El Parlamento Europeo

El Parlamento Europeo: naturaleza, composición, funcionamiento y competencias

Naturaleza

El Parlamento Europeo (PE) es la institución constitucional que representa directamente a los ciudadanos de la Unión. Es elegido cada cinco años mediante sufragio universal, directo y secreto por los ciudadanos europeos en las elecciones europeas. Junto con el Consejo, ejerce la función legislativa y la función presupuestaria. Además ejerce funciones generales de control político y consultivas. Es el mayor parlamento democrático del mundo y, en la Unión Europea, el único organismo de naturaleza supranacional que es directamente elegido.

Composición

El PE está compuesto por 785 “representantes de los pueblos de los Estados reunidos en la Comunidad”, elegidos por sufragio universal directo por un período de cinco años. El reparto actual de escaños sigue sin ser proporcional a la población de cada Estado miembro, y muestra hasta qué punto el elemento internacional, es decir, la representación de cada Estado, influye decisivamente en el órgano teóricamente más integrador y aparentemente más democrático.

Procedimiento de elección

El Acta relativa a la elección de los representantes en la Asamblea por sufragio universal directo, de 1976 no establece un procedimiento electoral uniforme, sino que contiene únicamente algunos principios y criterios comunes imprescindibles en todo proceso electoral democrático. La Decisión del Consejo en 2002, modificó el Acta, determinando que el procedimiento común en los Estados miembros vendrá determinado por el sistema proporcional, no pudiendo quedar éste desvirtuado por la constitución de inscripciones en función de la descentralización territorial de los Estados miembros, y declarando incompatible el cargo de parlamentario nacional con el de diputado europeo.

Finalmente, las elecciones de 2004 se desarrollaron conforme a las leyes nacionales vigentes en ese momento, en las cuales se pueden apreciar diferencias notables en algunos puntos del procedimiento electoral.

Derecho de sufragio

El derecho de sufragio activo y pasivo corresponde a los nacionales de los Estados miembros y también a los ciudadanos de la Unión que residan legalmente en otro Estado miembro.

Por lo que se refiere a las condiciones de ejercicio del derecho de sufragio, se prevé la aplicación de la ley nacional del país en el que se vaya a ejercer tal derecho.

Así, el derecho de voto (sufragio activo) corresponde a todos los ciudadanos comunitarios mayores de 18 años que gocen de la plenitud de este derecho en su país de origen, y reúnan los requisitos para ser elector exigidos en la legislación del Estado en el que se vaya a votar.

El derecho a ser elegido (sufragio pasivo) corresponde a todo ciudadano de la Unión que haya cumplido la edad prevista para ello y que goce de la plenitud de este derecho en su país de origen y no se halle incurso en alguna de las causas de inelegibilidad previstas en la ley electoral del país en el que vaya a ser candidato.

Circunscripción electoral

La delimitación de la circunscripción electoral en las elecciones europeas es uno de los problemas más importantes derivados de la inexistencia de un procedimiento electoral uniforme, al ponerse en juego la correspondencia entre la población y el reparto de escaños, así como las características de cada país.

En la mayoría de los Estados miembros, la circunscripción es única para todo el territorio nacional, pero existen otros sistemas diferentes.

El sistema electoral

La Unión preveía diferentes modalidades de representación proporcional, utilizándose la variante D’hondt.

Estatuto de sus miembros

El Tratado de Amsterdam permite al PE “establecer el estatuto y las condiciones generales de ejercicio de las funciones de sus miembros, previo dictamen de la Comisión y con la aprobación por unanimidad del Consejo”.

El Reglamento del PE dispone que los diputados gozarán de los privilegios e inmunidades establecidas en el Protocolo al efecto, destacándose la libertad de desplazamiento, la inviolabilidad por las opiniones o los votos emitidos en el ejercicio de sus funciones.

