Falsedades

Falsificación de monedas

La falsificación de moneda históricamente fue considerada como un ataque a la soberanía del Rey, incluyéndose en los crímenes de lesa majestad. Siempre ha sido castigado con penas muy graves incluso la pena de muerte.

En el anterior CP se castigaba este delito con la misma pena que el delito de homicidio.

Objeto del delito

Según el 387, se considera moneda la metálica y papel moneda de curso legal, así como las tarjetas de créditos, las de débito y las demás tarjetas que puedan utilizarse como medio de pago, así como los cheques de viaje, equiparándose, también a la moneda nacional las de otros países de la UE y extranjeras.

Debe entenderse:

  1. Moneda de curso legal: Es aquella que ha sido emitida por el Estado u organismo autorizado, ya sea nacional o extranjero y que tenga poder liberatorio como medio de pago.

  2. Tarjetas de crédito y de débito: son títulos que generalmente se expiden por entidades de créditos, que tienen validez como instrumento de pago, se consideran como moneda a efectos del delito de falsificación.

  3. Cheques de viaje: Es un título valor que expide una entidad a cambio de que el tenedor le haya pagado en moneda nacional, el cheque viaje contiene en divisas la suma que ha sido pagada en moneda nacional y sirve para que su titular pueda cobrar en el extranjero la cantidad que figura en el mismo.

Conductas delictivas

Dentro del delito de falsificación de moneda se pueden distinguir seis conductas delictivas:

1. Fabricación de moneda falsa

Art. 386, El sujeto activo es la persona que materializa la falsificación, puede ser cualquiera. El sujeto pasivo es el Estado español o la comunidad internacional y las personas que directamente resultan perjudicadas

La acción consiste en alterar o crear por cualquier medio una moneda falsa con apariencia de auténtica.

Para que la conducta sea delictiva, es necesario que la moneda confeccionada tenga apariencia de genuina y que la fabricación se haya hecho con el fin de ser incorporada al tráfico monetario.

Si la falsificación es tan tosca que es fácilmente detectable, estaremos ante una tentativa.

También es una tentativa si el falsificador es descubierto en el procedimiento de falsificación.

Para que se producta la consumación del delito, es suficiente con haber realizado el hecho material de la falsificación, sin que sea necesario la puesta en circulación.

Solo es posible la conducta dolosa.

La conducta se castiga con una pena de prisión de 8 a 12 años y multa del décuplo del valor aparente.

2. Introducción de moneda falsa

Se castiga al que introduzca en el país o exporte moneda falsa o alterada.

La acción consiste en introducir en Espala moneda falsificada en el extranjero.

Si la persona que introduce la moneda es la misma que la ha fabricado, se considerará solamente el delito de fabricación, quedando la segunda impune.

El sujeto debe conocer la falsedad de la moneda, por lo que sólo es posible la conducta dolosa, con dolo directo.

El delito se consuma con la introducción de la moneda falsa en territorio español, no es necesario que se haya introducido al tráfico.

Pena: prisión de 8 a 12 años y multa del tanto al décuplo (10 veces su valor) del valor aparente de la moneda.

3. Expedición o distribución de moneda falsa

Se castiga la conducta del que transporte, expenda o distribuya en connivencia con el falsificador, alterador o introductor o exportador, moneda falsa o alterada.

Se exige que el sujeto activo no sea el falsificador ni el introductor, pero que en cualquier caso el transporte etc, lo haga de acuerdo con el falsificador.

Si es el propio falsificador o el introductor que la expende o distribuye, esta conducta quedará impune.

Solamente es posible la comisión dolosa.

Se consuma con la entrega de la de la moneda falsificada, en el momento que pasa de mano del expendedor al receptor.

Puede cometerse en grado de tentativa, cuando el sujeto activo no llega a realizar la entrega por causas ajenas a su voluntad.

Si el sujeto que expende o distribuye la moneda no está en acuerdo con los falsificadores, su conducta no se encuadrará en este subtipo, sino en el tenencia para su expedición o distribución de moneda falsa, 386.2.

La pena es de prisión de 8 a 12 años y multa de 10 veces su valor.

4. Tenencia de moneda falsa para su expedición o distribución

El 386 2º párrafo, castiga la tenencia de moneda falsa para su expedición o distribución.

El sujeto activo es un tercero que no ha participado ni en la fabricación ni en la introducción.

La acción consiste en estar en posesión de moneda falsa, con la finalidad de expenderla o distribuirla a tercero.

Tiene que ser con dolo directo.

No hace falta para la consumación la puesta en circulación de la moneda se haga efectiva.

Se castiga la mera tenencia, la posesión actual de la moneda falsa. No es posible la tentativa.

La pena es inferior en uno o dos grados a las previstas para las anteriores conductas, se gradúa teniendo en cuenta el valor de la moneda y el grado de complicidad con el falsificador, los introductores.

5. Adquisición de moneda falsa con el fin de ponerla en circulación

El que sabiendo falsa la moneda, la adquiera con el fin de ponerla en circulación.

Para que se considere delictiva tiene que concurrir dos requisitos:

  1. Que la adquisición de la moneda se efectúe teniendo conocimiento de la falsedad.

  2. Que la finalidad sea ponerla en circulación.

Solamente es posible la comisión dolosa.

