Las Cortes Generales (I)

Naturaleza de las Cortes Generales

Las CCGG son el órgano a través del cual se expresa la soberanía popular y legitiman democráticamente el Estado.

En el sistema constitucional las Cortes Generales se definen por los siguientes caracteres:

  • Es un poder constitucional -art 74 CE-.

  • Es un poder definidor del Estado -art 1.3 CE: Monarquía "Parlamentaria"-.

  • Es un poder representativo y legitimado -art 66.1 CE-:

    • Las CCGG gozan de una legitimidad democrática prevalente y originaria de la que carecen los otros poderes del Estado porque:

      1. es el órgano ordinario de expresión de la soberanía popular

      2. sus miembros son elegidos por el Pueblo

  • Es un órgano permanente.

  • Es un poder deliberante.

El bicameralismo en la Constitución de 1978

La estructura bicameral de las CCGG se recoge en el 66.1: "Las CCGG ... están formadas por el Congreso de los Diputados y el Senado".

El hecho de que el poder legislativo esté constituido en algunos Estados por dos Cámaras legislativas responde a la estructura federal, regional o autonómica de aquéllos.

En España la Constitución de 1978 a la hora de configurar el Senado recoge la fórmula híbrida entre la organización territorial existente (las Provincias) y la organización territorial futura (las Comunidades Autónomas); lo que ha provocado que el Senado no sea una auténtica Cámara de representación territorial, ya que los Senadores son elegidos mayoritariamente por el cuerpo electoral mediante sufragio universal y directo en las provincias, los territorios insulares y en Ceuta y Melilla, lo que provoca que la Cámara Alta sea muy parecida a la del Congreso de los Diputados.

Tras haberse producido alguna reforma del Senado para darle mayor operatividad, no ha tenido el efecto deseado, siendo el Senado a día de hoy una Cámara prácticamente irrelevante.

Un bicameralismo asimétrico o imperfecto

Debido a las funciones exclusivas que se le atribuyen al Congreso de los Diputados frente al Senado, provoca que el sistema bicameral sea calificado como asimétrico. Algunas de esas funciones son:

  • la elección del Presidente del Gobierno.

  • la presentación de una moción de censura.

  • su participación en la declaración de los estados de excepción o sitio.

Bicameralismo perfecto sería aquel en el que las dos Cámaras están en posición de igualdad.

Las sesiones conjuntas del Congreso de los Diputados y el Senado

Con carácter general ambas Cámaras funcionan de forma separada, si bien, la Constitución prevé la actuación conjunta para ejercer las competencias no legislativas relacionadas con la Corona, las cuales serán presididas por el Presidente del Congreso y se regirán por un Reglamento de las CCGG; no obstante, todavía no se ha aprobado ningún reglamento en este sentido.

La separación de las Cámaras se concreta en tres principios:

  1. cada Cámara es independiente de la otra en cuanto a organización y funcionamiento.

  2. nadie puede ser miembro de ambas Cámaras simultáneamente.

  3. las Cámaras deliberan por separado.

Composición de las Cámaras

La composición del Congreso de los Diputados

El Congreso está constituido por 350 Diputados -número fijado por LOREG-, elegidos por sufragio universal, libre, igual, directo y secreto; siendo la circunscripción electoral la Provincia. Y aplicándose un criterio de representación proporcional basado en listas cerradas que permite distribuir los escaños, según la fórmula D'Hont, en proporción al número de votos obtenidos por cada formación política, si bien, diversos factores favorecen de forma especial a las primeras fuerzas políticas, conforme a las siguientes reglas:

  1. No se tienen en cuenta aquellas candidaturas que no hubieran obtenido, al menos, el 3% de los votos válidos emitidos en la circunscripción.

  2. Se ordenan de mayor a menor, en una columna, las cifras de votos obtenidos por las restantes candidaturas.

  3. Se divide el número de votos obtenidos por cada candidatura por 1, 2, 3, etc, hasta un número igual al de escaños correspondientes a la circunscripción. Los escaños se atribuyen a las candidaturas que obtengan los cocientes mayores en el cuadro, atendiendo a un orden decreciente.

El mandato de los Diputados es de cuatro años. Además, la LOREG establece -art introducido por la LO 3/2007- que las candidaturas deberán tener una composición equilibrada de mujeres y hombres, entre un 40% y un 60% de ambos sexos.

La composición del Senado

Se distingue entre Senadores elegidos por sufragio universal, libre, igual, directo y secreto, aplicando un sistema de mayoría; y Senadores designados por las Asambleas Legislativas de las Comunidades Autónomas.

