El campo de aplicación del régimen general de la Seguridad Social

Introducción

A partir de esta lección todas las que siguen están destinadas al Régimen General de la SS, es decir, a los trabajadores por cuenta ajena y asimilados.

Antes de entrar a analizar las prestaciones del sistema de la SS, esto es, su acción protectora, necesariamente se ha de exponer quiénes son los beneficiarios, esto es, su campo de aplicación, las relaciones jurídicas de la SS, para finalmente, abordar la financiación del sistema de la SS.

Campo de aplicación

Se entiende por campo de aplicación, las personas incluidas en el sistema de SS, es decir, los beneficiarios de la protección dispensada por el Estado frente a las contingencias y situaciones de necesidad que el legislador establece. Estarán obligatoriamente incluidos en Régimen General de la SS, los trabajadores por cuenta ajena y asimilados.

A estos efectos se declaran expresamente incluidos:

  • Trabajadores por cuenta ajena y los socios trabajadores de sociedades mercantiles capitalistas, aun siendo miembros de su órgano de administración, si el desempeño de su cargo no conlleva la realización de las funciones de dirección y gerencia de la sociedad, ni posean su control. Es una excepción los trabajadores de actividad marítimo-pesquera, incluidos en el Régimen Especial de Trabajadores del Mar.

  • Los conductores de vehículos de turismo al servicio de particulares.

  • El personal civil no funcionario dependiente de organismos, servicios o entidades del Estado.

  • El personal civil no funcionario dependiente de organismos y entidades de la Administración Local, siempre que no estén incluidos en virtud de una Ley especial en otro régimen obligatorio de previsión social.

  • Los laicos y seglares que presten servicios retribuidos en los establecimiento o dependencias de las entidades o instituciones eclesiásticas.

  • Las personas que presten servicios retribuidos en las entidades o instituciones de carácter benéfico- social.

  • El personal contratado al servicio de Notarías, Registro de la Propiedad y demás oficinas y centros similares.

  • Los funcionarios en prácticas que aspiren a incorporarse a Cuerpos o Escalas de funcionarios que no estén al Régimen de Clases Pasivas y los altos cargos de las AAPP que no sean funcionarios públicos, así como los funcionarios de nuevo ingreso de las CCAA.

  • Los funcionarios del Estado transferidos a las CCAA que hayan ingresado o ingresen voluntariamente en el Cuerpo o Escalas propios de la CCAA de destino.

  • Los miembros de las CCLL que desempeñen sus cargos con dedicación exclusiva.

  • Los consejeros y administradores de sociedades mercantiles capitalistas, siempre que no posean el control de éstas, cuando el desempeño de su cargo conlleve la realización de las funciones de dirección y gerencia de la sociedad, siendo retribuidos por ello o por su condición de trabajadores, por cuenta de la misma, con exclusión de la protección de desempleo y del FOGASA.

  • los cargos representativos de los Sindicatos constituidos al amparo de la LO 2/1985 de Libertad Sindical, que ejerzan funciones sindicales de dirección. Contiene el artículo 97 apartado m) que establece la posibilidad de que se incluya en el Régimen General, por RD a propuesta del MESS cualquiera otras personas.

No se incluyen en el Régimen General los trabajos que se ejecuten ocasionalmente mediante los servicios llamados amistosos, benévolos o de buena vecindad, y los que den lugar a su inclusión en alguno de los Regímenes Especiales de la SS.

Las relaciones jurídicas de Seguridad Social

Son cuatro las relaciones jurídicas que nacen entre la Administración, empresario y trabajadores, por cuenta ajena:

  • La inscripción de la empresa.

  • La afiliación

  • El alta de los trabajadores

  • y la baja de los trabajadores

La competencia para la tramitación de la inscripción así como para reconocer el derecho a la afiliación, el alta y la baja la tiene encomendada la TGSS a través de sus Direcciones Provinciales o Administración.

Inscripción de empresa

Los empresarios, como requisito previo e indispensable a la iniciación de sus actividades, han de solicitar su inscripción en el Régimen General, haciendo constar la Entidad Gestora o MATEP que asumirá la protección de estas contingencias profesionales del personal a su servicio así como la cobertura de la prestación económica por incapacidad temporal derivada de contingencias comunes.

A estos efectos se considera empresario, toda persona natural o jurídica, pública o privada, por cuya cuenta trabajen las personas ya citadas, es decir trabajadores por cuenta ajena o asimilados, aun cuando su actividad no esté motivada por ánimo de lucro.

La inscripción es única y válida en los Regímenes del sistema de SS que se determine, para todo el territorio del Estado y para toda la vida de la persona física o jurídica titular de la empresa, y contendrá:

  • Nombre y apellidos del interesado y, en su caso, de la persona que lo represente, así como identificación del medio preferente y del lugar que señale a efectos de notificación.