Para que se consuma esta conducta delictiva, no es necesario la efectiva puesta en circulación de la moneda adquirida.

La pena es la misma que la conducta anterior.

6. Recibimiento de buena fe y expedición o distribución de moneda falsa

Se castiga al que habiendo recibido de buena fe moneda falsa, la expenda o distribuya después de constatar su falsedad.

Tiene que concurrir:

  • Que la moneda haya sido recibida de buena fe. En el momento de adquirirla está en la creencia que no es falda.

  • Que posteriormente y sabida su falsedad, expenda o distribuya la moneda.

La pena es de prisión de 3 a 6 meses o multa de 6 a 24 meses, siempre que el valor aparente de la moneda falsa sea superior a 400 euros. Si el valor es inferior la conducta se tipificará como falta, castigándose con la pena de localización permanente de 2 a 8 días o multa de 20 a 60 días.

Si el culpabñe perteneciere a una sociedad, organización o asociación, incluso de carácter transitorio, que se dedicare a la realización de estas actividades, el juez podrá imponer alguna de las consecuencias previstas en el art. 129.

Concurso

Puede existir concursos de delitos entre el delito de falsificación de moneda y el delito de estafa, si la moneda falsificada se utiliza como medio de pago, ya que ambos hechos afectan a medios jurídicos diferentes y existe una relación medio fin establecida en el art. 77.

Reincidencia internacional

El 388 dispone que la condena de un Tribunal extranjero, impuesta por delito de la misma naturaleza de los comprendidos en este capítulo, será equiparada a las sentencias de los jueces españoles a efectos de reincidencias, salvo que el antecedente penal haya sido cancelado o pudiese serlo con arreglo al Derecho español.

Falsificación de efectos timbrados

El objeto material de las conductas delictiva son los sellos de correos, o cualquier efecto timbrado, es decir que tengan un valor inscrito, móvil o no, en el propio efecto y que sirven como medios de recaudación de impuestos.

Esta reglamentado los documentos que se consideran efectos timbrados y entre muchos están los sellos de correos, letras de cambios, pagarés a la orden, pólizas de préstamos, lecencia de uso de armas, etc.

Para que pueda apreciarse esta conducta delictiva es necesario que los sellos o efectos timbrados estén en curso y no hayan sido usados.

No se cometería este tipo de delito, si por ejemplo, se falsifican sellos de correos antiguos que ya no se encuentran en curso. Si se falsifican sellos antiguos y estos tienen gran valor filatélico se considerará estafa y no falsificación.

Conductas delictivas

Son prácticamente idénticas a la de falsificación de monedas. Se castigan tres conductas: La falsificación, la expedición de acuerdo con el falsificador y la introducción en España.

La pena prevista es de prisión de 6 meses a tres años.

El apartado 2º castiga al adquiriente de buena fe, que conociendo la falsedad de los sellos o efectos timbrados, los distribuyera o utilizara en cantidad superior a 400 euros, castigando esta conducta con la pena de prisión de 3 a 6 meses o multa de 6 a 24 meses. Si la cuantía es inferior a 400 euros será considerado como falta, con pena de localización permanente de dos a 8 días o multa de 20 a 60 días.

Falsedades documentales

Bien jurídico protegido

La jurisprudencia del TS considera que la incriminación de las conductas falsarias encuentra su razón de ser en la necesidad de proteger la fe y la seguridad en el tráfico jurídico, evitando que tengan acceso a la vida civil o mercantil elementos probatorios falsos, que puedan alterar la realidad jurídica de forma perjudicial para las partes afectadas.

El bien jurídico lo constituye la seguridad y la autenticidad del tráfico jurídico.

Concepto de documento

El documento es el objeto material del delito.

Anteriormente a la entrada en vigor del actual CP, al no estar definido qué es documento, se discutía si era objeto material del delito el documento escrito o por el contrario podría ser cualquier otro susceptible de contener una declaración con eficacia probatoria.

En el CP actual, se entiende por documento a los efectos penales, todo soporte material que exprese o incorpore datos, hechos o narraciones con eficacia probatoria o cualquier otro tipo de relevancia jurídica.

Por ello puede ser documento, una grabación de vídeo, un disco, cinta magnetofónica, diskettes, siempre que sean medios capaces de recoger datos, declaraciones de voluntad o información.

Tipos de documentos

El cp distingue cuatro tipos de documentos: Documentos públicos, documentos oficiales, documentos mercantiles y documentos privados.

1. DOCUMENTOS PÚBLICOS

El cc. Y la LEC hacen referencia a lo que se consideran documentos públicos. Se consideran los autorizados por Notarios o empleado público competente, con las solemnidades requeridas por la ley. La LEC hace una numeración de los documentos públicos, entre los cuales se encuentran, los notariales judiciales, los intervenidos por corredores de comercio, los certificados expedidos por Registrador.

2. DOCUMENTOS OFICIALES

Aunque el CP distingue entre públicos y oficiales, los oficiales es una clase dentro de los documentos públicos, considerándose documento oficial los que provienen de alguna manera de las Administraciones públicas con la finalidad de satisfacer las necesidades del servicio público del que son responsables.

El Ts considera entre otros, los permisos de conducir, nóminas y recibos de la seguridad social, recetas de la Seg. Social, billetes de lotería, visados de colegios oficiales, etc.