  • Los ciudadanos eligen 207 Senadores por un sistema mayoritario limitado y de listas abiertas -establecido por la LOREG-, de manera  que los electores pueden dar su voto a 3 candidatos por provincia, 2 en islas mayores, Ceuta y Melilla, y 1 en las restantes circunscripciones insulares, distribuidos como sigue:

    • En cada provincia se eligen cuatro Senadores.

    • En las provincias insulares, cada isla o agrupación de islas, constituye una circunscripción a efectos de elección de Senadores, correspondiendo tres a cada una de las islas mayores o agrupación de islas.

    • En Ceuta y Melilla se eligen dos Senadores en cada una.

  • Cada CCAA designa:

    • un Senador

    • y otro más por cada millón de habitantes. Así, el número de Senadores no es fijo, sino que varía en función de si la población aumenta o disminuye, asegurando la adecuada representación proporcional.

El mandato de los Senadores elegidos por los ciudadanos es de cuatro años. Pero no puede decirse lo mismo de los Senadores Autonómicos. El TC ha admitido la constitucionalidad de las dos opciones de vinculación del mandato senatorial, bien a la legislatura de la Asamblea Autonómica, bien a la legislatura del Senado.

Las distorsiones del sistema electoral

Aunque la Constitución establece un sistema de representación proporcional, en la práctica esta proporcionalidad se ve distorsionada en ambas Cámaras por distintos factores:

En el Congreso de los Diputados

  1. El reducido número de escaños del Congreso -350- teniendo en cuenta la población española -47.000.000-.

  2. La elección de la provincia como circunscripción electoral distorsiona gravemente el sistema, por dos razones:

    1. su elevado número -50-

    2. existe gran disparidad demográfica entre ellas

  3. El hecho de que a cada provincia se le asignen dos Diputados independientemente de su población => sobrerrepresentación de las provincias menos pobladas y subrepresentación de las más pobladas.

  4. El sistema D'Hont produce efectos proporcionales en circunscripciones con más de siete diputados, cuanto más pequeña es la circunscripción menor es el efecto proporcional. En España la mayoría de las circunscripciones son de cuatro o cinco diputados, con lo que la proporcionalidad es nula o está muy cercenada a favor de las fuerzas políticas mayoritarias.
  5. Con objeto de limitar el acceso de grupos minoritarios se establece la barrera electoral del 3% de votos obtenidos válidamente. Pero en realidad, este mínimo sólo opera en las grandes circunscripciones como Madrid o Barcelona; en el resto, la posibilidad de obtener derecho a un escaño se sitúa, al menos, entre el 10% y el 15% de los votos.

Esta quiebra de la proporcionalidad conlleva:

  • una sobrerrepresentación de las dos grandes fuerzas políticas, con lo que se favorece la implantación del bipartidismo.

  • una sobrerrepresentación de las fuerzas políticas de implantación regional.

  • una infrarrepresentación de partidos de ámbito nacional que obtienen un importante número de votos en el conjunto de las circunscripciones, pero que, sin embargo, obtienen un número muy reducido de escaños o incluso ninguno.

En el Senado

En el Senado quiebra el principio de igualdad de voto, al primar la representación territorial sobre la poblacional. La consecuencia es una mayor representación de las zonas menos pobladas de España, en detrimento de las más activas económicamente, que agrupan a la mayor parte de la población.

Con la implantación del sistema electoral mayoritario limitado y con listas abiertas, el legislador pretendía dos objetivos:

  1. que el elector pudiera manifestar sus preferencias en la designación de candidatos.

  2. que las minorías pudieran tener una cierta representación en el Senado.

Sin embargo, se ha podido observar cómo los partidos minoritarios difícilmente obtienen representación en la Cámara Alta.

El derecho de sufragio

El reconocimiento de que la soberanía nacional reside en el pueblo se consagra en el art 23 CE que reconoce los derechos de participación política de los ciudadanos.

Abarca tanto el derecho de sufragio activo (capacidad de ser elector) como el derecho de sufragio pasivo (capacidad de ser elegido); para ser titular de ambos derechos el ciudadano debe cumplir una serie de condiciones y no estar incurso en ninguna limitación legal.

Características del sufragio.

  • Sufragio universal, parte de la base de que cualquier sujeto puede ser elector o elegible; sin embargo se establecen algunas limitaciones que impiden ejercer el derecho de sufragio en determinados casos, por razón de edad, nacionalidad, incapacidad, etc.

  • Sufragio igual, supone que a cada elector le corresponde un voto y que todos los votos tienen el mismo valor.

  • Sufragio libre, hace referencia al derecho del elector de votar sin coacción ni presión externa y también a decantarse por la opción más oportuna.