  • Los datos relativos a la denominación, domicilio y actividad de la empresa y si precisa, o no, que se le asignen diversos códigos de cuenta de cotización.

  • Lugar y fecha de solicitud de la inscripción.

  • Firma del solicitante o acreditación de la autenticidad de su voluntad expresa por cualquier medio.

  • Órgano, centro o unidad administrativa a la que se dirige.

Lo acompañará de: DNI o pasaporte si es extranjero, cuando el empresario es persona física; de ser persona jurídica, además de la identificación de la persona natural que formula la solicitud el título en virtud del que la efectúa, aportando escritura de constitución o certificación del registro correspondiente si es sociedad, del libro de actas si es una comunidad de propietarios, certificado del Ministerio del Interior u órgano correspondiente de la CCAA cuando se trate de asociaciones.

Deberá hacerse constar la EG o colaboradora por la que opta para la cobertura de las contingencias profesionales (accidente de trabajo y enfermedad profesional) y de la prestación económica por incapacidad temporal por contingencias comunes(accidente no de trabajo o enfermedad común), así como la actividad económica de la empresa.

Si la solicitud de inscripción o las declaraciones a efecto de protección de las contingencias profesionales (accidente de trabajo/enfermedad profesional) o de la cobertura de la prestación económica por incapacidad temporal por contingencias comunes, accidente no laboral o enfermedad común, no reuniera los datos señalados, se requerirá para que en 10 días subsane la falta o acompañe los documentos indicados.

Tramitado el correspondiente expediente, la TGSS dictará la resolución de inscripción, asignándole al empresario un único número de inscripción, que será considerado el primero y principal código de cuenta de cotización referido éste, al domicilio de la empresa, vinculándose todas aquellas otras cuentas de cotización que puedan asignarse al empresario en la misma o distinta provincia.

Los empresarios deberán comunicar obligatoriamente las variaciones que se produzcan en los datos, cambio de la entidad que asuma la cobertura de las contingencias profesionales y en su caso la prestación económica por incapacidad temporal de contingencias comunes, cambio del nombre de la persona física o de la denominación de la persona jurídica, cambio de domicilio legal del empresario, cambio de actividad económica, extinción de la empresa o cese de la actividad y en general cualquier variación que afecte a los datos declarados en la solicitud.

La comunicación de variación de datos ha de ir dirigida a la Dirección Provincial de la TGSS o Administración de la misma, en modelo oficial, dentro del plazo de 6 días desde que se produzcan tales variaciones salvo que se trate del cambio de entidad que cubre las contingencias profesionales y la prestación económica por incapacidad temporal por contingencias comunes que deberá efectuarse con antelación de 10 días naturales a su efectividad.

En el caso de que el empresario incumpla con esta obligación, la TGSS procederá de oficio a realizar las actuaciones correspondientes para la inscripción de la empresa y la formalización de la protección de las contingencias profesionales, dando cuenta al empresario de su actuación a los efectos procedentes.

Afiliación de trabajadores

Los empresarios inscritos están obligados a solicitar a la TGSS o Administraciones de las mismas en la provincia en que se encuentre abierta la cuenta de cotización, la afiliación a la SS de los trabajadores que ingresen a su servicio y que no estén previamente afiliados.

Dicha afiliación es obligatoria, única para toda la vida del afiliado y para todo el sistema de SS, así como exclusiva.

Su solicitud se formula con anterioridad a la iniciación de la prestación de servicios del trabajador a través del modelo oficial, aportándose el DNI del trabajador o permiso de trabajo o documento equivalente si fuera extranjero; su solicitud implica el alta inicial del trabajador en el Régimen General.

Si se incumpliese esta obligación de afiliar, la afiliación o alta inicial, puede producirse, sin perjuicio de las responsabilidades a que hubiere lugar y del régimen sancionador a aplicar:

  • A instancia del Trabajador, presentando directamente la solicitud ante la Dirección Provincial de la TGSS o Administración de la misma, en cualquier momento posterior a la constatación del incumplimiento empresarial, momento a partir del cual, aquellas darán cuenta a la Inspección de Trabajo y de Seguridad Social (ITSS) al objeto de las comprobaciones y demás efectos que procedan.

  • De oficio, por la Dirección Provincial de la TGSS o Administración de la misma cuando, por consecuencia de la actuación de la ITSS, de los datos obrantes en las Entidades Gestoras y Servicios Comunes de la SS o por cualquier procedimiento, se compruebe el incumplimiento de la obligación de solicitar la afiliación parte del empresario.

En todo caso, la afiliación solicitada fuera de plazo por el empresario o el trabajador no tendrá efecto retroactivo.

Una vez afiliado, la TGSS asignará un número de la SS al trabajador por cuenta ajena o asimilado, para la identificación del mismo en sus relaciones con la SS como afiliado y en alta, que tendrá carácter vitalicio y válido para todo el territorio del Estado y que se hará constar en el Registro de la TGSS. La Tesorería le facilitará un documento identificativos de dicha afiliación que el que necesariamente constará el número de la SS y los datos relacionados.