A su vez el TS distingue cuándo un documento privado debe considerarse oficial a efectos del delito de falsificación o por el contrario debe considerarse privado.

  • Si el documento ab initio tiene el carácter privado y se falsificó antes de su incorporación a un expediente oficial, la calificación inicial de falsificación en documento privado no variará.

  • Si la alteración falsaria se produce en el documento privado que ya está incorporado al expediente oficial, en este caso la falsedad se produce en el documento oficial.

3. DOCUMENTOS MERCANTILES

Son aquellos que hayan sido formados con arreglo al Código mercantil o leyes especiales de esta naturaleza, así como otro que recoja una operación de comercio y por tanto sea un acto inherente al tráfico mercantil, no sólo los que de alguna manera tienen una mención específica en el código de comercio, sino también todos aquellos que se refieren en la fase de ejecución o consumación de relaciones mercantiles, tales como albaranes de entrega, facturas o recibos y los documentos de contabilidad de las empresas.

Se consideran documentos mercantiles entre otros: Letra de cambio, pagarés, cheques, albaranes, facturas, libro de contabilidad, pólizas de seguros, etc.

4. DOCUMENTOS PRIVADOS

No existe una definición legal de documento privado, se considera como documento privado todos aquellos que no se encuentren incluidos dentro de los documentos públicos.

Al no existir una definición legal, hay que entender que será documentos privados aquellos que no teniendo la consideración de documento público, oficial o mercantil, creen o prueben algún derecho posible de vulnerar o que se deriven de ellos alguna obligación que afecte a terceras personas.

Falsificación de documentos públicos oficiales y mercantiles

El cP hace una enumeración de todas las conductas falsarias a través de las cuales puede ser cometido el ilícito penal.

Dentro de este tipo de falsedad se distingue, según haya sido la falsedad cometida por un funcionario o autoridad pública en el ejercicio de sus funciones, por un particular, por un funcionario o autoridad pública por imprudencia grave o por el uso de un documento falso.

FALSIFICACIÓN COMETIDA POR AUTORIDAD O FUNCIONARIO PÚBLICO

Se castiga en el 390, con el que se sanciona a la autoridad o funcionario público que cometa falsedad en el ejercicio de sus funciones, así como a los responsables de cualquier confesión religiosa que cometan falsedades en actos y documentos que puedan afectar al estado de las personas o al orden civil.

Sujetos activos

Son la autoridad o funcionario público en el ejercicio de sus funciones, así como los responsables de cualquier confesión religiosa.

El concepto a efectos penales de autoridad y funcionario público está en el art. 24 cp.

En cualquier caso es necesario que tanto la autoridad, funcionario público o responsables de cualquier confesión religiosa, cometan la falsedad actuando en el ejercicio de sus funciones.

Si la falsedad se comete por autoridad o funcionario público, que no estén actuando en el ejercicio de sus funciones, estarán incurriendo en la falsedad cometida por particulares.

Sujetos pasivos

En general puede ser cualquiera persona, incluso pueden ser organismos oficiales.

Objeto material

Está constituido por los documentos públicos, oficiales y mercantiles.

Conductas delictivas

El 390, distingue tres modalidades:

1. Alteración de elementos esenciales de un documento.

Es necesario que la falsificación recaiga sobre un elemento esencial del documento, es decir que lo que se falsea del documento ha de tener entidad suficiente como para que el documento pueda surtir los efectos que pretendía el falsificador.

2. Simulación de un documento

Se tiene que dar dos requisitos:

  1. La simulación de un documento en todo o en parte

  2. La necesidad que induzca a error sobre su autenticidad.

La simulación equivale a fingir como verdadero alo que no lo es, para ello se confecciona un documento inauténtico en todo en parte. La simulación debe estar lo suficientemente lograda para que induzca a error sobre su autenticidad. Las simulaciones burdas quedarán como tentativa o incluso impunes, en cuanto a que no consigan engañar a nadie y surtir el efecto propuesto, son las falsedades inocuas.

3. Suposición de intervenciones de personas en un acto que no han intervenido, o atribución a los que han intervenido, de declaraciones o manifestaciones diferentes a las efectuadas.

Dentro de esta conducta se distinguen dos modalidades:

1. Consiste en fingir la intervención de una persona en un acto en el que no ha tenido participación.

Para que la conducta se considere delictiva, es necesario que la supuesta intervención tenga la suficiente relevancia como para alterar sustancialmente el documento.

No tiene cabida el hecho de que un funcionario se limite a omitir la intervención de quien efectivamente ha participado, puesto que omitir una intervención no es equiparable a suponerla, se tipifica una conducta de hacer no de omitir.

2. Consiste en atribuir a las personas que han intervenido, declaraciones y manifestaciones distintas a las que realmente hubieran realizado.

Para que se dé esta conducta delictiva es necesario:

  • La existencia de un acto que ha de constar documentalmente

  • La persona que haya intervenido tiene que haber formulado manifestaciones o declaraciones.

  • En el acto tiene que haber intervenido al menos una persona distinta al funcionario o autoridad.

  • La alteración tiene que afectar a puntos esenciales que cambien sustancialmente el documento

  • La alteración por parte del funcionario de las manifestaciones.