Partidos Políticos Europeos y Grupos Políticos

Los Tratados reconocen explícitamente el papel de los partidos políticos europeos. El Tratado de Niza añadió que el Consejo debía establecer, de conformidad con el procedimiento legislativo de codecisión, el estatuto de los partidos políticos a escala europea, y en particular, las normas relativas a su financiación, aprobándose el Reglamento del PE y del Consejo, que según su número 3, para tener la condición de partido político a escala europea, éste debe cumplir las condiciones siguientes:

  1. tener personalidad jurídica en el Estado miembro donde esté localizada su sede;

  2. estar representado, en al menos la cuarta parte de los Estados miembros, por miembros del PE o en los parlamentos nacionales o regionales, o en las asambleas regionales, o bien haber obtenido, en al menos la cuarta parte de los Estados miembros, al menos el tres por ciento de los votos emitidos en cada uno de dichos Estados en las últimas elecciones al PE;

  3. Respetar, en particular en su programa y en sus actividades, los principios en los que se basa la UE: la libertad, la democracia, el respeto de los derechos humanos y de las libertades fundamentales, así como el Estado de Derecho.

  4. Y haber participado en las elecciones al PE o haber manifestado su intención de hacerlo.

Los miembros de los partidos políticos europeos se organizan en el PE en grupos políticos. Éstos se forman a partir de la reunión de diputados que profesan las mismas ideas políticas, con independencia de su nacionalidad. Su constitución está reglamentariamente subordinada a un número mínimo de diputados y a la existencia de una afinidad ideológica entre sus miembros. El número mínimo de diputados necesarios para constituir grupo político es de 19.

Los Grupos políticos tienen una serie de derechos y competencias y éstos participan en la fijación del orden del día y en la composición de las Comisiones a través de la Conferencia de Presidentes, órgano asimilable a nuestra Junta de Portavoces.

Órganos de gobierno interior

Los llamados órganos de gobierno u “órganos rectores” del Parlamento son aquellos que aseguran la dirección y el buen funcionamiento del mismo.

Presidente

Es elegido por mayoría absoluta (a partir de la cuarta votación por mayoría simple) por un período de dos años y medio mediante votación secreta entre las candidaturas presentadas por un Grupo político o 37 diputados como mínimo. Sus funciones más importantes son, entre otras: representar al Parlamento en las relaciones internacionales y en los diversos actos a que asista; dirigir las actividades del parlamento; presidir y ordenarlos debates, etc.

Los catorce Vicepresidentes son elegidos también por un período de dos años y medio, en votación secreta y por mayoría absoluta hasta la tercera votación, en la que basta la mayoría simple. Los Vicepresidentes sustituyen por su orden al Presidente en caso de ausencia o impedimento, o si desea participar en un debate.

La Mesa

Está compuesta por el Presidente y los catorce Vicepresidentes. Los cuestores, son encargados de los asuntos administrativos y económicos que afectan a los diputados, son miembros de la Mesa con voz pero sin voto.

La Mesa tiene atribuida reglamentariamente entre otras funciones, las de resolver los asuntos económicos, administrativos y de organización que afecten a los diputados, resolver los asuntos que afecten al desarrollo de las sesiones, etc.

Órganos de representación de los Grupos políticos

La Conferencia de Presidentes

Es el órgano de representación de los Grupos políticos a través del cual éstos participan en la preparación y coordinación del trabajo de la Cámara.

Está compuesta por el Presidente del Parlamento y por los Presidentes de los Grupos políticos. Entre sus funciones destaca la fijación del orden del día de los períodos parciales de sesiones, así como decidir la composición y competencias de las Comisiones.

La Conferencia de Presidentes trata siempre de alcanzar un consenso sobre los asuntos que se le someten. No obstante, cuando no es posible lograr el consenso, sus decisiones se adoptan mediante el sistema de voto ponderado, en virtud del cual el voto de representante de cada Grupo político en este órgano tiene el mismo peso político que dicho Grupo en el Pleno de la Cámara.

Órganos funcionales

Son el Pleno, las Comisiones Permanentes, las Comisiones temporales.

El Pleno es la reunión de la totalidad de los miembros del Parlamento, y expresa la voluntad de éste en relación con los asuntos que se le someten en virtud de los poderes de la Cámara. Pero para agilizar y mejorar su trabajo, el Parlamento se estructura en Comisiones, que pueden ser:

  • Comisiones Permanentes: Se constituyen al principio de la Legislatura y están especializadas en diversas materias. Su trabajo es esencial para la organización de la maquinaria parlamentaria. El Pleno siempre delibera a partir de los informes de uno o varias Comisiones.