Alta de los trabajadores

Ya se dijo que la afiliación inicial del trabajador implica su alta, es obligatorio para las personas comprendidas en el sistema de la SS en su modalidad contributiva, el alta puede ser inicial, cuando es la primera vez que el trabajador presta sus servicios, por lo que el empresario ha de proceder a afiliar y dar de alta al trabajador o sucesiva, cuando ya estaba previamente afiliado el trabajador y el empresario sólo se tiene que proceder a darle de alta. En ambos casos, ya sea alta inicial ya sucesiva, la solicitud deberá dirigirse a la Dirección Provincial de la Tesorería en la provincia en que esté domiciliada la empresa a la que preste sus servicio el trabajador por cuenta ajena o asimilado.

La solicitud de alta ha de producirse antes de la iniciación de la prestación de servicios, sin que en ningún caso puede efectuarse antes de los sesentas días naturales anteriores al previsto para la iniciación de la misma.

La solicitud de alta, en modelo oficial, debe firmarse por empresario y trabajador conteniendo:

  • Respecto del empresario, nombre o razón social, código de cuenta de cotización y Régimen de SS aplicable, es decir el Régimen General.

  • Respecto del trabajador, su nombre y apellidos, su número de afiliación a la SS, DNI o equivalente, domicilio, fecha de iniciación de la actividad, grupo de cotización, condiciones especiales de la misma y epígrafe en el que se encuentra a efectos de la correspondiente a accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.

Cuando una persona ejercite simultáneamente distintas actividades o la misma actividad pero en condiciones o formas diversas que dieren lugar a su inclusión en diferentes Regímenes (diferentes actividades) o en el mismo Régimen (pluriempleos), su encuadramiento será múltiple, debiéndose solicitar tantas altas como trabajos desempeñe el trabajador.

En caso de incumplimiento del empresario la obligación podrá practicarse a instancia del trabajador o de oficio por la TGSS.

El reconocimiento del alta del trabajador por cuenta ajena por la Dirección Provincial del a TGSS o Administración de la misma determina la situación de alta del mismo en el Régimen General de la SS, con los derechos y obligaciones inherente a esta situación, siendo su fecha de efectos, con carácter general la siguiente:

  • Si está practicada en regla, es decir, si el alta se ha efectuado con carácter previo a la prestación de servicios, surtirá efectos a partir del día en que se inicie la actividad.

  • Si se ha practicado de oficio, los efectos se retrotraen a la fecha en que los hechos que motiven el alta hayan sido conocidos por la TGSS.

  • En todo caso, la afiliación y altas sucesivas solicitadas fuera de plazo por el empresario o el trabajador no tendrá efecto retroactivo alguno.

Junto a este alta, podría llamarse ordinaria, el ordenamiento prevé otra figura que denominada alta de pleno derecho, consiste en considerar al trabajador en alta a efectos de accidente de trabajo, enfermedad profesional y desempleo, aunque el empresario hubiere incumplido con su obligación. Igual norma se aplica, para la asistencia sanitaria, por enfermedad común, maternidad o accidente no laboral. Estas altas de pleno derecho surten los efectos que la ley les atribuye sin necesidad de reconocimiento del derecho a las mismas, sin perjuicio de la obligación del empresario de solicitar al alta de sus trabajadores y con independencia de las responsabilidades empresariales que haya lugar.

Durante los casos de huelga y cierre patronal, el trabajador permanece en situación de alta especial en la SS y se suspenderá la obligación de cotización.

Aparte de estas figuras de alta, alta de pleno derecho y alta especial, la ley prevé una cuarta denominada situación asimilada al alta, que es aquélla en la que el trabajador, pese a no estar prestando sus servicios o la actividad que determina su encuadramiento en el Sstema de la SS, ya sea temporal o definitivamente, conserva latente su relación jurídica con la SS, si bien respecto de las contingencias y con el alcance y condiciones que reglamentariamente se establezcan.

Baja de los trabajadores

Cuando un trabajador cese en la empresa, deje de prestar sus servicios, el empresario debe comunicarlo también a la TGSS mediante modelo oficial, se denomina dar de baja, en plazo de 6 días naturales siguientes al cese en el trabajo.

Dicha solicitud de baja ha de contener, los datos de identificación del trabajador, incluido su número de la SS, la fecha de la baja y su causa y los datos de identificación del empresario, incluido el código de cuenta de cotización al que figura adscrito el trabajador cuya baja se solicita.