Esta conducta recoge lo que la doctrina y la jurisprudencia denomina como falsedades ideológicas

No todas las manifestaciones que no se ajustan a la realidad constituyen este tipo de falsedades ideológicas, sino sólo aquellas que reúnan los siguientes requisitos:

  1. La existencia de un escrito conteniendo manifestaciones destinadas a surtir efecto en el ámbito jurídico y que recoge una manifestación de voluntad.

  2. Que el documento proceda de una persona dotada de fe pública.

  3. Que en el documento se produzca una alteración de la verdad, al incluir un hecho no cierto, que afecte a elementos esenciales del documento.

  4. Que exista un dolo falsario, requiere la voluntad de trastocar los efectos del documento.

La falsedad ideológica es aquella manifestación destinada a constar en un documento en la que quien la hace es consciente de que no se corresponde no a la verdad absoluta sino con su propia conciencia y convicción sobre la realidad del hecho.

Autoría y participación

Es un delito especial cuyo autor únicamente podrá ser quien ostente la condición de funcionario, autoridad o responsable de una confesión religiosa.

Si participa un particular, extraneis, responderá como inductor o cooperador necesario de los delitos.

Si es el funcionario quien participa en una falsedad cometida por particular, el funcionario o autoridad responderá como inductor o cooperador necesario de las falsedades cometidas por el particular y tipificadas en el 392.

La falsedad documental no es un delito de propia mano en el que únicamente sea autor quien ejecuta física y personalmente la alteración del documento sino que deben reputarse autores todos aquellos a quienes les sea imputable jurídicamente y objetivamente la mutación relevante de la verdad que ha sida introducido en el documento.

Formas de ejecución

La consumación del delito no se produce con el acto material de la falsificación, sino que es necesario que el documento falsificado sea incorporado al tráfico jurídico, siendo indiferente se si consigue o no el resultado perseguido.

Al ser un delito de resultado, cabe admitir la posibilidad de su ejecución incompleta.

Aspecto subjetivo

La culpabilidad, la totalidad de las conductas establecidas en el art. 390, son de comisión dolosa, se exige la concurrencia del dolo falseario, que supone la voluntad de alterar conscientemente la verdad por medio de una acción que quiere trastocar la realidad.

Junto a la comisión dolosa, el 391 tipifica como delito las citadas conductas cuando hubieses sido cometidas por imprudencia grave, que hay que equipararla con la tradicionalmente denominada temeraria. Es necesario que la imprudencia grave se cometa en uno de los cuatro tipos de falsedades establecidos.

Pena y concursos

La pena es de prisión de tres a 6 años, multa de 6 a 224 e inhabilitación especial por tiempo de 2 a 6 años.

La pena de la imprudencia es menor al tipo doloso, como es natural.

La falsedad documental puede entrar en concurso real o ideal con otros tipos de delitos, siendo el más frecuente el concurso medial con el delito de estafa, debiendo aplicarse la regla penológica del art. 77.

Falsedad en documento público, oficial o mercantil cometida por particular

Sujetos

El sujeto activo es el particular. Todo el que no es autoridad ni funcionario público, y también siendo funcionario o autoridad en el momento de la comisión de la falsedad, no se encuentre actuando en el ejercicio de sus funciones, aunque se prevalga del cargo, aunque si se prevale de su carácter público se aplicará la agravante del 22 CP.

Objeto material

Está constituido por los documentos públicos, oficiales y mercantiles.

Conducta delictiva

Las falsedades descritas:

  1. Alteración de elementos esenciales de un documento

  2. Simulación de un documento

  3. Suposición de intervenciones de personas en un acto en el que no hayan intervenido o atribución a los que han intervenidos, de declaraciones o manifestaciones diferentes a las efectuadas.

No se incluyen en el 392, la llamada falsedad ideológica, el particular no comete delito de falsedad si no dice la verdad en documento público, oficial o mercantil y solamente cometerá delito, la autoridad o funcionario público que falte a la verdad en este tipo de documentos.

El TS ha señalado que la despenalización de esta específica modalidad de falsedad ideológica no determina la de cualquier falsedad ideológica, es decir, que no afecte a la materialidad del documento. Esta será sancionable siempre que deba subsumirse en los demás supuestos atípicos del 390, pues nuestro sistema penal no ha acogido esta modalidad, como el italiano, de distinguir expresamente entre falsedades ideológicas y materiales, sino que describe una serie de conductas típicas de falsedad, que pueden ser, materiales o ideológicas, concepto este último, que por no tener expresa definición legal, tampoco es totalmente pacífico en la doctrina penal.

El Ts estableció que la mendacidad resultante de reflejar documentalmente una relación inexistente o con graves alteraciones sobre la existencia suscrita entre dos partes no será documento típicamente falso, por cuanto el mismo es auténtico y responde fielmente a lo que se ha plasmado en el documento, es decir, se considera documento auténtico el que se crea sin que responda a un negocio jurídico real, cuando las dos partes han convenido en su redacción, por tanto cuando lo comete un particular es impune.

Formas de ejecución

Al igual que las falsedades cometidas por funcionarios y autoridad pública en documento público, oficial o mercantil, en este tipo de falsedad cometido por particulares, para su consumación es necesario que el documento falsificado sea incorporado al tráfico jurídico, siendo indiferente que se consiga o no el resultado perseguido por el falsificador.

