La situación de dependencia

Clasificación de la situación de dependencia: su fijación según baremo

La situación de dependencia se clasifica en grados, en concreto grado I (Dependencia moderada), II (Dependencia severa) y III (Gran dependencia). La determinación de los grados se efectúa mediante la aplicación del correspondiente baremo, por los órganos de valoración de la situación de dependencia designados por las CCAA que considerarán los informes sobre la salud de la persona y sobre el entorno en el que viva, las ayudas técnicas, órtesis y prótesis que le hayan sido prescritas.

En el baremo se establecen los criterios objetivos de valoración del grado de autonomía de las personas, de su capacidad para realizar las actividades de la vida diaria, los intervalos de puntuación para cada uno de los grados y niveles de dependencia, y el protocolo con los procedimientos y técnicas a seguir para la valoración de las aptitudes observadas.

El reconocimiento de la situación de dependencia se realizará por los órganos correspondientes, a instancias de la persona interesada o de quien ostente su representación.

La situación de dependencia de los menores de 3 años

En el caso de los menores de 3 años, la situación de dependencia queda reflejada, a efectos jurídicos, mediante la aplicación de un baremo diseñado específicamente para ellos, que se denomina Escala de Valoración Específica (EVE) y que está regulada en el Anexo II del RD 174/2011 de valoración de la dependencia.