La obligación empresarial de dar de baja procede también cuando el trabajador se traslade a un centro de trabajo del mismo empresario situado en diferente provincia, en cuyo caso el empresario debe promover la baja en la provincia de procedencia y el alta en la de destino. También lo hará en la misma provincia cuando cambien de centro de trabajo con código de cuenta de cotización diferente. El incumplimiento empresarial permite ser solicitada por el trabajador o practicarse de oficio por la TGSS como ocurre en la afiliación y el alta, sin perjuicio de las responsabilidades del empresario y del régimen sancionador aplicable.

En cuanto a los efectos la baja del trabajador producirá efecto desde el cese en la prestación de servicio por cuenta ajena. A partir de ese momento, se extingue la obligación de cotizar, salvo que se continúe prestando los servicios, pudiendo probar los interesados, que el cese de la prestación tuvo lugar en otra fecha. La mera solicitud de la baja por el empresario, si el trabajador continúa prestando sus servicios, no extingue la obligación de cotizar. Si no se practica la baja o se solicita fuera de plazo, no se extinguirá la obligación de cotizar sino hasta el día en que la Tesorería conozco el cese en el trabajo por cuenta ajena.

La incapacidad temporal, ni aquellas asimiladas al alta en las que se mantenga la obligación de cotizar, no tendrán la consideración de cese, a efectos de causar la baja correspondiente.

Normas comunes de aplicación a las relaciones jurídicas

Las normas comunes de aplicación, de carácter general son:

  • Cunado las altas y bajas se instrumenten por medios técnicos, cualquiera que sea el soporte, gozarán de la validez y eficacia de las solicitudes presentadas mediante documentos, siempre que quede garantizada su autenticidad, integridad y conservación y en su caso, la reopción por la Tesorería y por los interesado.

  • El plazo de subsanación de las solicitudes de alta y baja es de 10 días. Si no se subsana se le tendrá al empresario por desistido de su petición y se realizará de oficil las actuaciones que procedan.

  • La variación de datos de los trabajadores sobre afiliación, altas y bajas, deberá practicarse en el plazo de seis días naturales a aquél en que la variación se produzca, siempre en modelo oficial.

  • La existencia de la posibilidad de que la Tesorería autorice la presentación de solicitudes de alta, bajas y variaciones de datos de los trabajadores en otros plazos distintos de los fijados a aquellas empresas que justifiquen debidamente la dificultad de cumplirlos. En algunos casos la autorización puede ser revocada.

  • La Obligación del empresario de conservar, por un período mínimo de 5 años, los documentos relativos a la inscripción, afiliación, alta y baja de sus trabajadores, así como la comunicación de variación de datos.

  • Los procedimientos relativos a la inscripción de empresas y a la afiliación, altas y bajas y variaciones de datos de los trabajadores iniciados a solicitud de los interesados en los que no se dicte resolución expresa en el plazo previsto tendrá como efecto la estimación de la respectiva solicitud por silencio administrativo, el silencio es pues positivo.

El convenio especial con la SS

Definición: Se trata de un acuerdo suscrito voluntariamente por el interesado con la TGSS con el fin de generar, mantener o ampliar, el derecho a las prestaciones de la SS. En su virtud, se considera al suscriptor del convenio en alta o situación asimilada a la de alta en el Régimen de la SS que corresponda.

Objeto: Tiene por objeto la cotización al Régimen de la SS en cuyo ámbito se suscriba el convenio y la cobertura de las situaciones derivadas de contingencias comunes mediante el otorgamiento de las prestaciones a que se extienda la acción protectora de dicho Régimen por tales contingencias, quedando excluidas, salvo determinados supuestos, las situaciones de IT, maternidad y riesgo durante el embarazo y los subsidios correspondientes a las mismas. Asimismo quedarán excluidas del convenio especial la cotización y la protección por Desempleo, FOGASA y Formación Profesional.

Así pues el convenio especial tiene dos objetivos: de una parte, cotizar al Régimen de SS que corresponda; de otra, cubrir las situaciones derivadas de contingencias comunes, menos los subsidios relacionados, por lo que su acción protectora cubre las prestaciones de incapacidad permanente, muerte y supervivencia, jubilación y servicios sociales.

Beneficiarios y requisitos: El convenio se suscribe con la TGSS y podrán hacerlo los trabajadores y pensionistas que relaciona el artículo 2 de la Orden TAS/2865/2003.

Los requisitos para poder suscribir el convenio son: tener cubierto un período mínimo de cotización de 1080 días en los 12 años inmediatamente anteriores a la baja.

Formalización: La falta de resolución sobre la estimación de la solicitud tiene sentido positivo. El convenio deberá suscribirse en los 3 meses desde su notificación.

Efectos: Si la solicitud del convenio se hubiere presentado dentro de los 90 días naturales siguientes a la fecha del cese en la actividad o en la situación que determine la suscripción del convenio, surtirá efectos desde el día siguiente a aquel en que haya producido efectos la baja en el Régimen correspondiente, salvo que el solicitante opte porque los efectos se inicien desde la presentación de la solicitud. Si la solicitud se hubiere presentado fuera del plazo de los 90 días, el mismo surtirá efectos desde el día de la presentación de la solicitud.