Al tratarse de un delito de resultado, se admite la posibilidad de ejecución incompleta.

Aspecto subjetivo

Este tipo de falsedades solo pueden ser cometidas por particulares y solamente es punible la comisión dolosa, sin que pueda darse la comisión imprudente al no estar regulada expresamente.

Pena y concursos

La pena es de prisión de seis meses a tres años y multa de 6 a 12 meses.

Este delito puede entrar en concurso real o ideal con otros tipos delictivos, lo más habitual es que entre en concurso medial con el delito de estafa.

Uso de documentos públicos, oficiales o mercantiles falsos

El 393 sanciona al que, a sabiendas de su falsedad, presentare en juicio o para perjudicar a otro hiciere uso de un documento falso de los comprendidos en los art. anteriores.

Sujetos

El sujeto activo del delito pude ser cualquier persona, a excepción del propio falsificador, porque en este caso la conducta de uso de quien ha falsificado el documento es posterior y quedará impune, al ser castigado por el hecho anterior a la falsificación.

Objeto material del delito

Son los documentos públicos, oficiales o mercantiles falsos.

Conducta delictiva

Son presentar en juicio un documento y la de usarlo para perjudicar a otro, en los dos casos conociendo la falsedad del documento.

A) Presentación en juicio

El TS ha estimado que para que concurra esta conducta típica es necesario que el que presente en un juicio un documento público, oficial o mercantil falso, lo haga con pleno conocimiento de su falsedad, no siendo suficientes las sospechas.

A efectos penales, se considerará juicio sólo aquel que procesalmente lo sea, por tramitarse ante los órganos jurisdiccionales, tanto civiles, contencioso-administrativo, laborales y constitucionales.

B) Hacer uso para perjudicar a otro.

Para poder apreciar esta conducta delictiva, es necesario que quien utilice el documento, lo haga con pleno conocimiento de su falsedad. Es habitual que se emplee un documento falso para engañar a otro y conseguir que éste realice un acto de disposición. Nos encontraríamos ante un concurso ideal-medial con el delito de estafa.

Aspecto subjetivo

Es un delito exclusivamente doloso.

Pena

La pena es inferior en grado a la señalada en los tipos anteriores para falsificadores.

Falsificación de los despachos transmitidos por los servicios de telecomunicaciones

Conductas delictivas

El art. 394, distingue entre dos tipos de conductas delictivas:

1. SUPOSICIÓN O FALSIFICACIÓN DE UN DESPACHO TELEGRÁFICO U OTRO PROPIO DE DICHOS SERVICIOS.

El sujeto activo sólo puede ser la autoridad o funcionario público encargado de los servicios de telecomunicaciones.

Los particulares no pueden cometer este delito, podrían participar con el sujeto activo como inductores o cooperadores necesarios.

El objeto material del delito puede ser el despacho telegráfico u otro propio de dichos servicios.

La acción consiste en fingir o simular la existencia de un despacho telegráfico u otro propio de dichos servicio, o bien alterar un despacho genuino.

Las modalidades de esta conducta se puede reducir a tres:

  • Creación de un despacho telegráfico imaginario.

  • Constatación falsa del texto entregado.

  • Alteración de alguna de las indicaciones esenciales del despacho telegráfico, con fechas, contenido o lugar de la expedición.

Para la consumación no es suficiente con la suposición o falsificación del despacho en sí, sino que debe ponerse en circulación, sin que sea necesario que lelgue a conocimiento del tercero. Cabe la tentativa.

Comisión dolosa

La pena es de prisión de 6 meses a tres años e inhabilitación especial por do a 6 años.

2. USO DEL DESPACHO FALSO.

El 394.2 castiga al que, a sabiendas de su falsedad, hiciere uso del despacho falso para perjudicar a otro.

Al no hacerse referencia a quién debe de ser el sujeto activo de esta conducta delictiva, la jurisprudencia y la doctrina discrepan. Parte de ella sostiene que esta conducta sólo pude ser cometida por autoridad o funcionario público, mientras que otras opiniones son contrarias, que puede ser cometida por cualquiera.

Sólo cabe la comisión dolosa al exigirse que debe actuarse a sabiendas de su falsedad.

La pena es la inferior en grado a la señalada a las falsificaciones.

Falsificación de documentos privados

Sujetos

En estos supuestos no se distingue entre autoridad, funcionario público o particular por lo que el sujeto activo de estos tipos delictivos puede ser cualquiera.

Objeto material

Es el documento privado.

Al no existir una definición legal de documento privado, habrá que adoptar el criterio de exclusión, de manera que serían documentos privados, todos aquellos que no sean público, oficiales, mercantiles o certificados, creen o prueben algún derecho posible de vulnerar o que de ellos se pueda derivar alguna obligación que afecte a terceras personas.

Conducta delictiva

Se distinguen dos conductas delictivas:

  • Falsedad de documento privado para perjudicar a otro.

  • uso de documento privado falso.

Falsedad en documento privado para perjudicar a otro

El art. 395, hace una remisión expresa a las modalidades de falsificación previstas en el 390, con la peculiaridad de que en este tipo de delito la falsedad se comete sobre documento privado.

La acción consiste en cometer en documento privado alguna de las falsedades previstas en los tres primeros números del 390, siempre y cuando se pretenda perjudicar a un tercero.

