La tipicidad como categoría del delito

La tipicidad

Es el elemento del delito que se refiere a la cualidad de un comportamiento de hallarse comprendido en la descripción de lo injusto que hace una figura delictiva.

Por tanto, es típica la conducta que puede subsumirse en una figura delictiva.

El tipo de lo injusto se refiere únicamente a la parte de la figura delictiva que describe lo contrario a derecho.

Se basa en el principio de legalidad: solo un hecho tipificado en la ley penal con antelación a su comisión puede ser castigado como delito.

Función: seleccionar e informar sobre las conductas prohibidas.

Concepto de tipo

La tipicidad y la antijuridicidad son categorías diferentes. Al tipo de lo injusto pertenecen todas aquellas circunstancias que fundamentan lo injusto específico de una figura delictiva. En cambio, en la antijuridicidad se expresará un juicio sobre lo injusto genérico -contrario al OJ-, pudiendo quedar compensado el injusto específico por la concurrencia de alguna causa de justificación, sin que por ello el hecho deje de ser típico.

Forma parte del tipo de lo injusto, no solo lo prohibido sino también el resultado en los delitos de resultado.

En cambio, no pertenecen al tipo de lo injusto ni las condiciones objetivas de punibilidad, ni las circunstancias agravantes o atenuantes genéricas, ni las semigenéricas, pero sí pertenecen al tipo las agravantes o atenuantes de lo injusto  que el legislador ha elegido para formar un tipo agravado o atenuado de la parte especial.

La exclusión del tipo

La inexistencia en la conducta de alguno de los caracteres o elementos, objetivos o subjetivos, integrantes de un tipo penal hará que esa conducta ya no sea típica.

Para excluir la tipicidad de conductas que en principio parecen formalmente típicas se han diseñado diversos criterios.

Los criterios de la adecuación social y el riesgo permitido

Quedan excluidas del tipo aquellas conductas que aunque parezcan formalmente incluidas en él se mantienen dentro del orden social histórico normal de la comunidad.

Lesiones insignificantes de bienes jurídicos o conductas que a pesar de lesionar un bien jurídico se entienden como el resultado del uso normal de ese bien jurídico quedarían así excluidas del tipo.

El criterio de la insignificancia

Quedan excluidas del tipo las lesiones insignificantes de bienes jurídicos: los casos de bagatela.

Pero la definición genera inseguridad jurídica, al ser un criterio impreciso, y podría en ocasiones contradecir la propia regulación penal, que castiga en función de la gravedad del delito.

La interpretación teleológico-restrictiva del tipo

No toda conducta formalmente subsumible en el tipo resultaría típica, sino que habría que hacer una interpretación restrictiva del tipo en atención a qué se quiere proteger y qué se quiere castigar, lo que nos dejaría fuera del tipo, como atípicas, todas aquellas conductas que afectan a un bien jurídico de manera distinta a aquella que se quiere evitar con la norma penal.

La estructura y clasificación de los tipos

Según la clase de comportamiento típico:

  • delitos dolosos

  • delitos imprudentes

Según la forma de comportamiento:

  • delitos de acción

  • delitos de omisión

Según el sujeto activo:

  • delitos comunes

  • delitos especiales:

    • propios

    • impropios

  • delitos de propia mano

Según la exigencia o no de un determinado resultado:

  • delitos de mera actividad

  • delitos de resultado:

    • de resultado material

    • de resultado de peligro concreto

    • calificados por el resultado

Según la consumación del delito y sus efectos:
  • delitos instantáneos

  • delitos permanentes

Según la congruencia de las partes objetiva y subjetiva del tipo:

  • tipos congruentes

  • tipos incongruentes:

    • delitos de resultado cortado

    • delitos mutilados de varios actos

Según la construcción de los tipos:

  • tipos simples

  • tipos compuestos

  • tipos complejos

  • tipos mixtos:

    • mixtos alternativos

    • mixtos acumulativos

    • mixtos de proposiciones excluyentes

Las diferencias entre el resultado típico, el resultado valorativo y las cualidades de la acción: los conceptos de resultado, lesión, peligro abstracto y peligro concreto

Resultado típico: efecto de la acción, descrito en el tipo, que recae sobre un objeto.

Resultado valorativo: efecto sobre el bien jurídico.

Aunque lo normal suele ser que el objeto de la acción se identifique con aquel objeto que encarna al bien jurídico, no siempre es así.

Es peligrosa aquella conducta que presenta una cierta probabilidad de producir un resultado lesivo en un juicio de previsibilidad objetiva.

Juicio de previsibilidad objetiva: juicio realizado por una persona inteligente colocada en la posición del autor en el momento del comienzo de la acción y teniendo en cuenta todas las circunstancias del caso concreto más las conocidas por el autor y la experiencia común de la época sobre los cursos causales. Si la realización del tipo aparece como no absolutamente improbable la acción es peligrosa.

Peligro concreto: situación en la que un objeto entra en el ámbito o radio de acción de una conducta peligrosa y en ese momento su lesión aparece como inminente, aunque por fortuna finalmente la misma haya podido evitarse.

Peligro abstracto: el legislador prohíbe una conducta porque generalmente es peligrosa para los bienes jurídicos. Rara vez pasa a ser definida en el tipo, y por lo tanto no pasa a ser un requisito típico cuya concurrencia deba probar el juez para afirmar la realización del tipo.