La cotización: El sujeto responsable de cotizar "es el comprometido en el convenio a abonar a su cargo el importe de la cuota correspondiente en los términos que el convenio establezca".

Suspensión y extinción: Está regulado en los artículos 11-26 de la Orden TAS/2865/2003.

Modalidades de convenio especial: de la Orden TAS/2865/2003 se desprenden los siguientes, entre otros:

  • Las aplicables a los Diputados y Senadores de las CCGG y a los Diputados del Parlamento Europeo

  • El suscrito por los Parlamentos CCAA en favor de sus miembros

  • Los que pasen a prestar servicios en la Administración UE.

  • Los españoles no residentes en España que ostenten la condición de funcionarios o empleados de OOII.

  • El de los emigrantes e hijos de emigrantes.

La financiación y el patrimonio de la SS

Los recursos que la SS necesita para hacer frente a las prestaciones que constituyen su acción protectora provienen fundamentalmente de las cuotas abonadas por los empresarios y trabajadores y de la aportación del Estado.

El sector de la SS que pasa por un proceso de generalización ( con la pretensión de lograr la protección de todos los ciudadanos o residentes respecto de prestaciones y servicios de asistencia sanitaria, servicios sociales, pensiones no contributivas, complementos a mínimos de las pensiones de la SS y asignaciones económicas por hijo a su cargo, para tratar de lograr la protección de todos los ciudadanos o residentes se financiará por aportaciones del Estado, a través de los Presupuestos Generales, al Presupuesto de la SS, con la salvedad de prestaciones y servicios de asistencia sanitaria y servicios sociales cuya gestión se haya transferido a las CCAA, que se financiará conforme al sistema de financiación autonómica.

Pero los recursos necesarios para hacer frente a los costes de las prestaciones contributivas y su gestión y a los funcionamiento de los servicios de afiliación, recaudación y gestión económico-financiera y patrimonial, se obtienen básicamente de las cotizaciones, aparte de alguna fuente de recursos de menor importancia, y adicionalmente por aportaciones estatales.

El régimen económico de la SS, ya se dijo, es competencia del Estado rigiendo en su gestión los principios de solidaridad financiera y caja única.

La cotización

Es la vía fundamental de financiación de las prestaciones contributivas y de su gestión, corre a cargo de los trabajadores y de los empresarios por cuya cuenta trabajen salvo para las contingencias profesionales en que la cotización completa corresponde exclusivamente a los empresarios.

El conjunto de cuotas que constituyen la cotización se determinan aplicando un tipo o porcentaje a una base, relacionada con el salario del trabajador.

Nacimiento, duración y extinción de la obligación de cotizar

La obligación de cotizar nace con el comienzo de la prestación de trabajo, incluido el período de prueba. La mera solicitud de afiliación o alta a la TGSS surte en todo caso idéntico efecto. La no solicitud de afiliación no impide el nacimiento de la obligación de cotizar.

La obligación se mantiene durante todo el período en que el trabajador por cuenta ajena o asimilado esté en alta en el Régimen General o preste sus servicios, aunque éstos revistan carácter de discontinuo.

Según la LGSS, subsiste la obligación durante las siguientes situaciones: IT, maternidad, paternidad, riesgo durante el embarazo, riesgo durante la lactancia natural, en las situaciones de cumplimiento de deberes de carácter público, desempeño de cargos de representación sindical, convenio especial, desempleo contributivo y asistencial, en su caso, y demás situaciones en las que así se diga expresamente en el RCLSS.

La obligación solo se extingue con la solicitud en regla de la baja en el Régimen General ante la Dirección Provincial de la TGSS. Dicha comunicación no extinguirá la obligación de cotizar si el trabajador continuase la prestación de trabajo. En cualquier caso, no se extinguirá hasta el día en que la TGSS conozca el cese en el trabajo.

Elementos de la obligación de cotizar: los sujetos y el objeto

Se distinguen dos sujetos de la obligación de cotizar, el sujeto activo y el sujeto pasivo.

El sujeto activo es la TGSS, que puede transferir a las entidades, organismos o administraciones correspondientes el importe de las cuotas.

Dentro del sujeto pasivo hay que distinguir entre sujetos obligados y sujetos responsables. Son sujetos obligados los trabajadores por cuenta ajena y asimilados comprendidos en su campo de aplicación y los empresarios por cuya cuenta trabajen. Así pues, la cotización por contingencias comunes comprende dos aportaciones. La aportación del trabajador en la cotización respecto del mismo por contingencias comunes será de su exclusivo cargo, siendo nulo todo pacto en contrario. En cambio, por contingencias profesionales, la cotización completa corre a cargo exclusivamente del empresario, siendo nulo todo pacto en contrario.