Las falsedades son:

  1. Alteración de elementos esenciales de un documento.

  2. Simulación de un documento.

  3. Suposición de intervenciones de personas en un acto en el que no han intervenido o atribución a los que han intervenido, de declaraciones o manifestaciones diferentes a las efectuadas.

Sólo cabe la comisión dolosa al exigirse la intención de perjudicar a tercero.

Para la consumación del delito, es necesario la maniobra falsaria y la concurrencia simultánea del ánimo de perjudicar, sin que sea necesaria la efectiva causación del perjuicio.

El tS ha establecido, que la falsificación realizada sobre un documento privado posteriormente incorporado a un procedimiento judicial o exte. Administrativo, no se convierte en una falsedad en documento público u oficial, pues cuando se llevó a cabo recayó sobre un documento privado.

La pena es la prisión de seis meses a dos años.

Uso de documento privado falso

El art. 396, al igual que el 393, castiga dos conductas delictivas:

  • La de presentar en juicio un documento falso

  • La de usarlo para perjudicar a otro, utilizando documento falso

En cualquier caso, debemos señalar que el TS ha señalado como elemento definidores de este delito:

  • Hacer uso o presentar en juicio un documento privado falso

  • Hacerlo ha sabiendas de su falsedad

  • No haber tomado parte en la falsificación

  • Hacer uso para perjudicar a tercero

La pena que se establece para este delito es la inferior en grado a la señalada para los falsificadores.

Falsificación de certificados

El CP regula en 397 a 399, la falsificación de certificados.

Objeto material

El objeto material del delito es el certificado

Por certificado hay que entender, el documento que se certifica y que por tanto tiene como objeto asegura la verdad de algo.

Conductas delictivas

Dependiendo de quien sea el sujeto activo del delito se distinguen tres tipos distintos de conductas delictivas:

1. LIBRAMIENTO DE CERTIFICADO FALSO POR FACULTATIVO 397

Se castiga al facultativo que librare certificado falso.

Sujeto activo únicamente pude ser el facultativo.

Por facultativo se entiende todo aquel que tenga una titulación oficial de rango universitario.

Se amplia a todas las profesiones que dependan de la obtención de un título de rango universitario.

La consumación del delito se produce con el hecho de la confección del certificado falso, sin que sea necesario que se libre con finalidad concreta.

Solamente doloso

Pena es multa de tres a doce meses.

2. LIBRAMIENTO DE CERTIFICADO FALSO POR AUTORIDAD O FUNCIONARIO PÚBLICO 398

Se castiga a la autoridad o funcionario público que librare certificación falsa.

El sujeto activo puede ser únicamente la autoridad o funcionario público que tiene encomendada la función de librar certificados.

Por autoridad o funcionario público hay que recurrir al art. 24.

El problema que surge en esta conducta delictiva, se da a la hora de delimitar cuándo nos encontramos ante este tipo delictivo o por el contrario nos encontramos ante el delito de falsificación cometido por funcionario o autoridad pública en documento público u oficial.

La solución no es fácil, el TS sin que haya fijado un criterio unánime, se ha pronunciado en alguna ocasión trazando la separación sobre el criterio del mayor o menor perjuicio causado por el documento.

La consumación del delito se produce desde el momento en que se emite la certificación.

Únicamente es doloso

Se establece una pena de suspensión de seis meses a dos años.

3. FALSIFICACIÓN O USO DE CERTIFICADO FALSO POR PARTICULAR.

El 399 distingue dos conductas distintas:

1. LA FALSIFICACIÓN DE CERTIFICADOS POR PARTICULARES

2. Uso de certificación falsa.

FALSIFICACIÓN

Se castiga la falsificación de certificados cometidas por particulares.

El sujeto activo es particular, se entiende todo aquel que no sea facultativo, autoridad o funcionario público.

Esta falsificación comprende la confección o alteración de los documentos señalados en los anteriores art. 397 y 398.

Solamente es posible la conducta dolosa.

Se establece una pena de multa de seis a tres meses.

USO

Se castiga al particular que haga uso a sabiendas de la certificación falsa.

El sujeto es el particular

Se exige que el uso se haga a sabiendas de su falsedad y por persona distinta a la autora de falsificación.

La conducta se consuma por el mero uso del certificado, sin que sea necesario que se produzca resultado.

Conducta dolosa

Pena de multa de tres a seis mese.

Disposición general a las falsedades

El art. 400, contiene una cláusula general para todas las falsedades, en la que se castigan los actos preparatorios a la realización de las falsedades descritas.

Las conductas penadas consisten en fabricar o tener, materiales u otros medios, siempre y cuando éstos estén destinados específicamente a la realización de cualquier tipo de las falsedades.

Únicamente se aplicará si se prueba no sólo la posibilidad de utilizar alguno de los utensilios enumerados para cometer la conducta falsaria, sino que además es necesario que el aparato desde su origen, tenga como destino específico la realización de conductas falsarias.

No será conducta típica, la fabricación o tenencia de un aparato, que sin haber sido destinado en su origen para la realización de conductas falsarias, pueda ser utilizado para este fin.

