Teoría de la codelincuencia: la autoría

Consideraciones generales sobre la codelincuencia

Autor: es quien realiza la conducta típica, esto es, ese "el que" al que hacen referencia numerosos artículos del CP al describir la conducta prohibida u ordenada.

Siempre que más de una persona interviene en la comisión de un delito estamos ante un supuesto de codelincuencia.

Codelincuencia: es la concurrencia de más de una persona en la comisión de un delito, con independencia de la calificación jurídica que reciba cada una. Puede un autor y vartios participes, un partícipe y varios autores, varios autores y varios partícipes, etc.

Art 27 CP: "Son responsables criminalmente de los delitos y faltas los autores y los cómplices".

El encubrimiento ha dejado de ser una forma de participación, de forma que ahora constituye un delito contra la Administración de Justicia o un delito de receptación.

El concepto de autor. Especial consideración de los delitos dolosos de acción

Art 28 CP: "Son autores quienes realizan el hecho por sí solos, conjuntamente o por medio de otro del que se sirven como instrumento.

También serán considerados autores:

a) Los que inducen directamente a otro u otros a ejecutarlo.

b) Los que cooperan a su ejecución con un acto sin el cual no se habría efectuado".

Inductor: aquel que induce directamente a otro u otros a ejecutar el hecho.

Cooperador necesario: aquel que coopera a la ejecución del hecho con un acto sin el cual no se hubiese efectuado.

Autoría y delitos dolosos de acción

Autor: es quien tiene el dominio del hecho, dominio que se manifestará en la realización inmediata e individual del hecho típico -autoría inmediata individual-, en la realización conjunta con otros -coautoría-, o en la realización por medio de otro del que se sirve como instrumento -autoría mediata-.

Autoría y delitos imprudentes

Solo podrá ser autor el que realice la conducta típica.

Realizar una conducta que no observa el cuidado objetivamente debido es el primer requisito para ser autor en el delito imprudente, pero sigue siendo insuficiente. No toda persona que infringe el cuidado objetivamente debido poniendo una condición de la producción del resultado es autor.

No todas las clases de autoría que regula nuestro CP son aplicables al delito imprudente. Si bien no plantea problemas la posibilidad de autoría inmediata individual, no es posible la autoría mediata ni la coautoría.

Autoría y delitos de omisión

Salvo en los delitos de omisión causal y resultado, donde podremos hablar de dominio del hecho en el sentido expuesto hasta ahora, en el resto de los delitos de omisión no podemos decir que se de un dominio de los factores causales hacia la producción del resultado.

En los delitos de omisión se considera dominio del hecho el dominio sobre la causa fundamental del resultado: el sujeto podía intervenir sobre los cursos causales evitando con ello el resultado.

Clases de autoría

Autoría inmediata individual

Es autor el que realiza el hecho por sí solo. Es el que realiza directamente, con sus manos, los actos típicos.

Autoría mediata

Es autor el que realiza el hecho por medio de otro del que se sirve como instrumento. El "hombre de atrás" utiliza otra persona para conseguir su propósito.

La realización del tipo no la lleva a cabo el autor, pues es el instrumento quien la realiza, pero es el autor quien tiene el dominio del hecho.

Hay casos en que el hombre de atrás tiene el dominio del hecho, pese a que también el instrumento domina la realización del hecho típico -autor detrás del autor-.

Coautoría

Coautoría: cuando en la ejecución de un delito intervienen más de un autor. Son coautores los que realizan "conjuntamente" -art 28 CP- el hecho.

La codelincuencia es el concepto genérico y la coautoría el concepto específico.

Es necesario que varias personas, que se han puesto de acuerdo para cometer el delito, realicen cada una de ellas algún elemento del tipo.

Así, no se puede admitir la coautoría en los delitos imprudentes pues no puede darse un acuerdo de voluntades dirigido a la comisión del delito. El TS sí la admite pero la distingue de la concurrencia de varias conductas imprudentes, sin acuerdo de voluntades.

El actuar en lugar de otro

Art 31.1 CP: "El que actúe como administrador de hecho o de derecho de una persona jurídica, o en nombre o representación legal o voluntaria de otro, responderá personalmente, aunque no concurran en él las condiciones, cualidades o relaciones que la correspondiente figura de delito o falta requiera para poder ser sujeto activo del mismo, si tales circunstancias se dan en la entidad o persona en cuyo nombre o representación obre".

Supone una ampliación de la autoría.