El sujeto responsable del cumplimiento de la obligación es el empresario quien ingresará las aportaciones propias y las de sus trabajadores, en su totalidad. El empresario descontará a sus trabajadores, en el momento de retribuirles, la aportación que corresponde a cada uno de ellos; de no efectuar el descuento en ese momento, no podrá realizarlo con posterioridad quedando obligado a ingresar la totalidad de las cuotas a su exclusivo cargo.

El objeto de la obligación de cotizar es la cuota, que expresa el importe a ingresar por el empresario. Se determina aplicando a la base de cotización un tipo de cotización, deducidas, en su caso, las bonificaciones o reducciones aplicables.

La base de cotización puede ser definida como la cantidad, fijada en relación con los salarios percibidos, sobre la que gira la cuota de la SS a ingresar. Sus normas sobre determinación y composición son de derecho necesario, siendo, por ello, nulo todo pacto individual o colectivo, que pretenda alterarlas. Está constituida, para todas las contingencias, incluidas las profesionales, por la remuneración total, cualquiera que sea su forma o denominación, que tenga derecho a percibir el trabajador por razón del trabajo que realice por cuenta ajena.

No se tienen en cuenta para la base de cotización las percepciones que no tengan la naturaleza de salario, y por tanto no se computan las dietas, gastos de viaje, de locomoción, pluses de transporte, indemnizaciones por fallecimiento, traslado, suspensiones y despidos, quebrantos de moneda, percepciones por matrimonio, ni las propias prestaciones de la SS que pueda percibir el trabajador, así como mejoras voluntarias y asignaciones asistenciales concedidas por las empresas.

No obstante, algunos conceptos tienen reglamentariamente establecidos ciertos límites, por lo que integrarán la base por el exceso de los mismos.

A pesar de tener naturaleza salarial no computa para las contingencias comunes lo percibido por el trabajador en concepto de horas extraordinarias, sí en cambio para la determinación de la base de contingencias profesionales.

Teniendo en cuenta estas circunstancias se determina la base computando las percepciones salariales correspondientes al mes al que se refiere la cotización. A tener en cuenta además que:

  • las percepciones salarias de vencimiento superior al mensual (pagas extraordinarias y otros posibles conceptos retributivos) se prorratearán a lo largo de los doce meses del año,

  • y que las percepciones correspondientes a vacaciones anuales devengadas pero no disfrutadas y por ello retribuidas a la finalización de la relación laboral, serán objeto de liquidación y cotización complementaria a la del mes de extinción del contrato.

  • aun cuando se pueda considerar que no tienen naturaleza sino indemnizatoria deberá realizarse la cotización por los salarios de tramitación y respecto a los salarios de tramitación que fueran por cuenta del Estado, serán también a cuenta de éste el abono de las cuotas que pudieran corresponderles.

Para evitar cotizaciones desorbitadas, y con ello también prestaciones, puesto que las prestaciones sirven de elemento de cálculo de las bases reguladoras de las prestaciones económicas, se establecen unos topes máximos y mínimos para las bases de cotización.

La base de cotización tiene un tope máximo, único para todas las actividades, categorías profesionales y grupos de cotización y contingencias incluidas en el Régimen General que también se aplica a las situaciones de pluriempleo.

La base de cotización tiene un tope mínimo constituido por las cuantías del salario mínimo interprofesional (SMI) vigente en cada momento, incrementadas en un sexto, por el prorrateo de pagas extraordinarias.

Por tanto cada trabajador cotiza al Régimen General de la SS por contingencias comunes por su base de cotización resultante, pero siempre con el límite de las bases mínimas y máximas correspondientes a su categoría profesional.

Junto a este tope mínimo absoluto, por debajo del cual no cabe cotización salvo disposición legal en contra, se establecen topes mínimos o bases mínimas por categorías profesionales, lo que da lugar al cuadro de bases de cotización que establecen Grupos de cotización.

Así pues, cada trabajador cotiza al Régimen General de la SS por contingencias comunes por su base de cotización resultante pero siempre con el límite de las bases mínimas y máximas correspondientes a su categoría profesional.

Si su base de cotización excediera de la base máxima o no llegara a la base mínima correspondiente al Grupo de cotización de su categoría profesional cotizará por dicha base máxima o mínima.

Para la cotización por contingencias profesionales no se aplican a la base de cotización (salario real prorrateado en el que sí se tuvo en cuenta en su caso lo percibido por horas extras) los topes mínimos intermedios, pero sí los topes mínimo y máximo absolutos. Dicha base de cotización por contingencias profesionales, así calculada, se aplica también a la cotización por Desempleo, al FOGASA y a la FP.