Falsedades personales

Se distinguen tres tipos de modalidades delictivas:

  • Usurpación del estado civil

  • Usurpación de funciones públicas

  • Intrusismo

La diferencia entre las falsedades personales y las documentales radica en que en éstas últimas la conducta delictiva se dirige sobre objetos materiales, mientras que las personales se dirigen sobre cualidades de las personas que no son ciertas.

Usurpación del estado civil

Anteriormente se recogía dentro de los delitos contra el estado civil. Sin embargo en el CP actual esta conducta se recoge dentro de los delitos relativos a las falsedades.

Antes según la doctrina, el bien jurídico protegido era el estado civil familiar y con ello la familia, sin embargo la postura ha evolucionado y actualmente se entiende que el bien jurídico protegido en este tipo de delitos es la SEGURIDAD DEL TRÁFICO JURÍDICO y en definitiva la fe pública, por lo que nos encontramos ante una falsedad, si bien personal.

Aunque esta postura no es unánime.

Aspectos objetivos

Concepto:

Se castiga la conducta de usurpar a otro el estado civil

Sobre el estado civil no existe ninguna definición legal. La doctrina se ha encargado de dar una definición sobre lo que debe entenderse, Algún autor lo define como conjunto de cualidades, atributos y circunstancias de la persona, que la identifican jurídicamente y que determinan su capacidad con cierto carácter de generalidad y permanencia. Otro autor como la cualidad de la persona por su especial situación y consiguiente condición de miembro en la organización civil de la comunidad, que determina su independencia jurídica.

Se puede diferenciar distintas situaciones: filiación, matrimonio, nacionalidad, vecindad, mayoría de edad, etc.

Sujetos

El sujeto activo puede ser cualquiera

El sujeto pasivo, puede dar lugar a una doble interpretación. Si se entiende que el bien jurídico protegido es el propio estado civil, el sujeto pasivo será la familia o la persona que se vea despojado de sus estado civil. Para los que entienden que el bien jurídico protegido es la seguridad del tráfico jurídico y la fe pública, el sujeto pasivo es el Estado o la sociedad.

Bien jurídico protegido

Hay división:

  • El propio estado civil familiar

  • La Seguridad jurídica y la fe pública

Conducta delictiva

La conducta es usurpar. Equivale a atribuírselo, suplantar a otra persona. Hacerse pasar por otra persona.

Para que concurra la conducta delictiva tiene que ocurrir:

  1. Se trate de una personal real: no puede ser imaginaria.

  2. Se trate de una persona viva: La jurisprudencia exige que para que concurra la conducta delictiva la usurpación del estado civil debe realizarse sobre una persona real que a su vez esté viva.

Sobre esta cuestión hay división entre la doctrina. Un sector mayoritario sostiene que desde el momento en que la persona no existe no posee estado civil alguno y por tanto no puede ser objeto de usurpación. Otro sector opina que puede cometerse con independencia de que el titular del estado civil usurpado haya fallecido.

Aspecto subjetivo

Es un delito doloso. El término usurpar exige que la suplantación se lleve a cabo con la finalidad de usar los derechos y acciones de la persona sustituida.

Formas de ejecución

La consumación del delito se produce con el acto de la suplantación de la persona, sin que se exija resultado.

Es posible la tentativa, si bien en la práctica es muy difícil separarla de la consumación.

Pena y concursos

La pena es de prisión de 6 a tres años.

Puede concurrir con el delito de falsedad documental, en este caso estaremos ante un concurso aparente de normas, aplicándose el precepto más grave.

Igualmente puede entrar en concurso con el delito de estafa, con lo que sería un concurso de delitos y no de normas.

Usurpación de funciones públicas

Aspecto objetivo

Concepto:

Este delito de usurpación de funciones públicas, 402, lo comete aquel que ilegítimamente ejerciere actos propios de una autoridad o funcionario público atribuyéndose carácter oficial.

Sujetos

El sujeto activo puede ser cualquier persona, delito común, incluso las autoridades o funcionario público que ilegítimamente realicen actos que no sean propios de su función

El sujeto pasivo es el Estado.

Bien jurídico protegido

Es el ejercicio de las funciones que corresponden a las autoridades o funcionarios.

Conducta delictiva

La conducta consiste en la realización o ejercicio ilegítimo de actos propios de una autoridad o funcionario público sin tener esa cualidad o función.

Los elementos que componen la conducta son:

  1. Que se ejerzan actos propios de una autoridad o funcionario. Se entiendo por actos propios aquellos que son competencia únicamente de la autoridad o funcionario.

  2. Que se realicen de manera ilegítima. Los actos propios han de ejercitarse careciendo de legitimación para realizarlos.

  3. Que el sujeto que realice la conducta se atribuya carácter oficial. Es necesario que el agente se atribuya el carácter oficial, la simple realización de actos propios de una autoridad o funcionario sin que se atribuya carácter oficial, no constituye esta conducta delictiva. Tampoco comete delito el hecho de acres pasar por un determinado funcionario, sin llegar a realizar actos propios.

Aspectos subjetivos

Es un delito doloso, el sujeto ha de tener conciencia del ejercicio de los actos ilícitos que realiza- No se prevé la comisión imprudente.

Formas de ejecución

La consumación del delito se produce, cuando tras la atribución del carácter oficial, el agente realiza el acto propio de la autoridad, si no se llega a realizar el acto, la conducta es impune.

Penas y concursos

Pena de prisión de uno a tres años.

