El contrato de transporte

El contrato de transporte

El transporte. Consideraciones generales

Hay una legislación muy amplia al respecto:

Se regula en la Ley de ordenación de los Transportes Terrestres de 30 de Julio de 1987 y su Reglamento de 28 de septiembre de 1990.

La Ley 39/03 de 17 de noviembre del Sector Ferroviario deroga los capítulos relativos al ferrocarril y establece una nueva normativa.

Se establecen unos principios básicos:

  • Unidad de mercado

  • Libertad de empresa

  • Armonización de las condiciones de competencia

  • Reserva al Estado del Sistema Nacional de Transporte

  • Intervención de la administración en los precios de los transportes públicos

Se regula también en los arts. 349 a 379 del CCo sobre el contrato mercantil de transporte terrestre

Convenio de Ginebra sobre transporte por carretera de 1956 modificado en 1978 (documentación, afección al pago, responsabilidad del porteador)

Convenio TIR de Ginebra de 1975 que pretende evitar inspecciones aduaneras de mercancías en tránsito.

Convenio COTIF en materia de ferrocarriles ratificado por España en 1982

Concepto, caracteres y clases de transporte

En el contrato de transporte una persona (porteador) se obliga frente a otra (cargador) a cambio de un precio a trasladar incólumes de un lugar a otro a determinadas cosas o personas o a ambas a la vez.

El art. 349 del CCo regula su naturaleza mercantil en base a dos aspectos:

  1. Que tenga por objeto mercaderías o efectos de comercio

  2. Que el porteador sea comerciante

El contrato extiende su ámbito al traslado de personas (viajeros) y no solo de mercancías o efectos. Pertenece a la categoría de los contratos de obra.

Modalidades:

  • Atendiendo al objeto del contrato: Transporte de cosas y transporte de personas, en razón a las diferencias existentes en el régimen jurídico de ambos.

  • Atendiendo en función del medio o vehículo empleado para realizarlo: naval, terrestre, aéreo o ferroviario.

  • Transporte multimodal cuando hay diversidad de medios

  • Transporte combinado: cuando hay diversidad de porteadores.

El contrato de transporte terrestre de mercancías

Concepto y régimen jurídico

El contrato de transporte de cosas se perfecciona por el consentimiento de las partes y por tanto no es un contrato real.

Suele dar lugar a la expedición de un documento denominado carta de porte. Las partes pueden exigirse mutuamente que se extienda la carta de porte y en ella figurarán los nombres del porteador, cargador y consignatario.

La carta es también título de tradición o representativo de las mercaderías transportadas. Se puede extender nominativa, a la orden o al portador y el Art. 353 CCo establece expresamente el canje de ese título por el objeto porteado como acto final de cumplimiento del contrato que cancela las respectivas obligaciones y derechos de las partes.

Elementos personales del contrato

Porteador. Empresario que asume directamente la obligación de realizar el transporte. El CCo prevé la posibilidad del llamado transporte de servicio combinado o transporte cumulativo en el que varios porteadores se obligan en un mismo contrato a transportar sucesivamente la carga hasta el punto de destino.

Cargador o remitente. Persona que contrata con el porteador y se obliga a entregar la carga para su traslado.

Consignatario o destinatario. Persona a quien se han de entregar las mercancía o efectos transportados. Puede ser el mismo cargador o persona distinta. La figura se asemeja a la del art.1162 del CC que la doctrina llama adjectus solutionis causa o sea persona autorizada para recibir la prestación concertada por otro.

Expedidor. Es el tercero, en sentido estricto, ajeno al contrato de transporte, que por cuenta del cargador hace entrega de las mercancías al transportista en el lugar de expedición de las mismas.

Otras empresa y organismos auxiliares del transporte:

  • La agencia de transporte. Empresario auxiliar de transporte con función de intervenir en la contratación del transporte por carretera

  • Los transitarios. Intermediarios u organizadores de las operaciones de transporte internacional por cualquier medio

  • Los almacenistas-distribuidores. Empresarios que realizan actividades auxiliares o complementarias del transporte por carretera.

  • Los centros de información y distribución de cargas. Organismos de información ubicados en los grandes núcleos urbanos de las diferentes Comunidades Autónomas.

El contrato de transporte terrestre de mercancías por carretera

Consideraciones previas: régimen jurídico y sujetos intervinientes

La referencia principal es la Ley 15/2009 sobre el Contrato de Transporte Terrestre de Mercancías (LCTTM). Además, la regulación de la actividad se acompaña de la Ley 16/1987 de Ordenación de los Transportes Terrestres y su Reglamento de desarrollo, y de la Ley 25/2009 "Omnibus".

La Ley define a los sujetos que pueden formar parte del contrato señalándose la presunción de contratación en nombre propio para los habituales contratantes o intermediarios (art. 5).

La documentación del contrato

El contrato de transporte es un contrato consensual y como tal su documentación, de una u otra forma, no es esencial a su existencia (art. 13). Cuestión distinta es la exigencia administrativa de que todos los envíos que se efectúen en el ámbito nacional vengan documentados por escrito, siendo válido a estos efectos la carta de porte (Orden FOM/2861/2012), documento que se emite como acto con carácter probatorio de la conclusión y contenido del contrato de transporte y recepción de las mercancías.

En la carta de porte distinguimos tres tipos de contenido:

  1. el obligatorio, con detalles como fecha y lugar de expedición, sujetos, mercancías, con indicación de su naturaleza, número y cantidad, tipo de embalaje, y el precio.