  • Comisiones Temporales: Se crean para un trabajo concreto y cuyo mandato no puede exceder de 12 meses, salvo prórroga por el Pleno.

Funcionamiento

La Legislatura del PE coincide con el mandato de sus miembros, y es de 5 años.

El Parlamento celebra cada año un período ordinario de sesiones, reuniéndose sin necesidad de previa convocatoria el segundo martes de marzo. Las sesiones comienzan los lunes y terminan los viernes. Además el PE puede reunirse en período extraordinario de sesiones a petición de la mayoría de sus miembros, del Consejo o de la Comisión.

El PE tiene su sede en Estrasburgo, donde se celebran las sesiones plenarias anuales. Pero los períodos parciales de sesiones plenarias adicionales y las sesiones de las Comisiones se celebran en Bruselas.

Las normas de funcionamiento interno del PE están previstas en su Reglamento y se refieren esencialmente a la publicidad de sus sesiones; al orden del día; a los debates, al quórum, a los procedimientos de votación y a las mayorías.

Competencias

Competencias de control político

La moción de censura contra la Comisión

En las democracias parlamentarias, la moción de censura es un mecanismo de exigencia de la responsabilidad política del gobierno, a través del cual el Parlamento valora la oportunidad o conveniencia de la actuación gubernamental, sancionándola en su caso.

El Tratado CE reconoce al PE el poder de censurar la gestión de la Comisión, si bien está sometida a una serie de requisitos:

  1. La moción de censura debe ser presentada, al menos, por la décima parte de los diputados, por escrito y de forma motivada.

  2. Se transmitirá a la Comisión, y no podrá ser debatida hasta transcurridas 24 horas como mínimo desde que se comunique a los diputados su presentación. La votación será nominal y no podrá ser votada hasta transcurridas 48 horas como mínimo desde el comienzo del debate. El debate y votación se celebrarán, a más tardar, durante el período parcial de sesiones siguiente a la presentación de la moción.

  3. La moción de censura debe ser aprobada por mayoría de 2/3 de los votos emitidos que representen, a su vez, la mayoría de los miembros que componen el PE.

  4. Si la moción de censura resulta aprobada, los miembros de la Comisión deberán renunciar colectivamente a sus cargos, si bien continuarán despachando los asuntos de trámite o de administración ordinaria hasta su sustitución.

Las preguntas al Consejo y a la Comisión

El TCE dispone que “la Comisión contestará oralmente o por escrito a todas las preguntas que le sean formuladas por el PE o por sus miembros” y que “el Consejo será oído por el PE”.

Las preguntas a la Comisión y al Consejo pueden ser orales y con respuesta por escrito. Las orales pueden ir seguidas de un debate y una propuesta de resolución. Las preguntas con respuesta escrita pueden ser planteadas por cualquier diputado individualmente.

Las Comisiones de peticiones

El derecho de petición ante el PE fue reconocido formalmente. Los Tratados reconocen el derecho de cualquier ciudadano de la Unión, así como de cualquier persona física o jurídica que resida o tenga su domicilio social en un Estado miembro, a presentar al PE, individualmente o asociado con otros ciudadanos o personas, una petición sobre un asunto propio de los ámbitos de actuación de la Comunidad que le afecte directamente.

Por su parte, el Reglamento del PE amplía el derecho de petición a las personas físicas o jurídicas que no sean ciudadanos de la Unión ni tengan su residencia o domicilio social en un Estado miembro. Sobre la validez jurídica de esta disposición reglamentaria, se ha señalado con acierto que una cosa es que sólo los ciudadanos de la Unión o los residentes o domiciliados en un Estado miembro tengan derecho constitucional a formular peticiones al PE, derecho al que se corresponde el deber de éste de pronunciarse acerca de aquéllas siempre que cumplan los requisitos establecidos – y con posible control jurisdiccional del eventual incumplimiento de tal deber - y otra muy distinta es que, además, el PE pueda, discrecionalmente, decidir la consideración de peticiones presentadas por sujetos distintos de los legitimados por el Tratado, facultad ésta de la que sin duda dispone aquél y a la que no corresponde ningún derecho subjetivo del peticionario, susceptible de protección judicial.