En los contratos de trabajo a tiempo parcial la base de cotización para todas las contingencias de la SS, y cuotas que se recaudan conjuntamente (Desempleo, FOGASA y FP) se constituye por la remuneración efectivamente percibida en función de las horas trabajadas en el mes correspondiente. A efectos de la cotización las horas complementarias se equiparan a las ordinarias. Respecto de la posibilidad de suscribir convenio especial para completar la cotización hasta determinadas bases en el contrato a tiempo parcial o en los supuestos de reducción de jornada por cuidado de menor, minusválido o familiar.

El tipo de cotización es el porcentaje a aplicar a la base de cotización para determinar la cuota a ingresar. Tiene carácter único para todo el ámbito de protección del Régimen General y no puede ser objeto de fraccionamiento, salvo supuestos excepcionales. Existen tipos de cotización por contingencias comunes, por contingencias profesionales y por conceptos de recaudación conjunta.

Tipos de cotización por contingencias comunes: Existe uno para la empresa y otro para los trabajadores que se establecen anualmente en las Leyes de Presupuestos Generales del Estado. A título ilustrativo, para el 2013, empresa 23,60, trabajadores, 4,70; total 28,30.

Tipos de cotización por contingencias profesionales: La cotización por estas contingencias se efectúa con sujeción, no a tipos, sino a primas que tienen, a todos los efectos, la condición de cuotas a la SS y que podrán ser diferenciadas para las distintas actividades, industrias y tareas. Además existen dos supuestos especiales de primas:

  1. Primas adicionales para aquellas empresas que ofrezcan riesgos de enfermedades profesionales en relación a la peligrosidad de la industria o clase de trabajo y a la eficacia de los medios de prevención empleados.

  2. Primas reducidas o aumentadas; reducidas, para el supuesto de empresas que se distingan por el empleo de medios eficaces de prevención; aumentadas, para el caso de empresas que incumplan sus obligaciones en materia de higiene y seguridad en el trabajo; estas reducciones y aumentos no podrán exceder del 10% de la cuantía de las primas, si bien el aumento podrá llegar hasta un 20% en caso de reiterado incumplimiento de las obligaciones.

La recaudación

La recaudación de las cuotas y demás conceptos es llevada a cabo por la TGSS, pues funciona como "Caja única del sistema de la SS", llevando a efecto "la gestión recaudatoria de los recursos de ésta, tanto voluntaria como ejecutiva, bajo la dirección, vigilancia y tutela del Estado" (LGSS).

Recaudación en periodo voluntario: Según la LGSS los sujetos responsables del cumplimiento de la obligación de cotizar, los empresarios, deberán efectuar su liquidación y pago con sujeción a las formalidades o por los medios electrónicos, informáticos y telemáticos reglamentariamente establecidos. Las cuotas se ingresarán en las entidades financieras autorizadas para actuar como oficinas recaudadoras o directamente en la propia TGSS y dentro del mes siguiente al que corresponda su devengo, pero aun cuando no se ingresen en plazo se deberán presentar, ineludiblemente, los documentos de cotización debidamente cumplimentados, lo que facilitará a la EG el conocimiento del importe de la deuda y demás datos relativos a la cotización y permitirá aplicar en los documentos de cotización la compensación del importe de las prestaciones que hubiera abonado o la deducción del importe de las bonificaciones o reducciones de cuota que tenga reconocidas.

La falta de ingreso de las cuotas en plazo reglamentario da lugar al devengo de los intereses de demora y a la aplicación automática de los siguientes recargos:

  • Si el sujeto responsable presentase los documentos de cotización dentro del plazo reglamentario, un recargo del 20 % si se abonasen las cuotas debidas tras el vencimiento de dicho plazo.

  • Si no se presentasen dichos documentos en plazo, recargos del 20 al 35 % de la deuda según se abonen las cuotas antes o después de la terminación del plazo de ingreso establecido en la reclamación de deuda o acta de liquidación.

Además, la falta de ingreso, constituye una infracción administrativa sancionable grave si se han presentado los documentos de cotización y muy grave en caso de no presentarlos.

Aplazamiento de pago: Pero la TGSS puede conceder aplazamiento del pago de las deudas por cuotas cuando aprecie, previa solicitud del empresario deudor, que la situación económico-financiera de éste último y demás circunstancias concurrentes le impidan efectuar el pago.

El cumplimiento del aplazamiento deberá asegurarse mediante garantías suficientes para cubrir el principal de la deuda, recargos, intereses y costas. Las deudas aplazadas devengan interés conforme al tipo de interés legal del dinero. El aplazamiento, en todo caso, no podrá comprender las cuotas correspondientes a la aportación de los trabajadores y a las contingencias profesionales.

Ingreso de la aportación de los trabajadores: En el recibo de salarios deberá constar la cantidad que el empresario descuente a cada uno de sus trabajadores, en el momento de hacerles efectivas las retribuciones, en concepto de aportación del trabajador a la cotización a la SS. Siendo según la LIS infracción laboral leve no conservar durante 4 años los documentos o soportes informáticos que acrediten el cumplimiento de las obligaciones en materia de afiliación, altas y bajas y los documentos de cotización y los recibos justificativos del pago de salarios y del pago delegado de prestaciones.