  2. el facultativo, que las partes quieran reflejar como resultado de sus acuerdos.

  3. y el que por exigencia de la legislación especial aplicable al tipo de mercancía u otras circunstancias, deba quedar reflejado en la carta de porte.

La omisión de alguna de las menciones previstas no privará de eficacia a la carta de porte en cuanto a las incluidas (art. 13.2). Se establece la obligación de emitir una carta de porte para cada envío (art. 10.3 LCTTM) y la posibilidad de emitir tantas cartas como vehículos participen en el transporte, si así lo solicitan porteador o cargador.

El legislador consagra (art. 10.7 LCTTM) la responsabilidad de porteador y cargador por los gastos y perjuicios que se deriven de la inexactitud o insuficiencia de los datos que les corresponda hacer constar en la carta de porte.

Contenido del contrato

Con respecto a las obligaciones y derechos del cargador ha de entregar al porteador las mercancías o efectos del contrato en lugar y tiempo previsto.

El cargador asumirá o no la obligación de pagar el porte o precio del transporte según que se realice a portes pagados o a portes debidos. En el segundo caso la porteador.Tiene derecho de disposición con doble facultad de suspender el transporte dando contraorden o de variar la consignación de las cosas transportadas. (art. 360 CCo y art. 1594 CC)

Las mercancías: depósito y enajenación

La obligación fundamental es la de poner a disposición del consignatario las cosas transportadas en el estado en que las recibe, en el plazo, lugar y condiciones previstas en el contrato.

Como en la compraventa la obligación de entrega se cumple con la puesta a disposición. Si el consignatario no fuere hallado en el domicilio expresado en la carta de porte, se negase al pago de los portes y gastos o rehusase el recibo de los géneros, deberá el porteador realizar el depósito judicial de los mismos.

Obligaciones accesorias:

  • Custodia

  • Cumplir en el transporte las leyes y reglamentos de la Administración pública

  • No variar la ruta si se hubiese convenido previamente

Derechos del porteador:

  • Registro de los bultos que se le entregan para reparto

  • Proceder a la venta judicial de los efectos transportados que corrieran riesgo de perderse por su naturaleza.

  • A cobrar el precio y los gastos del transporte.

Facultad de depositar judicialmente las cosas transportadas:

Transcurridas 24 horas desde la entrega puede exigir la venta judicial de los géneros transportados en cantidad suficiente para cubrir el precio del transporte y los gastos generados.

Los efectos porteados estarán especialmente obligados a la responsabilidad del precio del transporte y de los gastos y derechos causados por ellos durante su conducción o hasta el momento de su entrega. Este privilegio prescribe a los 8 días de haberse hecho la entrega.

La responsabilidad del porteador

El consignatario por el solo hecho de estar designado en la carta de porte tiene derecho a que el porteador le entregue los objetos porteados sin detrimento ni menoscabo en el plazo previsto en el contrato.

La consecuencia del abandono es que el porteador deberá satisfacer el total importe de los géneros inutilizados o no entregados a su debido tiempo.

Los objetos porteados viajan a riesgo y ventura del cargador por lo que serán de su cargo los daños y menoscabos que experimenten por efecto de fuerza mayor, caso fortuito o vicio.

La prescripción de acciones

Las reclamaciones derivadas del contrato de transporte tienen un plazo general de un año. Ahora bien, para el caso de actuaciones dolosas o con dolo eventual del porteador, el plazo se amplía un año más.

Ante pérdida parcial, avería y retraso el plazo dará comienzo desde la entrega al destinatario. En situación de pérdida total de las mercancías comenzará una vez transcurridos treinta días desde que el porteador se hiciera cargo de la mercancía para el caso en que no se pactara plazo alguno para la entrega. Para el resto de casos, se establece un plazo de 3 meses desde la celebración del contrato de transporte o desde el día en que la acción pudiera ejercitarse en caso de que fuera posterior a los 3 meses.

Será de un año el plazo para interponer la acción de regreso ocasionada por la inicial responsabilidad de un porteador por los daños generales a las mercancías por otros porteadores, plazo que comenzará a computarse desde el momento en que se fijara la indemnización a pagar por sentencia firme o laudo arbitral, o en su ausencia, a partir del momento en que el porteador que ahora acciona contra otro efectuó el pago. Como cabe observar se evita a favor del porteador que afrontó el pago de la indemnización, que su acción de regreso prescriba frente al porteador que causó los daños en la mercancía.

Transporte internacional de mercancías por carretera. Aproximación al régimen jurídico

Epígrafe excluido de examen. Curso 2013/2014.

Transporte de personas por carretera: régimen nacional e internacional

En estos casos no cabe hablar de entrega ni al comienzo ni al fin del contrato y no existe la figura del consignatario. Los sujetos del contrato son el porteador y el viajero. El primero asume la obligación de trasladar incólume al segundo de la partida al destino. El viajero asume, en cambio, la obligación principal de abono y las secundarias de uso del vehículo.

Se entenderán convenido de conformidad con las cláusulas del contrato tipo establecido por la Administración y se formalizarán a través de la expedición del billete (art.24 LOTT) Rige una obligación de vigilancia que en caso de infracción genera la responsabilidad específica del porteador. Normalmente el transporte de viajeros obliga al porteador a conducir también el equipaje. La responsabilidad por daños al equipaje está limitada, salvo dolo o declaración de valor, a un máximo de 14,50€ por kg. de peso.