Cuando el delito de usurpación de funciones públicas se realice como medio para cometer estafas, falsedades, detenciones ilegales, entrará en concurso ideal-medial con estos delitos, aplicándose el 77.

Cuando el delito de usurpación de funciones públicas se cometa por funcionario para invadir competencias que no le son propias, entrará en concurso aparente de normas con el delito de usurpación de atribuciones de otros poderes, resultando de aplicación este último.

Intrusismo

Con el 403, lo que se pretende controlar es la calidad de los profesionales, convirtiendo al título académico u oficial en condición necesaria e inexcusable para poder acceder al ejercicio de determinadas profesiones.

Intrusismo, es el ejercicio de actividades profesionales por persona que no se encuentra capacitadas para ello, por no haber obtenido la titulación necesaria para su ejercicio.

El bien jurídico protegido de este tipo tiene una doble vertiente, por un lado, se protege el derecho que tiene la Administración para expedir título que garanticen la competencia profesional y por otro, se pretende proteger el interés de los ciudadanos.

Dentro de este delito se distingue dos figuras delictivas distintas: 1. Se corresponde con el tipo básico. 2. Establece un tipo cualificado.

Tipo básico

Es el regulado en el 403.1, que castiga al que ejerce actos propios de una profesión sin poseer el correspondiente título académico expedido o reconocido en España de acuerdo con la legislación vigente o título oficial que acredite la capacitación necesaria y habilite legalmente para su ejercicio y no estuviere en posesión de dicho título.

Aspecto objetivo

En el 403.1 se castiga tanto a quien ejerza una profesión sin título académico, como a quien ejerza una profesión sin título oficial.

Por título académico hay que entender los títulos universitarios, dentro de los que se incluyen Doctores, licenciados en facultades, Escuelas superiores y de grado medio o equiparable. El título puede ser expedido en España o en un país extranjero, siempre que se trate de un título reconocido en España.

Por título oficial hay que entender además del título académico, cualquier otro título que sea otorgado o reconocido por el Estado, siempre que habilite para el ejercicio de una profesión.

Sujetos

El sujeto activo del delito puede ser cualquiera, siempre que no disponga del pertinente título académico u oficial y que ejerza actos profesionales.

Los sujetos pasivos pueden ser varios, la Administración, como garante de la potestad académica y profesional y por otro la sociedad.

Conductas delictivas

La conducta delictiva conste en el ejercicio de actos propios de una profesión, cuando se carezca de la titulación académica u oficial que habilite para el ejercicio de la profesión que se ejerce.

Para que se dé la conducta del delito de intrusismo es necesario:

1. El ejercicio de actos propios de una profesión. Aquellos que están específicamente reservados para las personas que hayan obtenido una titulación para el ejercicio de una determinada profesión.

2. El no estar en disposición del necesario título académico u oficial.

Aspecto subjetivo

Sólo es posible la comisión dolosa. El dolo exige que exista no sólo conciencia y voluntad de realizar los actos efectuados, sino también la intención de arrogarse la profesión de la cual se realizan actos propios.

Aunque no parece muy probable, si el sujeto cree erróneamente, con error vencible, que tiene derecho a ejercer determinados actos profesionales sin titulación, se estaría ante un supuesto de error de prohibición y se atenuaría la pena con arreglo al 14.3.

Antijuridicidad

Se puede admitir como causa de justificación el estado de necesidad, en supuestos como el de un diplomado en enfermería o estudiante de último año de medicina o médico extranjero que se encuentra de vacaciones que ante la ausencia de titulado para actuar, prestan los auxilios necesarios a un accidentado.

Formas de ejecución

Se trata de un delito de mera actividad, la consumación se produce desde el momento en que se realiza un acto propio de la profesión invadida, sin que sea necesario que se cause un determinado resultado.

Se admite la tentativa, si antes de realizar un acto propio, el sujeto es interrumpido por una intervención policial.

Pena y concurso

Si se requiere un título académico, la pena será de multa de 6 a 12 meses.

Si se requiere un título oficial, la pena será de 3 a 5 meses.

El delito de intrusismo puede entrar en concurso con el delito de estafa y el de falsedad.

Tipo cualificado: atribución pública de cualidad profesional

El tipo cualificado del delito de intrusismo es tipificado en el 403.2, para el cual se exige que además de ejercer actos propios de una profesión sin poseer el preceptivo título, el sujeto se atribuya públicamente la cualidad de profesional.

La simple atribución de la cualidad sin que la misma vaya acompañada de actos propios, no supone la comisión de esta conducta delictiva, aunque sí se considerará como falta del 637.

En estos supuestos la pena se agrava imponiéndose la pena de prisión de 6 meses a dos años.

Falta del art 637

El 637 tipifica como falta la conducta realizada por el que usare públicamente e indebidamente, uniforme, traje, insignia o condecoración oficial o se atribuyere públicamente la cualidad de profesional amparada por un título académico que no posea.

La conducta penada no exige la realización de actos propios de una profesión, sino que únicamente se exige la simple atribución pública de una cualidad profesional que no posee, al no tener un título académico propio a la misma.

Ejemplo, quien sin realizar acto de ejercicio profesional alguno, se atribuye la condición de abogado, sin estar licenciado en Derecho. La pena es de localización permanente 2 a 10 días.