  • Sufragio directo, el votante elige directamente, sin intermediarios, a sus representantes.

  • Sufragio secreto, en el sentido de establecer los mecanismos necesarios que permitan al ciudadano no dar a conocer el sentido de su voto.

El derecho de sufragio activo

Características:

  1. Es un derecho individual de la persona física

  2. Es un derecho de los nacionales. La CE reconoce el derecho a los extranjeros residentes en el caso de elecciones municipales, atendiendo a criterios de reciprocidad. Y la LOREG reconoce también el derecho en el caso de elecciones al Parlamento Europeo a los ciudadanos comunitarios residentes en España.

  3. Es un derecho exclusivamente político.

  4. Es un derecho de ejercicio periódico.

Límites:

  • La edad. ≥ 18 años. Si ha cumplido los 18 y no ha dado tiempo a inscribirla en el censo se le deberá permitir el voto.

  • Estar inscrito en el censo electoral. El censo electoral es el registro público de los ciudadanos con derecho a votar.

  • Pleno disfrute de los derechos políticos. El art 3 LOREG establece que carecen de sufragio:

    • los condenados a la privación del derecho de sufragio durante el tiempo de su cumplimiento.

    • los declarados incapaces en virtud de sentencia judicial firme, siempre que declare expresamente la incapacidad para el ejercicio del derecho de sufragio.

    • los internados en hospital psiquiátrico por autorización judicial, siempre que en la autorización el Juez declare expresamente la incapacidad para el ejercicio del derecho de sufragio.

El derecho de sufragio pasivo

Es el derecho a ser representante político del resto de ciudadanos. Corresponde a todo ciudadano español mayor de edad con derecho de voto. Se reconoce el derecho a ser candidato en elecciones municipales a los extranjeros residentes en España que sean ciudadanos comunitarios, o extracomunitarios con cuyos países existan acuerdos de reciprocidad.

Respecto a las elecciones al Parlamento Europeo, el Tratado de Funcionamiento de la UE confiere la cualidad de elegible a todo ciudadano de la UE que resida en un Estado miembro.

El derecho de sufragio pasivo comprende también el derecho a permanecer en el cargo para el que se es elegido y ejercer las funciones inherentes al mismo -sentencia del TC-. Esta sentencia del TC sentó las bases del transfuguismo político, pues el escaño pertenece al representante y no al partido por cuya lista fue elegido.

La LOREG establece en su art 6 las causas de inelegibilidad:

  1. personas que ocupan determinado cargo público: Magistrados del TC, Militares en activo, Jueces y Fiscales en activo, etc,...

  2. personas que hayan sido condenadas judicialmente:

    1. a pena privativa de libertad

    2. por delitos de rebelión, terrorismo, etc... cuando haya recaído pena de inhabilitación para el ejercicio de sufragio pasivo o inhabilitación absoluta o especial, o de suspensión para empleo o cargo público.

La incompatibilidad es el impedimento legal para simultanear la función parlamentaria con otros cargos públicos o determinadas actividades privadas.

Se puede afirmar que mientras la inelegibilidad es un factor que opera con carácter previo a la elección e implica la renuncia al cargo que se ocupa para poder ser candidato, la incompatibilidad opera después de las elecciones y obliga a elegir entre el mandato parlamentario y el cargo que se ocupaba antes de ser elegido y que resulta ser incompatible con aquél.

La relación de los parlamentarios con los electores: la prohibición del mandato imperativo

Frente al mandato imperativo conforme al cual el representante tenía que seguir las instrucciones que le daban sus mandantes, aparece el mandato representativo donde el representante tiene capacidad para decidir libremente en qué sentido va a actuar, desligándose así de las personas que lo eligieron.

En la actualidad, debido al llamado “Estado de partidos”, los representantes aparecen ligados a la disciplina del partido al que pertenecen, lo que provoca la pérdida de libertad del representante que queda sujeto a las instrucciones de su Grupo Parlamentario; y sólo en casos excepcionales de “traición” al partido político, el representante no seguirá las directrices de su Grupo Parlamentario.

La elección es pues, de personas y cualquier otra concepción pugna con la CE y con la misma dignidad de posición de electores y elegibles, porque ni los primeros prestan, al votar, una adhesión incondicional a determinadas siglas partidarias ni los segundos pierden su individualidad al recabar el voto desde listas de partido.

La calidad de nuestra representación depende más del escrutinio que hayan realizado los partidos al seleccionar a sus candidatos que de la capacidad de los ciudadanos para calibrar la honorabilidad de sus representantes.