En cuanto a su tramitación, las peticiones son remitidas por el Presidente del Parlamento a la Comisión de Peticiones, la cual determina si inciden en el ámbito de actividades de la Unión.

Las Comisiones de Investigación

El PE podrá constituir, “a petición de una cuarta parte de sus miembros, una comisión temporal de investigación para examinar las alegaciones de infracción o mala administración en la aplicación del Derecho Comunitario que hubieren sido cometidas, bien por una Institución u órgano de las Comunidades Europeas, bien por una AP de un Estado miembro o bien por personas facultadas por el Derecho comunitario para la aplicación de éste”. Ahora bien, las comisiones temporales de investigación “no podrán examinar hechos de los que esté conociendo un órgano jurisdiccional nacional o comunitario, hasta tanto concluya el procedimiento jurisdiccional" El PE decide su composición y funcionamiento, si bien el plazo para la conclusión de sus trabajos no puede ser superior a 12 meses contados a partir de la fecha de su creación. No obstante, podrá prorrogarse por dos veces el plazo anterior por un período de 3 meses.

El control político sobre el PESC

El Tratado impone a la Presidencia del Consejo consultar con el PE “sobre los aspectos principales y las opciones básicas de las política exterior y de seguridad común”, velando por que “se tengan debidamente en cuenta las opiniones del Parlamento”.

Competencias legislativas

El PE no es el principal órgano legislativo de la Comunidad, aunque se ha ido mejorando sustancialmente su papel. Conforme a las peticiones del PE, los numerosos procedimientos de decisión se han reducido a tres: codecisión, dictamen conforme y consulta, si bien el procedimiento de cooperación sigue aplicándose en el ámbito de la Unión Europea y Monetaria.

Competencias en materia de integración de otros órganos comunitarios

Además de la aprobación del candidato designado a Presidente de la Comisión, y del resto de sus miembros, el PE participa en la designación de otros órganos comunitarios. Así, elige, por mayoría de los votos emitidos al Defensor del Pueblo Europeo.

Éste está facultado para recibir las reclamaciones de cualquier ciudadano de la Unión o de cualquier persona física o jurídica que resida o tenga su domicilio social en un Estado miembro, relativas a casos de mala administración en la acción de las instituciones u órganos comunitarios, con exclusión del Tribunal de Justicia y del Tribunal de Primera Instancia en el ejercicio de sus funciones jurisdiccionales.

El DP llevará a cabo las investigaciones que considere justificadas y las instituciones y órganos comunitarios estarán obligados a facilitar al mismo, las informaciones requeridas y darle acceso a la documentación solicitada. Sólo podrá negarse a ello por razones de secreto justificado.

Cada año, el DP deberá presentar al PE un informe sobre el resultado de sus investigaciones.

Asimismo, el PE es consultado por el Consejo para el nombramiento de los miembros del Tribunal de Cuentas y de los miembros del Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo.

El Parlamento Europeo y los Parlamentos Nacionales

El Tratado de Amsterdam, en un Protocolo anejo dio un claro impulso a la COSAC (Conferencia de órganos especializados en asuntos europeos) al otorgarle la facultad de “dirigir a las instituciones de la UE cualquier contribución que juzgue conveniente, basándose, en particular, en proyectos de textos normativos que los representantes de los gobiernos de los Estados miembros decidan de común acuerdo transmitirle, en función de la naturaleza de los asuntos que traten”.

La COSAC reúne dos veces al año, en el país que ejerce la Presidencia de la UE, a seis representantes de las Comisiones de los parlamentos nacionales especializadas en asuntos comunitarios y a una delegación del PE. En cada reunión, la COSAC debate sobre temas diversos y emite una declaración de carácter no vinculante, tratándose de un mecanismo de cooperación interparlamentario.