Efectuado el descuento y no ingresada en plazo la cuota del trabajador el empresario incurre en responsabilidad ante el propio trabajador y ante la EG y su conducta es sancionable administrativa.

Reclamación de deuda: Transcurrido el plazo reglamentario sin ingreso de las cuotas debidas procede la expedición de reclamación de deuda por parte de la TGSS en los siguientes supuestos:

  • Falta de cotización respecto de trabajadores en alta, cuando no se hubiesen presentado los documentos de cotización en plazo reglamentario o cuando, habiéndose presentado, contengan errores aritméticos o de cálculo.

  • Falta de cotización respecto de trabajadores en alta que no consten en los documentos de cotización.

  • Diferencias de importe entre las cuotas ingresadas y las que legalmente corresponda liquidar, debidas a errores aritméticos o de cálculo.

  • Deuda por cuotas cuya liquidación no corresponda a la Inspección de Trabajo y SS.

La reclamación comprende el importe de las cuotas, los recargos que proceda y se dirigirá al sujeto responsable y, en su caso, a los responsables solidarios o subsidiarios. El recurso de alzada sólo suspenderá el procedimiento recaudatorio cuando se garantice o consigne el importe de la deuda.

La reclamación de deuda por cuotas se llevará a cabo con la formulación por la Inspección de Trabajo de Acta de liquidación en caso de falta de afiliación o alta del trabajador y restantes supuestos previstos en la LGSS.

Prescripción: La obligación de pago de aquellas deudas con la SS cuyo objeto esté constituido por cuotas o primas prescribe a los 4 años, a contar desde la fecha en que finalice el plazo reglamentario de ingreso de las mismas. La prescripción se interrumpe por las causas ordinarias y, en todo caso, por cualquier actuación administrativa realizada con conocimiento formal del responsable del pago conducente a la liquidación o recaudación de la deuda.

Prescribe también a los 4 años el derecho a la devolución total o parcial de las cuotas ingresadas indebidamente por error, siendo computadas desde el día siguiente al ingreso de las cuotas.

Recaudación en vía ejecutiva: Transcurrido el plazo reglamentario establecido para el pago de las cuotas a la SS o adquiera firmeza la reclamación de deuda o acta de liquidación sin que se haya satisfecho la deuda mediante el ingreso de las cuotas, se iniciará el procedimiento de apremio mediante la emisión de providencia de apremio.

La providencia de apremio constituye el título ejecutivo suficiente para que por parte de la TGSS se inicie el procedimiento de apremio y tiene la misma fuerza ejecutiva que las sentencias judiciales. En la notificación se advertirá al sujeto responsable de que si la deuda exigida no se ingresa dentro de los 15 días siguientes a su recepción o publicación serán exigibles los intereses de demora devengados y se procederá al embargo de sus bienes.

El deudor puede interponer recurso de alzada (que suspenderá el procedimiento hasta la resolución de la impugnación, sin necesidad de presentar garantía) basándolo exclusivamente en motivos relacionados con el pago, la prescripción, el error material o aritmético, la condonación, el aplazamiento o la falta de notificación de la deuda.

Para asegurar el cobro de las deudas, la TGSS puede adoptar las medidas cautelares de carácter provisional previstas en la LGSS cuando existan indicios racionales de que dicho cobro se verá frustrado o gravemente dificultado.

Las resoluciones y actos que dicte la TGSS en materia de liquidación y gestión recaudatoria, así como las resoluciones relativas a las actas de liquidación e infracción sobre esta materia no son competencia de los órganos jurisdicciones del orden social sino que son impugnables mediante recursos administrativos y contencioso-administrativo.

El patrimonio de la Seguridad Social

En relación con el patrimonio la LGSS declara con carácter general que todas las cuotas, bienes, derechos, acciones y recursos de cualquier otro género de la SS, constituyen un patrimonio único afecto a sus fines, distinto del patrimonio del Estado. La titularidad del patrimonio único corresponde a la TGSS, así como la administración y custodia. Tiene a su cargo también la adscripción a las Entidades Gestoras, Servicios Comunes u otras AAPP o entidades de derecho público de los bienes necesarios para el desenvolvimiento de sus servicios.

El patrimonio de la SS se rige por las disposiciones específicas contenidas en la propia LGSS y en lo no previsto en ella por la Ley de Patrimonio del Estado. Entidades Gestoras y Servicios Comunes de la SS formulan la propuesta de Presupuesto de la SS que los MESS y MEH someten a la aprobación del Gobierno que, a su vez, los incluye en el Proyecto de Presupuestos Generales del Estado para su aprobación por las Cortes Generales.