euro, sin embargo al no ser así, la entidad encargada de la política monetaria en la zona euro ha pasado a ser el Eurosistema, mientras que el SEBC asumirá estas funciones en el momento en que todos los estados adopten el Euro.

Naturaleza del BCE

El BCE es, por sus competencias y su posición en el sistema comunitario, una genuina institución comunitaria. Creado por el TUE en 1992, es el eje de la adopción de decisiones en materia monetaria en los países de la Unión que han adoptado el euro como moneda única.

Tiene sede en Frankfurt, constituye el núcleo del Eurosistema y del Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC). Su organización, funcionamiento y competencias se encuentran reguladas en los Tratados, en el Protocolo sobre los Estatutos del Sistema Europeo de Bancos Centrales y del Banco Central Europeo, así como su Reglamento interno.

Composición del BCE

Los órganos rectores del BCE son el Consejo de Gobierno y el Comité Ejecutivo.

Además se prevé como tercer órgano rector, la existencia de un órgano transitorio, el Consejo General, que será disuelto cuanto todos los Estados miembros de la Unión hayan adoptado el euro como moneda única.

El Consejo de Gobierno

El Consejo de Gobierno del BCE está formado por los miembros del Comité Ejecutivo del BCE y los gobernadores de los bancos centrales nacionales de los Estados miembros cuya moneda es el euro.

En sus reuniones podrán participar el Presidente del Consejo y un miembro de la Comisión con voz pero sin voto. Igualmente, el Presidente del BCE podrá participar en las reuniones del Consejo en las que se delibere sobre cuestiones relativas a los objetivos y funciones del Sistema Europeo de Bancos Centrales.

El Consejo de Gobierno se reunirá al menos diez veces al año y decide generalmente por mayoría simple. No obstante, determinas decisiones han de adoptarse mediante el voto ponderado por mayoría cualificada de dos tercios del capital suscrito del BCE que representen al menos a la mitad de los accionistas. En este caso, sus votos se ponderarán conforme a las participaciones suscritas por los bancos centrales nacionales en el capital del BCE, si bien la ponderación de los votos de los miembros del Comité Ejecutivo será cero.

Las reuniones del Consejo de Gobierno tiene carácter confidencial; no obstante podrá decidir hacer públicos los resultados de sus deliberaciones.

El Comité Ejecutivo

Está compuesto por el Presidente, el Vicepresidente y otros cuatro miembros, nombrados de común acuerdo por los gobiernos de los Estados miembros representados por sus Jefes de Estado o de Gobierno, sobre la base de una recomendación del Consejo y previa consulta al PE y al Consejo de Gobierno del BCE.

El Comité Ejecutivo decide por mayoría simple, y el Presidente dispone de voto de calidad.

El Consejo General: un órgano transitorio

El Consejo General del BCE está formado por el Presidente y el Vicepresidente del BCE y por los gobernadores de los Bancos Centrales nacionales de los 27 Estados miembros de la Unión. Los demás miembros del Comité Ejecutivo podrán participar, sin derecho a voto, en las reuniones del Consejo General. Así pues, en el Consejo General quedan incluidos los representantes de los Bancos Centrales de los quince países de la zona euro y de los doce que no pertenecen a la misma.

Esencialmente, corresponde al Consejo General desempeñar las tareas que desempeñaba anteriormente el Instituto Monetario Europeo y que el BCE ha de seguir ejerciendo en la tercera fase de la Unión Económica y Monetaria, como consecuencia de que no todos los Estados miembros de la Unión han adoptado aún el euro como moneda única.

Funcionamiento del BCE

El BCE tiene personalidad jurídica propia y un grado de independencia que puede medirse entre otros, por diversos factores:

  1. La declaración formal de independencia del BCE que formula el art. 108 TCE al dispone que ni el BCE, ni los bancos centrales nacionales, podrán solicitar o aceptar instrucciones de las instituciones y organismos comunitarios, ni de los Gobiernos de los Estados miembros, ni de ningún otro órgano.

  2. La prohibición absoluta de crédito por el BCE a instituciones comunitarias y nacionales de los Estados miembros.

  3. La prohibición de compra directa de deuda pública por parte del BCE en los mercados primarios o de emisión.

  4. La prohibición de financiación privilegiada por el BCE, es decir, se prohíbe cualquier medida que establezca un acceso privilegiado a las entidades financieras privadas por parte de los gobiernos nacionales.

  5. La adquisición de deuda pública por el BCE en los mercados secundarios sólo puede hacerse mediante operaciones de mercado abierto a los tipos y condiciones del mismo.

Competencias del BCE

Funciones consultivas

El BCE será consultado:

  • Sobre cualquier propuesta de acto comunitario que entre en su ámbito de competencias;

  • Por las autoridades nacionales sobre cualquier proyecto de disposición legal que entre en su ámbito competencial, dentro de los límites y en las condiciones establecidas por el Consejo con arreglo al procedimiento previsto.

El BCE podrá presentar dictámenes a las instituciones u organismos comunitarios o a las autoridades nacionales pertinentes sobre cualquier materia que pertenezca a su ámbito de competencias.

Funciones normativas

El BCE puede:

  • Elaborar reglamentos, el cual tendrá un alcance general y será obligatorio en todos sus elementos, así como directamente aplicable en cada Estado miembro.

  • Adoptar decisiones. La decisión será obligatoria en todos sus elementos para todos sus destinatarios.

Potestad sancionadora del BCE

El BCE estará autorizado a imponer multas y pagos periódicos de penalización a las empresas que no cumplan con sus obligaciones respecto de los reglamentos y decisiones del mismo.